DirectStorage no será exclusivo de Windows 11 y llega a Windows 10

Poco a poco vamos conociendo más detalles sobre Windows 11 y el futuro que le depara a Windows 10. Es normal, y comprensible, que Microsoft ahora tenga todos sus esfuerzos puestos en su nuevo sistema operativo, y que la mayoría de las novedades que nos vamos a ir encontrando sean para este SO. Sin embargo, Windows 10 aún va a seguir teniendo apoyo por parte de Microsoft. Y no solo porque seguirá teniendo actualizaciones hasta 2025 y porque este mismo otoño vayamos a recibir la nueva 21H2, sino porque hay características, como DirectStorage, que también van a llegar a él.

¿Qué es DirectStorage?

Cuando Microsoft anunció el lanzamiento de las nuevas consolas Xbox, la compañía presentó una nueva tecnología conocida como DirectStorage. Esta tecnología permite a la consola leer los datos del disco duro de una forma especial de manera que se puedan reducir enormemente los tiempos de carga.

Con la presentación de Windows 11, Microsoft anunció que su nuevo sistema operativo iba a ser compatible con esta misma tecnología, ya que DirectX 12 Ultimate iba a contar con esta API para que todos los usuarios pudieran disfrutar de estas mejoras. El único requisito que impone Microsoft es que los ordenadores tengan un SSD NVMe, ya que, con un disco duro clásico, o un SSD normal, no se puede utilizar. Además, son los desarrolladores los que deben implementar el soporte para DirectStorage.

DirectStorage PC

También disponible para Windows 10

Un mes más tarde de anunciar que sería una de las novedades exclusivas de Windows 11, Microsoft cambió de rumbo. Hace apenas unas horas, la compañía ha anunciado que esta tecnología también va a llegar a los usuarios que decidan seguir usando Windows 10.

Todos los juegos que tengan incluido el DirectStorage SDK podrán aprovecharse de esta mejora de rendimiento en cualquier versión de Windows 10, desde 1909 en adelante. Eso sí, esta tecnología ha sido diseñada teniendo Windows 11 en mente. Por ello, algunas características y optimizaciones sí que serán exclusivas del nuevo sistema operativo de Microsoft, pudiendo solo estos sacarle todo el partido igual que funciona en una Xbox de nueva generación.

Los requisitos para poder usar DirectStorage en Windows 10 son los mismos que en Windows 11. Es decir, tener un NVMe, la última versión de DirectX 12 Ultimate instalada en el ordenador. Y también que los desarrolladores lo implementen en sus juegos. Este último, por supuesto, es el mayor problema al que se debe enfrentar Microsoft.

Disponibilidad de DirectStorage en Windows 11 y Windows 10

De momento Microsoft no ha confirmado cuándo estará disponible esta tecnología para todos los usuarios. Se espera que los usuarios de Windows 11 la tengan disponible de lanzamiento, ya que va a formar parte nativa del SO. Sin embargo, los usuarios de Windows 10 pueden recibirla de cara al lanzamiento de la 21H2, actualización que llegará en octubre. O puede que vean cómo se retrasa hasta la siguiente versión de Windows 10, la 22H1, que llegaría en primavera del año que viene.

Gracias a que Microsoft va a llevar esta función a Windows 10, no ocurrirá lo mismo que ocurrió con el lanzamiento de Windows Vista y DirectX 10. Entonces, la mayoría de los desarrolladores se centraron en DirectX 9 por su compatibilidad con Windows XP. Habilitar DirectStorage en Windows 11 y Windows 10 es idéntico, por lo que no tardaremos en ver juegos ya preparados para aprovechar al máximo esta nueva tecnología.

Fuente > Microsoft

¡Sé el primero en comentar!