Descarga aquí las ISO oficiales de Windows 7 y 8.1 gratis

Descarga aquí las ISO oficiales de Windows 7 y 8.1 gratis

David Onieva

Cuando nos referimos a los actuales sistemas operativos para equipos de sobremesa, a pesar de la amplia disponibilidad, el más extendido es Windows 10. De un tiempo a esta parte se ha convertido en el líder indiscutible de estos entornos, aunque no es el único que hay. Con el lanzamiento de Windows 11, a finales de 2021, el nuevo sistema operativo de Microsoft se ha ido ganando cada vez a un mayor número de usuarios, sin embargo, la cuota de mercado sigue siendo muy pequeña en comparación con la de Windows 10 debido, principalmente a que no es compatible con todos los equipos actualmente ejecutan esta versión de Windows.

Así, muchos usuarios en todo el mundo se siguen decantando por otras propuestas alternativas, como las distribuciones de Linux, por ejemplo. También nos encontramos con los usuarios de equipos Apple y su macOS, además de las versiones antiguas del mismo Windows de Microsoft, versiones ideales para equipos con menos recursos y que tienen unos cuantos años en el mercado, aunque la mejor opción es utilizar la distro Linux para equipos antiguos.

Escritorio Windows 7 instalado

No todo el mundo está dispuesto a usar Windows 10 o Windows 11

Y es que como quizá muchos de vosotros sepáis de primera mano, en pleno año 2022 Windows 11 sigue levantando muchas suspicacias. De hecho, una buena cantidad de usuarios, que se cuentan por millones, todavía desconfían de esta versión del sistema operativo. Es por ello por lo que estos prefieren hacer uso de versiones más antiguas, como por ejemplo Windows 10, Windows 7 o Windows 8.1. Todo ello a pesar de que Windows 7 ya dejó de recibir soporte oficial de Microsoft en enero de 2020.

Por tanto y a pesar de los continuos esfuerzos de los de Redmond para que los usuarios migren a la versión más reciente del software, no todos están dispuestos. Todo es respetable, por supuesto, por lo que os vamos a mostrar la manera de haceros con las versiones ISO oficiales de estos. De este modo, en caso necesario, si queréis instalar Windows 7 u 8.1 desde cero en vuestro PC, desde aquí lo conseguiréis fácilmente.

Pero claro, el simple hecho de que dispongamos de la imagen ISO oficial de cualquiera de las dos versiones del sistema no significa que lo podamos usar gratis. Como os podréis imaginar, de manera paralela vamos a necesitar disponer de las correspondientes claves de producto. De hecho, tal y como nos recomienda la propia Microsoft, estas ya deberían estar en nuestro poder antes de formatear el PC para hacer la instalación limpia.

Al mismo tiempo se recomienda disponer de algún soporte para almacenar la ISO que usaremos para la instalación, con espacio suficiente, alrededor de 4 gigas.

Descargar versiones antiguas de Windows

A continuación, vamos a ver cómo podemos descargar cualquiera de las versiones de este sistema operativo anteriores a Windows 10.

Descargar Windows 7 para instalarla en tu PC

Tras finalizar el soporte extendido a Windows 7 en enero de 2020, Microsoft ya no ofrece la posibilidad de descargar ninguna de las diferentes versiones que lanzó al mercado.  A no ser que tengamos un DVD de instalación de este sistema operativo, descargar una ISO oficial de Windows 7 a través del canal de distribución oficial de Microsoft (único que debemos seguir) es imposible.

Desde la página de soporte de Windows 7, donde informa del fin del soporte extendido, podemos navegar hasta otras páginas de la misma web desde donde parece que permite descargarlo, pero, lamentablemente, no es así. Al pulsar sobre los enlaces que se muestran, la web devolverá un error.

Alternativas para descargar Windows 7

Una solución pasa por utilizar la plataforma eBay, donde podemos encontrar DVDs y pendrives originales que incluyen Windows 7 en sus diferentes versiones. No es recomendable optar por pendrives o DVDs no originales con Windows 7, ya que nadie nos puede asegurar que no han sufrido ninguna modificación para incluir cualquier tipo de malware. Además, estas versiones, podemos descargarlas directamente internet con el mismo riesgo. Pero, antes, debemos asegurarnos de que la licencia que tenemos de Windows 7 corresponde con la versión que queremos comprar, ya que, de lo contrario, no vamos a poder instalarla en nuestro equipo.

Otra opción pasa por buscar en internet imágenes ISO de Windows 7. Aunque no es una opción recomendable, podemos verificar que se trata de una versión oficial facilitada por Microsoft y que no ha sido modificada para incluir aplicaciones maliciosas comprobando el hash. El hash es un algoritmo matemático que se encarga de transformar un bloque arbitrario de datos en una nueva serie de caracteres con una longitud fija, independientemente de la longitud de los datos de entrada. De esta forma, podemos comprobar, utilizando aplicaciones específicas, que la ISO que nos hemos descargado no ha sido modificada, por lo que podemos instalar en nuestro equipo sin ningún riesgo de seguridad.

La mejor opción de todas es recurrir a Internet Archive. Internet Archive es la biblioteca de internet, una web donde podemos encontrar un gran número de contenido, principalmente aplicaciones, que, con el paso de los años ha ido desapareciendo de internet. A través de esta página web, podemos descargar cualquier versión de Windows 7 de forma totalmente legal, ya que ninguna de las imágenes disponibles incluye el número de serie necesario para poder activar el producto, aunque en los comentarios de algunas de ellas, se encuentran algunos números de serie, números que nadie nos asegura que sea válidos.

Al no ser versiones previamente activadas, Microsoft no impide que este contenido esté disponible para cualquier usuario que la quiera descargar, ya que no es necesario registrarse en la plataforma para descargar cualquier contenido disponible. Las versiones disponibles de Windows 7 en Internet Archive, las podemos encontrar a través de este enlace.

Descargar Windows 7

Antiguamente, Windows ofrecía una versión completamente diferente para cada idioma, por lo que lo primeo que debemos hacer antes de descargar la primera versión que veamos es buscar la que se encuentre en español, ya que, a diferencia de Windows 10 y Windows 11, no podemos cambiar el idioma de la versión al igual que tampoco podemos cambiar el idioma del teclado. Al igual que podemos encontrar versiones antiguas de Windows, también podemos encontrar versiones de Office que Windows ha dejado de actualizar, como por ejemplo Office 2010.

Descargar e instalar desde cero la ISO oficial de Windows 8.1

Pero también se puede dar el caso de que prefiramos hacernos con una copia de la ISO oficial de una versión del sistema operativo algo más moderna. Aunque menos popular que el “querido” Windows 7, Windows 8.1 aún tiene sus adeptos, por lo que igualmente os mostraremos cómo conseguir la ISO de este sistema.

Versión Windoes 8.1

Eso sí, al igual que en el caso anterior, para que podamos usarlo a lo largo de los meses y años venideros sin problemas, aquí también vamos a necesitar la clave del producto. Por tanto, lo primero que haremos será conectarnos desde el navegador a la web de Microsoft para la descarga.

Arquitectura 8.1 ISO

En la web que aparecerá en pantalla, lo primero que hacemos en este caso es indicar la edición de Windows 8.1 con la que nos queremos hacer. Una vez validada la selección, en la misma web tendremos que especificar el idioma de la descarga, además de la arquitectura. Automáticamente ya dispondremos de un enlace válido para las próximas 24 horas con el que damos comienzo a la bajada de la ISO.

Hay que tener en cuenta que, una vez finalice el soporte extendido que Microsoft ofrece a Windows 8.1, previsto para el 10 de enero de 2023, Microsoft eliminará esta posibilidad, por lo que nos veremos obligados a recurrir al mismo método que hemos explicado en el apartado anterior. A partir de ese momento, la forma más fiable de todas para descargar Windows 8, en cualquier de sus versiones será Internet Archive, desde donde podemos descargar sin problemas Windows 7, un sistema operativo que no recibe soporte oficial por parte de Microsoft, y que, por lo tanto, no se puede descargar de forma oficial a través de la web de Microsoft.

Descargar con Rufus

Si la web de Microsoft no funciona, o baja muy lenta, el programa Rufus nos permitirá bajar la última ISO oficial de Windows 8.1. Para ello, lo que debemos hacer es descargar el programa desde este enlace e instalarlo en nuestro ordenador (o abrirlo en modo portable, si descargamos dicha versión). Ahora veremos un botón llamado «Descargar». Y, al hacer clic sobre él, podremos seleccionar el sistema operativo en cuestión que queremos bajar. En este caso, elegiremos Windows 8.1, y la última «emisión», o compilación, que tengamos disponible.

Rufus bajar Windows 8.1

No necesitaremos número de serie ni nada. Basta con hacer clic sobre «Continuar» y esperar a que se baje la versión a nuestro ordenador. Una vez lista podemos elegir, o bien usamos este mismo programa para grabar la imagen ISO a un USB, o la guardamos en el ordenador. Aunque no sea necesario un número de serie para descargar la aplicación, sí que nos hará falta para poder instalarlo, ya que, de lo contrario, no podremos activar esta versión y disfrutar de todas las funciones y opciones personalización que pone a nuestra disposición.

¿Dónde están las ISO de XP, Vista y anteriores?

Windows 7 no recibe ningún tipo de actualización desde que, en enero de 2020, Microsoft dejara de ofrecer soporte extendido. No recibir soporte por parte del fabricante de un sistema operativo, va asociado a un considerable riesgo para la seguridad del sistema. Si el sistema operativo incluye una vulnerabilidad detectada recientemente, no esperemos que el desarrollador pierda el tiempo en lanzar una actualización que lo solucione.

La solución pasa por actualizar a un sistema operativo que siga recibiendo soporte o a una versión de la aplicación más moderna, siempre y cuando el desarrollador siga ofreciendo soporte, ya que cabe la posibilidad de que se haya olvidado de ella. En este caso, lo mejor que podemos hacer es buscar una aplicación que nos permite realizar las mismas funciones y que si incluya soporte actualizado por parte del fabricante.

Al comprar una licencia de Windows 7, Microsoft debería permitir a los usuarios que invirtieron su dinero, poder descargar siempre que quieran una versión de este sistema operativo. Sin embargo, como hemos visto no es así. Los mal pensados afirmarán que lo único que quiere Microsoft es vender más licencias, pero no es así. Cabe recordar que Microsoft siempre ha permitido actualizar de Windows 7 a Windows 10 de forma totalmente gratuita aprovechando la licencia original y desde Windows 10 a Windows 11 de forma, también, totalmente gratuita, por lo que la motivación del dinero deja de tener sentido.

El motivo que alega Microsoft es velar por nuestra seguridad. Utilizar hoy en día un sistema operativo que no recibe actualizaciones es un riesgo para la seguridad de los usuarios, un riesgo que se puede evitar fácilmente actualizando el equipo a Windows 10 para los equipos no compatibles con Windows 111, una versión que funciona igual de bien en los mismos equipos. Lo mismo que sucede en la actualidad con Windows 7, también se aplicará a Windows 8 cuando deje de recibir soporte en enero de 2023.

Pero ¿qué pasa con Vista o con Windows XP? En estos casos, Microsoft tampoco permite descargar sus sistemas operativos de ninguna manera. Ni siquiera, aunque hayamos pagado en su día por la licencia. Estos sistemas operativos son ya muy antiguos, y llevan muchísimo tiempo sin soporte (desde 2019 en el caso de XP). Y no solo eso, sino que muchos programas y muchas funciones propias del sistema operativo ni siquiera funcionan debido a los nuevos protocolos que se han ido estandarizando.

Por ello, no es posible descargar ni XP ni Vista desde los servidores de Microsoft, al igual que tampoco podemos descargar Windows 7 y partir de 2023, tampoco vamos a poder descargar Windows 8.x a través de los canales oficiales de distribución de Microsoft. En caso de querer una de estas versiones del sistema operativo nos va a tocar buscar en sitios web alternativos, como Internet Archive, para descargar las ISO oficiales que se han guardado con fines de preservación.

¿Puedo activar estos sistemas antiguos?

Windows siempre ha sido un sistema operativo de pago. Para poder usarlo es necesario pagar su correspondiente licencia de manera que podemos usarlo sin limitaciones ni restricciones. Sin embargo, después de tanto tiempo, ¿aún podemos usar las licencias que tenemos para activar el sistema operativo?

Recordamos que Windows tiene varios puntos de activación. El primero de ellos se encuentra, en las versiones viejas, en la propia instalación. Llegado a un punto de la misma debemos introducir la clave de licencia para poder continuar con el proceso de actualización del sistema. Y el segundo de los puntos de activación se encuentra ya, una vez instalado, cuando empezamos a usar el SO. La licencia se debe validad (desde XP en adelante) con los servidores de Microsoft para poder desbloquear el sistema por completo. Y esta se comprueba periódicamente para ver que sigue siendo válida.

El pase de la instalación, si se usa una clave original, siempre podremos pasarlo. Pero los servidores pueden dejar de funcionar en cualquier momento. Y si eso ocurre, no podremos activar más el sistema. Hoy por hoy, los servidores de activación de Windows XP y posteriores siguen funcionando, por lo que, si nuestra clave es original, no deberíamos tener problemas.

¿Debemos comprar una licencia de un Windows viejo?

Si tenemos pensado usar una de estas versiones de Windows, entonces seguro que lo primero que pensamos es en comprar una licencia para el programa. Sin embargo, hay que tener en cuenta que Windows 7 ya no tiene soporte por parte de Microsoft, y 8.1 tiene los días contados. Entonces, ¿qué opciones nos quedan?

Salvo que busquemos en webs de dudosa fiabilidad, entonces hoy en día claves originales de Windows 7 es muy complicado. Por no decir imposible. Y algo parecido ocurre con Windows 8. Por no hablar ya de las versiones anteriores de Windows. La única forma de usar estos sistemas legalmente con una clave es, o bien tenerla de antes, o tener un PC que venga con su propia licencia OEM. Eso sí, esta solo funcionará en ese PC. Otra opción pasa por buscar un portátil antiguo que sepamos que no se ha actualizado a Windows 10 y que incluya una pegatina con la licencia de Windows 7. Con el lanzamiento de Windows 8, Microsoft abandonó esta técnica y comenzó a asociar las licencias a las cuentas de Microsoft de los usuarios.

¿Merecen la pena Windows 7 y Windows 8 en la actualidad?

Conforme Microsoft ha ido abandonando el soporte a las versiones de Windows, el riesgo de sufrir cualquier problema de seguridad con el sistema operativo se acentúa, ya que la compañía con sede en Redmond no quiere saber nada y, si se detecta un error de seguridad no se molestará en solucionarlo. Únicamente lo hará entre los clientes que tengan contratado un período extendido como el que ofrecía para Windows XP.

Además, también debemos tener en cuenta que los programas están dejando de ser compatibles con versiones más antiguas de Windows, ya que no les permiten aprovechar todas las funciones disponibles en versiones posteriores. También debemos tener en cuenta que los navegadores web, también están comenzado a olvidarse de Windows 7 y pronto también lo harán de Windows 8. El único motivo para continuar en Windows 7, se encuentra en la falta de compatibilidad de una aplicación muy concreta con versiones anteriores de Windows, una aplicación que no se haya actualizado y que sea necesaria para el funcionamiento de determinadas máquinas.

Grabar la imagen de Windows con PassFab para ISO

Windows nos ofrece su propia herramienta de creación de medios para grabar la ISO del sistema operativo a un DVD o un USB. Sin embargo, es cierto que las opciones que nos ofrece dejan mucho que desear. Por ello, muchos prefieren saltarse el uso de la herramienta de Microsoft y hacerlo con otros programas como, por ejemplo, PassFab para ISO.

Este software está diseñado para grabar fácilmente todo tipo de discos de arranque en CD, DVD y en memorias USB. El proceso es lo más sencillo que podemos encontrar. Basta con seleccionar el archivo ISO que tengamos ya bajado en nuestro ordenador, conectar el USB, o insertar el DVD, y hacer clic sobre el botón grabar. Listo.

PassFab para ISO

En unos minutos tendremos nuestro disco de arranque listo para poder instalar el sistema operativo desde él.

Desde esta web podemos descargar PassFab para ISO.

Peligros de bajar imágenes de discos piratas

Muchas veces nos sentimos tengamos de descargar imágenes ISO de otras páginas, porque aparecen antes en Google o simplemente porque buscamos una experiencia algo más completa. Sin embargo, la mayoría de las veces, esto termina por salirnos mucho más caro de lo que pensamos.

Encontrar Windows en Internet es muy fácil. Encontrarlo original y fiable no tanto. Es muy común encontrarnos con imágenes que han recibido algún tipo de personalización por parte de la persona que la ha subido o compartido. Esto es muy peligroso, ya que no podemos saber exactamente qué cambios se han incluido. Y lo más probable es que oculten algún tipo de malware. Además, por supuesto, a la larga nos darán problemas.

Windows 10 Pirate edition

Algunos de los problemas que podemos encontrarnos en estas ediciones son:

  • Problemas con las actualizaciones.
  • Software no deseado instalado u oculto.
  • Problemas de rendimiento.
  • Bloqueos y pantallazos azules.
  • Incompatibilidad con antivirus u otros programas.
  • Vulnerabilidades y puertas traseras.
  • Problemas legales por el uso de software modificado o activado.

Si no queda otra alternativa y tenemos que bajar una ISO desde una web que no sea la de Microsoft, podemos estar seguros de que se trata de una imagen fiable y sin modificar comprobando su hash. En la red podemos encontrar fácilmente los hashes originales de cualquier imagen ISO oficial de Windows. Si comparamos ese hash con el de la imagen que hemos bajado podremos saber si esta es original o ha recibido algún tipo de cambio. En el peor de los casos, si el equipo no se va a conectar a internet, no vamos a tener ningún problema si instalamos una versión descargada de internet de fuentes no fiables y sin haber comprobado el hash de la imagen, ya que, sin una conexión a internet, no podrá en ningún momento robar datos de nuestro equipo y enviarlos a servidores desconocidos

Por supuesto, debemos huir siempre de las imágenes modificadas con actualizaciones, que han eliminado programas y servicios y que vienen activadas de serie, ya que en el 95% de las ocasiones tendrán software no deseado, spyware e incluso malware en su interior. Nunca está de más preguntar a nuestras amistades, ya que cabe la posibilidad de que alguna de ellas, conserve una ISO de Windows 7 o incluso, en el mejor de los casos, un disco de instalación, siendo este el método más seguro, especialmente, si se trata de un DVD original serigrafiado por la compañía con sede en Redmond.

3 Comentarios