¿Quieres un Windows estable, limpio y sin problemas? Prueba la LTSC

Cuando hablamos de ediciones de Windows, lo más normal es hablar de las ediciones Home y Pro. La edición Home es más asequible y está pensada para un uso sencillo y básico en casa, mientras que la Pro cuenta con características adicionales que le hacen más completa para un uso profesional, para empresas, y en entornos de trabajo y educación. Sin embargo, hay usuarios que suelen ir un poco más allá y apuestan por otras ediciones especiales, más desconocidas, como es el caso de Windows LTSC.

¿Qué es Windows 11 o Windows 10 LTSC?

Un año después del lanzamiento de Windows 10, es decir, en 2016, apareció una nueva edición de Windows 10, la LTSB. Esta edición, una subversión de la «Enterprise», destacaba por ofrecer a los usuarios un Windows libre de bloatware y de actualizaciones de características. Un sistema que pudiera estar tal cual, recibiendo solo actualizaciones de mantenimiento y seguridad, durante 10 años. Esta LTSB usaba el Kernel de Windows 10 1607.

Tres años más tarde, en 2019, Microsoft lanzó una nueva edición, la LTSC. Esta nueva edición se basada en el Kernel de la versión 1809 del sistema operativo, por lo que incluía todas las novedades que habían sido lanzadas hasta la fecha.

Tanto la primera LTSB como la primera LTSC de Windows 10 cuentan con 10 años de soporte, por lo que seguirán recibiendo actualizaciones hasta 2026 y 2029 respectivamente.

Windows 10 LTSC

La última versión LTSC de Windows 10 llegó a finales de 2021. Esta se basa en el Kernel de la versión 21H2 del sistema operativo, y su principal cambio es que, en lugar de contar con 10 años de soporte, este ha sido reducido a 5 años. El soporte de la LTSC anterior, y de la LTSB, no cambiará.

De momento, Windows 11 LTSC aún no está disponible, ya que el sistema aún no está del todo depurado como para garantizar un correcto funcionamiento durante 5 años. De todas formas, no tardará en llegar la primera edición de soporte extendido de este Windows.

Características

Como ya hemos explicado, la principal característica de estas ediciones de Windows es su soporte. Microsoft ofrece a los usuarios un ciclo de vida de 5 años (60 meses) en lugar de los 18 meses clásicos de Windows 10, o los 24 meses de Windows 11. Gracias a esto, los usuarios pueden instalar esta edición especial de Windows y olvidarse por completo de actualizaciones, nuevas versiones y problemas que puedan aparecer. A diferencia de lo que ocurre con las ediciones normales, las LTSC no reciben nuevas características, sino que todos los parches son de mantenimiento y para corregir errores de funcionamiento y seguridad.

Además de estas características, también podemos encontrar otras ventajas a la hora de usar esta edición especial, como:

  • No integran bloatware de Microsoft (ni Edge, ni Cortana, ni modern apps, ni juegos).
  • Compatible con todo el software.
  • No reciben nuevas versiones cada 6 meses. Durante todo su ciclo de vida usamos la misma versión.
  • Son «más ligeras y estables» a lo largo del tiempo. Aunque, más bien, esto es un efecto placebo para sus usuarios.

Por lo demás, estas ediciones son iguales que las demás, ya que comparten el mismo Kernel que la Home, Pro o cualquier otra edición empresarial.

Cómo conseguir una clave y activarla

Este es uno de los puntos más polémicos y complicados. Estas ediciones de soporte extendido están pensadas exclusivamente para uso empresarial. Es más, la LTSC es una subversión de Windows Enterprise. Y las licencias de las ediciones Enterprise no se venden igual que las licencias de la edición Home y la Pro.

Las claves de las ediciones Enterprise de Windows son más caras que las ediciones de uso doméstico y personal. Y se deben adquirir directamente a Microsoft en forma de volumen (es decir, comprando muchas licencias a la vez para activar muchos ordenadores).

Hay muchas webs de claves para Windows que nos venden licencias LTSC muy baratas. ¿Funcionan? Probablemente sí. Pero no estamos respetando los términos de licencia de Microsoft, y, aunque tengamos nuestro PC activado con una de estas licencias, eso no quiere decir que nuestro Windows sea legal. Cualquier licencia LTSC comprada individualmente fuera de Microsoft y usada en un PC doméstico será, a ojos de Microsoft, ilegal.

Motivos para no usar una LTSC

Aunque hay usuarios que defienden estas ediciones con sangre, en realidad hay muchos motivos por lo que no debemos usarlas. Vamos a ver cuáles son los principales motivos por los que es mejor no utilizar estas ediciones en nuestra casa.

Su precio es solo apto para empresas

El primero de ellos, como hemos explicado, es que se trata de una edición enfocada principalmente a empresas. Las licencias son mucho más caras que las de las ediciones Home y Pro, y se deben comprar a Microsoft (acreditando que somos empresas) como licencias por volumen. Cualquier uso fuera de la empresa es ilegal, por mucho que no tengamos la marca de agua en el escritorio.

Es cierto que hay muchas tiendas de claves que nos venden licencias muy baratas para poder usar Windows LTSC en nuestra casa como si se tratase de una versión cualquiera más. Pero estas claves, recordamos, son ilegales. Los Términos de uso de Microsoft prohíben el uso de estas ediciones fuera de las empresas. ¿Podemos usarlo? Sí. ¿Legalmente? No. ¿Podemos tener problemas? Tampoco.

Perdemos características y funciones

Otro de los motivos por lo que no debemos usar estas ediciones es que estaremos perdiendo funcionalidades y características diseñadas por Microsoft para los usuarios. Por ejemplo, no podremos usar la Microsoft Store, las aplicaciones UWP no estarán disponibles para nuestro PC, ni tendremos el «modo juego» ni la «Game Bar» ni muchas otras funciones.

Es cierto que, al eliminar todo esto, da la sensación de que tenemos un Windows más limpio o puro. Un sistema operativo libre de bloatware y de programas publicitarios para que solo instalemos en él lo que nosotros queramos. Pero ¿a qué precio?

Su soporte pasa a la mitad

Las actualizaciones también pueden ser un problema. Al usar estas ediciones dejaremos de recibir nuevas funciones y características cada 6 meses. Y, además, se ha perdido uno de sus principales atractivos, ya que a partir de la próxima LTSC se va a pasar de 10 años de soporte a «tan solo 5 años» (igual que las LTS de Ubuntu).

Ya no hay tanta diferencia como había con las versiones anteriores del sistema operativo, por lo que, en este aspecto, ha perdido otro atractivo más.

¿Quieres volver a la Pro? No puedes

Y, por último, debemos tener en cuenta de que perdemos la posibilidad de cambiar de edición. Los usuarios de Windows 10 Home pueden pasar a la Pro simplemente cambiando la licencia, sin formatear. Las ediciones Enterprise y Education permiten hacer lo mismo y pasar a la edición Pro rápidamente. Pero, si usamos una LTSC, ya no habrá vuelta atrás, y la única forma de cambiar de edición será formatear por completo el PC. Y la licencia, por supuesto, no nos servirá para otras ediciones.

¿Hay un Office LTS?

Igual que Windows, Microsoft también ofrece a las empresas usar un Office LTSC, pero solo a partir de la edición 2021 de la suite. Esta edición de la suite ofimática ofrece a las empresas las mismas características que la de Windows, siendo su principal atractivo el soporte de 5 años de soporte de mantenimiento, sin nuevas versiones ni características.

El lanzamiento de Office 2021 LTSC coincide con el lanzamiento de Windows 11 LTSC. Por lo que los ciclos de vida de ambas versiones van a ser idénticos.

¡Sé el primero en comentar!