No todos los PDF son iguales y por eso no puedes editarlos

En el sector de la ofimática hoy día encontramos una buena cantidad de formatos de fichero que seguro que os suenan familiares a la mayoría. Un claro ejemplo de todo ello lo encontramos en los DOCX de Word, los XLSX de Excel, o los populares PDF que utilizamos en todo tipo de entornos.

Precisamente a continuación os queremos hablar de estos últimos, en un principio desarrollados y propiedad de Adobe, que más adelante liberaron. Son ficheros que en estos momentos utilizamos tanto para usos domésticos como más profesionales, en gran parte gracias a la versatilidad que nos proponen. Además, debemos tener en consideración que cada vez son más las aplicaciones y plataformas compatibles para trabajar con estos ficheros.

Debido a todos los contenidos que podemos utilizar en estos archivos, hay diferentes tipos que deberíamos tener en consideración y distinguirlos bien. La mayoría de los formatos centrados en el trabajo ofimático se basan en el texto. Pero la tecnología nos ha ayudado para ir un paso más el sentido. Por ejemplo, al hablar de los PDF, podemos encontrar imágenes, vídeos, tablas, gráficos, botones interactivos, firmas oficiales, y mucho más. De ahí que podamos encontrar estos documentos en todo tipo de entornos.

Pero con el fin de poder elegir el más adecuado en cada caso, vamos a distinguir entre varios tipos para así ahorrar tiempo en caso necesario. Ya os hemos dicho antes que podemos usar los PDF en multitud de entornos, por lo que teniendo en cuenta esto vamos a distinguir entre varios tipos ahora sí sacar el máximo provecho a cada uno de ellos.

Diferentes tipos de archivos PDF que hay que diferenciar

Hay que tener en consideración que estos archivos en concreto se utilizan tanto en el día a día, como para el almacenamiento masivo de documentación en el tiempo. Por tanto, vamos a hacer un repaso de los tipos de archivos PDF más comunes que vamos a encontrar.

Foxit PDF Reader leer en voz alta

  • Formularios digitales: aquí nos encontramos con uno de los tipos de uso más habituales para este tipo de archivos, más en los tiempos que corren. De manera paralela a la que se intenta disminuir el uso del papel físico, los formularios en formato PDF nos ofrecen la posibilidad de añadir datos debidamente formateados incluso en documentos oficiales. A su vez hay que saber que estos archivos los podemos proteger con una contraseña antes de compartirlos a través de internet. Gracias al soporte de firmas digitales y oficiales en estos archivos, el uso de este tipo de PDF es prácticamente infinito.
  • PDF de imágenes: otro uso común para este tipo de ficheros en concreto es utilizarlos como archivos de imágenes. Eso sí debemos tener en consideración que su uso con estos contenidos es un tanto peculiar. Generalmente este formato de archivos PDF en concreto se utilizan para almacenar capturas en forma de imágenes de facturas, presupuestos y todo tipo de documentos legales. Aquí cabe mencionar que por descontado no podremos realizar búsquedas de texto entre estos contenidos.
  • Documentos con etiquetas: estos PDF se utilizan generalmente para que los contenidos que albergan sean fácilmente localizables en internet. Además, su diseño les permite la perfecta visualización en pantallas pequeñas, como móviles, se puede copiar su contenido y son muy fáciles de leer. Estos los podemos usar para compartir documentación online y que además sea de fácil localización para el resto.
¡Sé el primero en comentar!