Elige bien la distro de Linux que mejor se adapte a tus necesidades

Ya hemos hablado en multitud de ocasiones de la posibilidad de utilizar un sistema operativo alternativo al popular Windows de Microsoft. De hecho en estos momentos tenemos al alcance de la mano multitud de distribuciones de Linux muy interesantes y válidas para todo tipo de usos y usuarios. Todo es cuestión de elegir la que más se adapte a lo que necesitamos en cada momento.

Aquí también entra en juego, a la hora de elegir una distro u otra, otros elementos de extrema importancia. Nos referimos en concreto a aspectos tales como la configuración de nuestro ordenador, los conocimientos que tengamos, si estamos dispuestos a pagar por ello, etc. Sea como sea, lo cierto es que tenemos más posibilidades entre las que elegir de las que nos podríamos imaginar en un principio en este sentido.

Pero con todo y con ello una de las principales razones por las que nos vamos a decidir por una distribución de Linux u otra, será por la que mejor cumpla lo que le pedimos. Precisamente por todo esto que os contamos, a continuación os vamos a poner una serie de ejemplos en cuanto a distribuciones categorizadas por diferentes apartados. Esto servirá para poder elegir la más adecuada en cada caso y así facilitaron las cosas en la decisión.

Para los que quieren empezar en Linux

Llegados a este punto os diremos que son muchos los usuarios que por una razón u otra quieren empezar a utilizar Linux. La mayoría de ellos llegan desde Windows y quieren utilizar una distro en exclusiva, o como sistema operativo secundario. Gracias a las mejoras en cuanto a usabilidad que los desarrolladores de estas distros han incluido, Linux ahora es mucho más fácil que hace unos años. Con todo y con ello hay algunas alternativas más adecuadas para los principiantes.

Por ejemplo este es el caso de Linux Mint y Ubuntu, que son precisamente dos de las propuestas más populares y usadas en todo el mundo. Precisamente una de las razones de ello es esta, ya que son válidas para la mayoría de los usuarios, tanto noveles como más avanzados. Aquí también nos podemos decantar por Zorin OS, una distribución que se basa en Linux pero que nos presenta una interfaz muy similar a la que encontramos en Windows.

Distros para los que priorizan la seguridad y la privacidad

Muchos de los usuarios que migran desde Windows y se decantan por usar una distro de Linux, lo hacen para trabajar con mayor seguridad. Hay que tener en cuenta que buena parte de los códigos maliciosos que aparecen están dirigidos al sistema de los de Redmond. Una de las principales razones de ello es que Windows está mucho más extendido como sistema operativo de equipos de sobremesa.

Sin embargo, hay algunas distribuciones que se centran más en este apartado que otras, por lo que cabe la posibilidad de que a la hora de buscar la privacidad nos decantemos por determinadas alternativas. Por ejemplo, este es el caso de Tails, una distribución basada en Debian y que hace uso de la red privada Tor.

Igualmente podemos echar mano de la llamada Kali Linux, otra propuesta muy interesante en cuanto a la seguridad. La principal razón de ello es que pone a nuestra disposición una buena cantidad de herramientas incluidas para salvaguardar nuestros datos.

Dale una segunda vida a tu ordenador

Con el paso de los años uno de los usos que más se les está dando a las distribuciones de Linux es para poder seguir utilizando nuestros equipos antiguos. Por regla general estas distros de código abierto consumen bastantes menos recursos del PC que Windows 10, por ejemplo. Sin embargo, al mismo tiempo hay que saber que no todas las distribuciones de Linux son igual de potentes o exigentes con nuestro ordenador.

Con esto lo que os queremos decir es que en el caso de que queráis darle una segunda vida a vuestro PC antiguo, hay algunas propuestas de código abierto especialmente indicadas para ello. Una de las alternativas más populares en este sentido la encontramos en Lubuntu, un sistema operativo que puede funcionar con 128 Mb de memoria RAM y un procesador Pentium II. Otra distro similar para equipos antiguos la encontramos en Puppy Linux, un sistema que se carga en pocos segundos por completo y que tan solo ocupa 100 megas de espacio en disco.