Distribuciones Linux ligeras para portátiles antiguos y poco potentes

Distribuciones Linux ligeras para portátiles antiguos y poco potentes

Rubén Velasco

Cuando compramos un ordenador, normalmente suele venir con Windows como sistema operativo instalado por defecto. Sin embargo, si hemos comprado un portátil relativamente barato, o nuestro equipo tiene ya unos años, puede que empecemos a notar que cada vez Windows va más lento, y cada vez es más pesado trabajar con el portátil. Para solucionar este problema tenemos dos opciones: formatear e instalar Windows de nuevo, o dar una oportunidad a Linux.

Dentro del ecosistema Linux podemos encontrar una gran cantidad de distribuciones de todo tipo, algunas para usuarios avanzados, otras muy sencillas de utilizar y muy intuitivas, distros para servidores y, por supuesto, distros para ordenadores antiguos y con poco procesador o poca memoria.

Cuándo apostar por un sistema operativo ligero

Un sistema operativo ligero es un SO que consume pocos recursos, como su nombre indica. Sin embargo, estas no siempre son la mejor opción. Para que estas distros consuman pocos recursos, sus desarrolladores han tenido que dar la espalda a funcionar y características que consumen recursos. Podemos encontrarnos, por ejemplo, con problemas de estabilidad, o problemas al instalar y usar determinados programas. Incluso nos daremos cuenta de que estas distros suelen ser, normalmente, feas.

Si nuestro ordenador es relativamente nuevo, o tiene suficiente potencia, es recomendable optar por las distros clásicas, como Debian o Ubuntu. Estas nos darán el mejor rendimiento. De lo contrario, si nuestro PC es muy viejo o poco potente, y queremos disfrutar más de él, a continuación, vamos a ver las mejores distros Linux que podemos encontrar para ordenadores antiguos y poco potentes. Estas son ideales, por ejemplo, para ordenadores con procesadores Atom o Celeron.

Qué debemos buscar en una distro ligera

Hay muchas distros Linux ligeras, pero no todas son iguales. Normalmente, para poder reducir el gasto de memoria y de CPU, y hacer que el sistema operativo funcione en los PCs más antiguos, sus creadores suelen sacrificar características esenciales de estos sistemas. Por ejemplo, lo primero que suelen hacer es eliminar procesos y paquetes que, normalmente, no son necesarios. También suelen compilar sus propios kernels personalizados para evitar cargar determinados demonios y sustituir los programas básicos por otras alternativas más ligeras.

Hay distros que son muy ligeras porque se han eliminado muchos componentes del Kernel y se ha apostado por usar un escritorio muy limitado (o, directamente, no incluir escritorio). Esto implica que para poder usar estos sistemas es necesario tener cierto nivel de conocimientos dentro de Linux, y no las hacen aptas para todos los públicos. Lo mismo ocurre con algunas otras alternativas que hacen lo contrario y usan escritorios para niños: que pueden quedar limitadas para un uso diario, e incluso parecer infantiles y poco serias.

Una buena distro ligera para ordenadores antiguos debe tener varias características. La primera de ella es que no debe incluir programas ni paquetes que no sean estrictamente necesarios para un uso normal. De esta forma, será el usuario quien instale, si lo necesita, lo que quiera instalar. Además, también debe utilizar una versión relativamente nueva del Kernel que nos garantice la mejor compatibilidad y el mejor rendimiento con todo tipo de hardware. Y, por supuesto, tener un mantenimiento frecuente que nos permita actualizarla.

Cuidado con el soporte

Estas distribuciones ligeras para portátiles antiguos o poco potentes son, desde luego, una de las mejores formas de combatir la obsolescencia programada de la que hacen uso muchos fabricantes. Aunque, por ejemplo, no cumplamos los requisitos para correr un Windows 10 o un Windows 11, Linux siempre estará disponible para echarnos una mano. Pero debemos tener cuidado.

Aunque por lo general los desarrolladores de distribuciones suelen estar comprometidos con la causa, y suelen dar soporte durante mucho tiempo, cabe la posibilidad de que elijamos un sistema que lleva tiempo sin actualizaciones, o que recibe parches muy esporádicamente. Y eso puede suponer un peligro para nuestra seguridad. Por ello, es importante asegurarnos de elegir, por un lado, una distro que esté actualizada, cuya última versión date del año en el que estamos, o, como mucho, del anterior. Y, además, estar atento a posibles noticias para que, si vemos que una distro se descontinúa, podamos cambiar a tiempo antes de que sea demasiado tarde.

Las mejores distros Linux ligeras

A continuación, vamos a ver las que consideramos las mejores distribuciones Linux para ordenadores muy antiguos y con poca potencia.

Puppy Linux

Una de las distros más pequeñas y ligeras que podemos encontrar para nuestro PC es Puppy Linux. Esta distro ocupa apenas 300 megas en nuestro disco duro (si decidimos instalarla) y viene con una gran cantidad de paquetes y aplicaciones de manera que sea utilizable nada más instalarla. Puppy es muy rápida y versátil, además de muy sencilla de utilizar para que cualquier usuario, incluso sin conocimientos en Linux, pueda hacerlo.

Puppy Linux

Podemos descargar Puppy Linux desde su página web.

Lo mejor

Una de las principales características de esta distribución de Linux es que apenas ocupa espacio en nuestro equipo. Esto significa que se convierte en un sistema operativo perfecto para aquellos ordenadores que disponen de unidades de disco muy limitadas o antiguas. Además su uso resulta extremadamente sencillo para la mayoría de los usuarios.

Lo peor

La interfaz gráfica que nos presenta la distro es mucho más sencilla que la que encontramos en otras propuestas más avanzadas, todo ello con el fin de no consumir recursos del equipo.

Slax

Este sistema operativo moderno y portable es también otra de las alternativas más rápidas que podemos encontrar para PCs viejos. Este sistema operativo puede ejecutarse directamente desde una memoria USB sin instalarse, tiene interfaz gráfica y soporta programas como, por ejemplo, navegadores web. La imagen ISO ocupa tan solo 300 MB, y solo necesitamos 128 MB de memoria RAM para arrancarlo.

Slax

Podemos descargar esta distro desde esta web.

Pros

Para poder hacer funcionar este sistema operativo en nuestro equipo de manera aceptable, basta con que el mismo disponga de 128 megas de memoria RAM. Esto se traduce en que podremos dar una segunda vida a ese ordenador que tenemos guardado en el trastero desde hace años.

Contras

Algunos usuarios acostumbrados al uso de otras distribuciones de Linux, quizá echen en falta una mayor cantidad de software preinstalado en el sistema operativo que nos ocupa ahora.

Lubuntu

Mientras que las distros anteriores están pensadas para ordenadores muy muy viejos (por ejemplo, con 128 MB o 256 MB de RAM, Lubuntu ya está pensada para ordenadores que, aunque son poco potentes, son más modernos.

Lubuntu es un «sabor» de Ubuntu que cambia el escritorio por defecto de esta distro por LXQt, además de cambiar muchas de las aplicaciones preinstaladas por otras alternativas más ligeras y pequeñas. A grandes rasgos esta distro se actualiza igual que Ubuntu y es compatible con las mismas aplicaciones que la distro de Canonical, pero al usar LXQt como escritorio por defecto el consumo de recursos es muy inferior.

Lubuntu LXQt

Podemos descargar Lubuntu de forma gratuita desde el siguiente enlace.

A favor

Como su propio nombre nos deja entrever esta es una distribución que se centra en el amado por muchos, Ubuntu, pero un tanto limitado. Esto quiere decir que los habituales de esa distro Linux podrán utilizar este sistema operativo en sus equipos escasos en cuanto a hardware.

En contra

Aquí nos encontramos con un escritorio más escaso y menos atractivo que el que encontramos habitualmente en Ubuntu, aunque su funcionamiento se centra en ahorrar recursos.

Linux Mint

Linux Mint es una de las distribuciones alternativas al ecosistema Ubuntu más populares. Estas distros, aunque se basan generalmente en Ubuntu, tienen bastantes diferencias respecto a ella. Linux Mint suele ser bastante más rápida, ligera y sencilla de utilizar. También viene con una serie de aplicaciones y codecs para poder empezar a usar esta distro desde el primer momento.

Si queremos una distro realmente ligera, debemos descargar las versiones (o sabores) basadas en escritorios MATE o Xfce.

Linux Mint Xfce

Podemos descargar Linux Mint desde su página web principal.

Destacable

En este caso nos encontramos en una de las distribuciones más queridas que hay y además dentro del ecosistema de Ubuntu. Se caracteriza por ser muy sencilla de utilizar y además es mucho más ligera y rápida en términos generales.

Menos destacable

Con el fin de intentar ahorrar los máximos recursos del equipo como sea posible, es recomendable utilizar los escritorios MATE o Xfce, que no terminan de convencer a todos.

Arch Linux

Por último, no podíamos terminar de hablar de distros ligeras sin hacer referencia a Arch Linux. Arch es una de las distros más minimalistas que podemos encontrar, aunque también es una de las más complicadas de configurar y utilizar.

Cuando instalamos Arch podemos elegir todos los paquetes que queremos instalar en nuestro PC. Si tenemos un ordenador lento, antiguo o con hardware poco potente, podemos instalar solo los paquetes esenciales con un escritorio básico como Openbox para aprovechar al máximo este sistema.

Si reducimos al máximo la instalación de Arch Linux podremos tener el Kernel Linux y poco más.

Arch Linux TTY

Podemos descargar Arch Linux desde el siguiente enlace.

Xubuntu

A la hora de reaprovechar un equipo antiguo del que aún no nos queremos desprender, como os hemos dicho muchas veces, tenemos varias formas de hacerlo. Una de ellas, de manera casi obligatoria, es echar mano de un sistema operativo ligero que apenas consuma recursos del equipo como tal. O sea que ya nos podemos ir olvidando de Windows 10 y similares. Una de las alternativas más interesantes es alguna de las propuestas que aquí os mostramos. Este es el caso de Xubuntu, una distro de Linux basada en Ubuntu que ha ganado mucha popularidad en los últimos tiempos.

Xubuntu

Buena parte de ello viene dada precisamente a todo esto que os comentamos, el poco consumo de recursos que necesita. Además, como su propio nombre nos deja entrever, este es un software que se basa en un escritorio XFCE. A todo esto, le podemos sumar que incluye algunas interesantes aplicaciones, y que podremos ejecutarla en equipos que tan solo dispongan de 512 megas de memoria RAM. Para descargar Xubuntu lo podremos hacer desde este enlace.

Tiny Core

Probablemente, una de las distros Linux más ligeras y pequeñas que podemos encontrar. Esta distro trae consigo tan solo el Kernel y el directorio de root. Es una distribución que puede arrancar y funcionar en tan solo 64 MB de memoria RAM. Sin embargo, no es una de las más útiles que podemos encontrar, ya que tiene muchas carencias. Eso sí, si echamos en falta algún programa vamos a poder instalarlo fácilmente desde sus propios repositorios.

Tiny Core

Podemos descargar este sistema desde la siguiente web.

Otros Linux muy ligeros poco conocidos

Además de las anteriores alternativas, que son sistemas muy conocidos dentro de la comunidad, también podemos encontrar otras alternativas algo menos conocidas pero que, igualmente, nos pueden ofrecer un excelente rendimiento como las que vamos a ver a continuación.

Absolute Linux

Absolute se trata de una distro Linux, basada en Slackware, diseñada para uso en escritorio. Este sistema trae consigo algunos programas comunes preinstalados por defecto, como es el caso de Firefox y LibreOffice, programas que, por lo general, no suelen venir incluidos en estos sistemas ligeros. Este sistema no dispone de un modo Live, por lo que algunos usuarios suelen mostrarse reacios a instalarla sin antes poder probarla. Además, el instalador está basado en texto, no en una GUI como otros sistemas, lo que puede complicar su puesta en marcha si no tenemos muchos conocimientos dentro de esta materia.

Este sistema utiliza IceWM como administrador de ventanas, e incluye de serie una buena cantidad de herramienta y máquinas. Desde el primer momento podremos notar todo tu potencial y lo rápido que funcionará incluso en las máquinas más antiguas.

Absolute Linux

Podemos bajar este sistema de forma gratuita desde la web de Absolute.

AntiX Linux

Otra de las distros que podemos encontrarnos para ordenadores antiguos es AntiX. Este sistema está basado en Debian, pero cambia el escritorio de este sistema, y la mayoría de sus programas, por un administrador de ventanas icewm, el cual funciona muy bien con pocos recursos y nos ayuda a que este sistema vaya fluido hasta en PCs de gama baja. La imagen pesa tan solo 730 MB, pero incluye muy pocos programas de serie, por lo que, probablemente, tengamos que dedicarle tiempo para ponerla a nuestro gusto.

AntiX

Podemos descargar esta distro desde la web de AntiX Linux. Entre sus requisitos, lo único que destaca son sus 256 MB de memoria RAM necesarios para hacerla funcionar, así como tener una CPU Pentium 2.

SliTaz

Otra distro, aún más pequeña y ligera que la anterior, es SliTaz. Esta distro se distribuye en formato Live ISO y ocupa menos de 30 megas, alcanzando los 100 MB cuando la tenemos ya instalada en el PC. SliTaz viene con una serie de paquetes y aplicaciones sencillas para poder usar nuestro ordenador, además de permitirnos instalar los paquetes que nosotros queramos para poder usar esta distro con facilidad.

Slitaz Linux

Podemos descargar SliTaz desde el siguiente enlace.

Linux Lite

Esta es otra de las distros ligeras para ordenadores antiguos de más prestigio que podemos encontrar. Este sistema está basado en Debian y Ubuntu, y gracias a él vamos a poder dar una nueva vida a nuestro antiguo ordenador. Sus desarrolladores han trabajado duro para ofrecernos un sistema sencillo de utilizar para que incluso los usuarios que nunca antes hayan utilizado Linux sepan defenderse con él desde el primer momento.

Esta distro utiliza un escritorio FXCE y trae de serie el software esencial para poder trabajar con el PC, como Firefox, GIMP, LibreOffice y VLC. Además, al estar basada en Ubuntu, podremos usar sus propios repositorios para instalar los programas que necesitemos.

Linux Lite 5.0 Emerald

Desde aquí podemos descargar Linux Lite. Y para usar esta distro solo necesitaremos una CPU de 700 MHz y 512 MB de memoria RAM.

BusenLabs

Hace unos años, de las distribuciones más populares fue Crunchbang, una distro basada en Devin que utilizaba muy pocos recursos y que fue abandonada en 2013. Sin embargo, la comunidad de Linux quiso continuar el legado de esta distro, pero no hubo continuidad, excepto la distro Lithium de BusenLabs.

Lithium tambén se basa en Debian, concretamente en la última versión disponible que tiene su propio repositorio de paquetes. Incluye una amplia variedad de temas y fondos de pantalla además de las aplicaciones más habituales para que no sea necesario instalar aplicaciones para un uso habitual además del gestor de ventanas OpenBox.

BusenLabs - Lithium

Lithium, de BusenLabs está disponible para equipos de 32 y 64 bits. Aunque no es necesario, los desarrolladores apuntan que, para un funcionamiento óptimo, el equipo debe tener más de 2 GB de memoria RAM. Podemos descargar esta distro ligera para equipos menos potentes a través de su página web.

LXLE

LXLE es una versión ligera basada en Ubuntu LTS, lo que nos asegura un mínimo de 5 años de actualizaciones, por lo que tanto la estabilidad como el soporte de hardware está prácticamente garantizado. Está distro está destinada a revivir máquinas que ya no utilizamos y para atraer a usuarios de Windows que quieren dar los primeros pasos en Linux.

LXLE

El escritorio pose algunas de las funcionas más conocidas de Windows como Aero y Expose, de esta forma, se aseguran de que la curva de aprendizaje de los usuarios habituales de Windows sea lo más reducida posible. Incluye aplicaciones de uso habituales para navegar, ver vídeos e imágenes, consultar el tiempo entre otras aplicaciones.

LXLE, al igual que Lubuntu, está disponible en versiones de 32 y 64 bits, requiere de 512 MB de RAM y tan solo 1 GB de almacenamiento. Podéis descargar LXE a través del siguiente enlace.

Point Linux

Otra interesante opción basada en Debian para equipos con prestaciones muy modestas lo encontramos en Point Linux, una distribución que requiere de un procesador a 1 GHz, 5 GB de espacio libre y al menos 512 MB memoria RAM. Esta distribución incluye todo lo necesario (navegador, LibreOffice, reproductor multimedia, gestor de correo y mucho más) para no necesitar instalar aplicaciones adicionales.

Point Linux

Está disponible en versiones de 32 y 64 bits y está traducida completamente al español, aunque detrás de esta distribución se encuentre la empresa de origen ruso PowerComp. Podemos descargar esta distribución de forma directa desde su página web o bien a través de un cliente torrent. Además de ofrecer la versión más completa con todos los componentes necesario, también podemos descargar una versión básica sin complementos que ocupa mucho menos espacio.

Porteus

Al igual que Slax, Porteus está optimizada para funciona como Live CD para acceder a equipos que presentan problemas de funcionamiento, sin embargo, también tenemos la posibilidad de poder instalar en equipos menos potentes. Ocupa algo menos de 300 MB y está disponibles en varios idiomas en versiones de 32 y 64 bits.

Porteus

Esta distribución es ideal para equipos de atención al público ya que incluye un modo quiosco con las funciones limitadas. Aunque la interfaz gráfica no es la mejor, es una excelente opción para equipos con 20 años o más en el mercado.  La descargar de esta distribución ideal para equipos antiguos está disponible desde su página web pulsando en el siguiente enlace.

Q4OS

Q4OS es una de las distribuciones más ligeras que podemos encontrar basadas en Debian, una distribución ideal para equipos con procesadores de 32 bits aunque también podemos encontrar una versión para 64 bits, con unos requisitos algo más elevados. La versión de 32 bits incluye el escritorio Trinity mientras que la versión de 64 bits utiliza KDE. Ambas versiones se actualizan periódicamente, por lo que no vamos a tener ningún problema de compatibilidad si apostamos por esta distribución par equipos viejos.

Q4OS

En cuanto a requisitos, la versión de 32 bits de Q4OS para equipos antiguos, requiere de un procesador a 300 MHz y 128 MB de memoria RAM junto con 3 GB de espacio de almacenamiento, unos requisitos que nos permitirán instalarla en prácticamente cualquier dispositivo, por antiguo que sea. Si tenemos un equipo más moderno que, además, incluye un procesador de 64 bits, los requisitos con de 1 GB de memoria, un procesador a GHz y 5 GB de espacio en disco. Podemos descargar Q4OS tanto para equipos de 32 como de 64 bits a través del siguiente enlace.

Ubuntu Mate

A pesar de basarse en Ubuntu, esta distribución no es tan conocida como otras distribuciones basadas en ella, sin embargo, está diseñada para equipos con procesadores de 32 bits, aunque los requisitos son algo elevados en comparación con otras distribuciones de que hemos comentado en este artículo.

Ubuntu Mate

Para poder disfrutar con soltura de esta distribución, nuestro equipo debe estar gestionado por un procesador a 1 GHz (Pentium M o superior), 1 GB de memoria RAM y una resolución mínima de 1024×768. Además, requiere de 9 GB de espacio en disco, por lo que puede que no sea ideal para equipos más antiguos. Podemos descargar la última versión de Ubuntu Mate directamente desde su página web a través del siguiente enlace.

¿Cuál es mejor?

Cada uno de los sistemas que acabamos de ver anteriormente tiene sus pros y sus contras. Todas ellas están pensadas para funcionar en ordenadores muy antiguos y con pocos recursos. Si somos usuarios avanzados, la mejor que podemos elegir es Arch Linux. Esta distro hay que configurarla de cero para instalarla en el PC, pero gracias a ello podemos tener el Linux más esencial con los paquetes estrictamente necesarios para trabajar.

Si nuestro ordenador es antiguo, pero no llega al nivel de reliquia, entonces lo que podemos optar por Linux Mint. Esta distro es una de las mejores alternativas a Ubuntu que funciona mejor que el sistema de Canonical en la mayoría de los sentidos. Incluso, si queremos alejarnos más de Ubuntu, la opción LMDE es una alternativa basada en Debian con todo lo bueno de Mint.

Por último, si buscamos un sistema que nos sirva para ordenadores muy antiguos, pero no tenemos muchos conocimientos dentro de este SO, las mejores opciones a elegir son Puppy Linux y SliTaz. Incluso, si tenemos menos de 64 MB de memoria RAM, podemos dar una oportunidad a Tiny Core Linux, un sistema Linux de último recurso que, seguro, nos sorprende siempre y cuando tengamos conocimientos de línea de comandos de Linux.

¡Sé el primero en comentar!