Cambia y personaliza el ratón de Windows 10 desde su configuración

La personalización de Windows 10 es un tema que tanto los usuarios como Microsoft cada vez se toman más en serio. Es por ello que la firma va incluyendo nuevas funciones a este respecto para que sus clientes puedan tener un mayor control del sistema, como sucede con algo de la trascendencia del ratón.

En otras ocasiones en el pasado ya hemos visto cómo podemos personalizar el aspecto y funcionamiento de varias secciones del sistema operativo. Sin embargo en este caso nos vamos a centrar en el ratón, en personalizar su aspecto, entre otras cosas. Hay que tener en cuenta que podremos establecer un tamaño o un color diferentes a los predeterminados en este importante elemento. Es por ello que en estas mismas líneas os vamos a contar la manera de cambiar y personalizar el ratón en Windows 10 al máximo.

Debido a que estamos más que acostumbrados a su uso, el ratón es un elemento que en multitud de ocasiones nos pasa desapercibido, todo ello a pesar de que estemos usándolo constantemente. Sin embargo debemos tener en cuenta que poder usar este elemento de la mejor manera posible, va a mejorar sustancialmente nuestra experiencia en Windows 10. Por tanto os vamos a mostrar en estas líneas las múltiples opciones de personalización que podemos usar.

Configuración personalización del ratón

Cierto es que hay programas de terceros que nos ayudan en todo ello, pero en este caso lo vamos a hacer directamente usando las funciones que nos ofrece el mismo sistema, sin desarrollos de terceros. Decir que en un principio y como estamos acostumbrados desde hace años, el cursor o puntero del ratón podemos usarlo en blanco o en negro. Pero eso es algo que ha cambiado en las últimas actualizaciones, como vamos a ver.

Personaliza al máximo el puntero del ratón en Windows 10

Todo esto lo lograremos desde la aplicación de Configuración de Windows 10, a la que accedemos a través de la combinación de teclas “Win + I”. Una vez en la nueva ventana que aparece, nos decantamos por pinchar en la opción de “Accesibilidad”. Este es un apartado del sistema que integra un buen número de funciones de personalización y adaptabilidad de Windows. Estas se sitúan, como podemos ver, en la parte izquierda de la interfaz, por lo que ahora nos situamos en “Cursor y puntero”.

Configuración personalización del ratón

Aquí en donde nos vamos a encontrar con todas aquellas funcionalidades que hacen referencia a este importante componente. Por tanto, ya podemos empezar con el proceso de personalización, como vamos a ver. Así, el primer apartado con el que nos vamos a encontrar, es con aquel que hace referencia al tamaño del puntero como tal. Para ajustar el mismo, el sistema nos ofrece una barra deslizante que nos va a permitir comprobar el cambio en tiempo real. De este modo, a medida que desplacemos dicha barra, el tamaño del cursor variará al instante, lo que nos será de gran ayuda para hacernos una idea de cómo queda.

Configuración personalización del ratón

Esto servirá para aquellas personas que tengan algún problema con la vista, o que sencillamente trabajen más cómodos con un puntero más voluminoso. Pero eso no es todo lo que vamos a poder realizar desde aquí, ya que al mismo tiempo que podemos personalizar el tamaño, lo mismo haremos con el color. Las dos primeras opciones que aquí encontramos se refieren al diseño clásico del ratón, es decir, blanco o negro. Al mismo tiempo, una tercera opción nos va a permitir elegir un mixto, por lo que este elemento cambiará dependiendo del color de fondo de la pantalla sobre el que estemos situados.

Configuración personalización del ratón

Pero quizá lo más llamativo una vez llegamos a este punto, es la posibilidad de añadir otra tonalidad al puntero del ratón. Por tanto, si deseamos dar un aspecto un tanto peculiar a este elemento en pantalla, nos podemos decantar por la última de las opciones. Al pinchar aquí el propio Windows 10 nos va a proponer una serie de colores para que nos podamos decantar por cualquiera de ellos. Sin embargo, aún más interesante es saber que también podremos definir una tonalidad propia, todo con tan solo pulsar en “Elegir un color de puntero personalizado”.

Configuración personalización del ratón

Mejora tu experiencia en Windows 10 con funciones de personalización

Gracias a todo lo visto hasta este instante, ya podremos adaptar al máximo el aspecto del puntero del ratón, tanto en tamaño como en tonalidad. Pero al mismo tiempo podremos especificar aquí el grosor del puntero al escribir textos, por ejemplo, en Microsoft Word. Esto se refiere a la línea que se sitúa a continuación a medida que escribimos caracteres en un editor cualquiera. Por tanto, podremos hacer que este sea mayor para así localizarlo más rápidamente.

Pero aunque parezca que estas son todas las funciones de personalización que aquí vamos a encontrar, veremos que no es así. Como podemos observar en esta misma pantalla, un poco más abajo, aún tenemos un enlace que reza “Configuración adicional del mouse”. Al seleccionar este, pasamos a una nueva ventana que nos propone otras opciones configurables. Sin embargo estas ya no se van a referir al puntero, sino al comportamiento general del dispositivo.

Configuración personalización del ratón

De este modo desde el apartado que tenemos en pantalla, tendremos la oportunidad de establecer, por ejemplo, cuál va a ser el botón principal del ratón. Aunque generalmente es el izquierdo, como vemos esto es algo que igualmente vamos a poder modificar. Asimismo podremos indicarle a Windows 10 las líneas de desplazamiento que se van a mover cuando hagamos uso de la rueda del ratón. Esto nos permitirá, entre otras cosas, movernos más rápido en el navegador al hacer scroll en webs, o al desplazarnos a lo largo de documentos de texto.

Esto es algo que podremos definir tanto en pantalla completa que se va a desplazar, o para ser un poco más concretos, en un número exacto de líneas. Como hemos podido ver, todo ello nos va a ser de gran ayuda a la hora de personalizar los principales parámetros del ratón en Windows 10. De este modo, con tan solo perder unos minutos, adaptamos a nuestras necesidades personales el comportamiento de algo tan importante como es el ratón. Y es que este es un elemento que estamos usando de manera constante. Por tanto, el poder optimizar su funcionamiento es algo que deberíamos hacer nada más instalar el sistema en un nuevo equipo.