OpenOffice vs LibreOffice: ¿Cuál es la mejor alternativa a Office?

OpenOffice vs LibreOffice: ¿Cuál es la mejor alternativa a Office?

Rubén Velasco

Aunque Microsoft Office es la suite ofimática por excelencia (la mayoría al final usamos Word, Excel, PowerPoint y demás programas), esta suite es de pago. Y no precisamente barata. Cuando no hay alternativas, no queda otra que pasar por el aro. Por suerte, esto no es así. Hoy en día podemos encontrar una gran cantidad de alternativas a la suite de Microsoft que nos permiten tener un procesador de textos, unas hojas de cálculo y un software para presentaciones de diapositivas de forma totalmente gratuita. Programas que perfectamente nos servirán para sustituir a la suite de Microsoft. Y dos de estas suites ofimáticas alternativas son OpenOffice y LibreOffice.

OpenOffice nació originalmente como un proyecto para ofrecer a los usuarios una alternativa a MS Office. Sin embargo, después de que Oracle se hiciera con la suite (con malas prácticas), y posteriormente se la cediera a Apache, un grupo de desarrolladores decidió crear una nueva suite partiendo del código fuente original de esta. Y así nació LibreOffice.

LibreOffice es, a grandes rasgos, un «fork» o programa derivado de OpenOffice, el cual ha ido evolucionando y mejorando a lo largo de los años. Aunque hace tiempo era básicamente el mismo programa, ya que a grandes rasgos era el mismo código, The Document Foundation (organización al cargo de su desarrollo) ha trabajado duro para mejorarlo y diferenciarlo, especialmente a nivel interno, al máximo de la suite de Apache.

Sin embargo, ¿sabemos realmente cuales son las diferencias entre ambas suites? ¿Cuál se puede adaptar mejor a nuestras necesidades?

OpenOffice vs LibreOffice

Interfaz

Ambas suites tienen su propio lanzador. Cuando las abrimos, podemos ver una pantalla de resumen y los distintos programas que nos ofrece. Así podremos lanzar el programa que necesitemos según el momento. OpenOffice sigue teniendo su interfaz característica, mientras que LibreOffice tiene una diferente, con un panel lateral. Esto para gustos.

Cuando abrimos un programa cualquiera, como el procesador de textos, nos encontraremos con que, aunque siguen guardando similitud ambos programas, en realidad la interfaz de LibreOffice es mucho más moderna, y está mucho más cuidada, que la de OpenOffice. Apache no ha renovado en absoluto su suite.

Word en LibreOffice vs OpenOffice

Y lo mismo ocurre, por ejemplo, con las hojas de cálculo. OpenOffice sigue siendo demasiado Office 2003, mientras que LibreOffice está mucho más avanzado en este sentido.

Excel en OpenOffice vs LibreOffice

Además, LibreOffice nos permite personalizar la apariencia, si queremos, para que se parezca a Ribbon, la de Office.

Programas y características

Ambos programas tienen las mismas herramientas, a grandes rasgos:

  • Procesador de textos.
  • Hojas de cálculo.
  • Programa de presentaciones de diapositivas.
  • Software de dibujo.
  • Base de datos.
  • Fórmulas.

Ambos programas ofrecen plantillas, un motor de extensiones para añadirle funcionalidad y sencillos asistentes que nos ayudan a llevar a cabo determinadas tareas. Sin embargo, LibreOffice gana en este sentido ya que sus plantillas vienen integradas directamente en el propio programa y no tenemos que bajarlas e instalarlas por separado.

Además, a nivel interno de los programas, The Document Foundation ha trabajado mucho más para añadir todo tipo de características. Sobre todo funciones para operar con las hojas de cálculo. Por lo tanto, gracias al desarrollo de LibreOffice, y su gran comunidad, este programa va un paso por delante del que en su día fue su maestro.

Formatos compatibles

Ambos programas utilizan por defecto los formatos ODF (Open Document Format) que permite guardar los documentos en un formato abierto compatible con prácticamente cualquier otro programa. Sin embargo, LibreOffice también es compatible con los formatos de Microsoft Office, pudiendo tanto guardar como abrir documentos creados, por ejemplo, con las últimas versiones de Word.

En el caso de OpenOffice, la cosa cambia. La suite ofimática de Apache puede abrir también los documentos de Office en su formato nuevo, pero no permite guardar en estos formatos. Solo nos deja guardar en el formato DOC de las versiones 2003 y anteriores.

LibreOffice gana a OpenOffice en compatibilidad con Office, ya que es capaz de abrir mucho mejor los documentos (o, al menos, sin alterar su aspecto original) y guardarlos para que sean 100% compatibles con Word, Excel y PowerPoint.

Consumo y rendimiento

A la hora de usar una suite ofimática es muy importante medir el consumo de la misma. LibreOffice, como hemos dicho ya varias veces, peca en rendimiento al cargar toda la suite en la memoria. Esto hace que, usemos el programa que usemos, tengamos que reservar entre 200 y 500 MB en la memoria RAM para ello. Además de depender de Java.

En el caso de OpenOffice, la cosa cambia. Curiosamente, la suite ofimática de Apache no se carga entera en la memoria, sino que carga solo el programa que vayamos a utilizar. Esto hace que su consumo sea la décima parte del consumo de su rival, funcionando mejor, especialmente, en ordenadores antiguos.

Proceso OpenOffice vs LibreOffice

Descarga, soporte y compatibilidad

Ambas suites son totalmente gratuitas y de código abierto. Podemos bajarlas desde sus respectivos sitios web:

Como vemos, los sistemas operativos donde los vamos a poder usar son los mismos. Pero en el caso de OpenOffice, no disponemos de una versión de 64 bits para usar en Windows, mientras que en otros sistemas operativos sí. A cambio, en su web podemos encontrar enlaces a distribuciones de terceros adicionales, ajenas a la Apache Software Foundation, para poder instalarlo en otros sistemas.

En cuanto al soporte, LibreOffice tiene una comunidad mucho más grande y activa que LibreOffice. Parece que Apache se ha «relajado» y su suite ofimática solo recibe actualizaciones de mantenimiento. Sin embargo, la suite de The Document Foundation está mejorando y evolucionando constantemente. Y gracias a ello, podemos encontrar un rival casi casi igual a Office.