Así era Windows Longhorn, la maravilla que no se hizo realidad

El sucesor de Windows XP iba a ser un sistema operativo revolucionario en todos los sentidos. En aquel entonces, Microsoft guardaba bajo llave toda la información sobre el desarrollo de su sistema operativo (justo al contrario que ahora), y solo los usuarios que pagaran la suscripción MDSN podían acceder a las versiones de prueba del sistema. Antes que Windows Vista, quien finalmente se convertiría en el sucesor de XP, Microsoft estuvo trasteando con otro sistema operativo, Windows Longhorn. Un sistema que prometía revolucionar el ecosistema de Windows pero que, por desgracia, no llegó a existir.

El cambio de XP a Vista fue tremendo, al menos en lo visual. Sin embargo, a pesar de que los ordenadores actuales son cada vez más potentes y pueden mover mejor todo tipo de gráficos, transparencias y efectos de escritorio, las nuevas versiones de Windows irónicamente han reducido los gráficos del sistema operativo. Sin embargo, si pensábamos que el salto de XP a Vista fue muy grande, no nos podemos ni imaginar lo que hubiera supuesto la llegada de Longhorn.

Un cambio radical en lo visual de Windows

Longhorn presentaba un cambio radical desde Windows XP, sobre todo en la apariencia del sistema operativo. Las transparencias hicieron su debut en Vista, pero antes de ello, los usuarios más afortunados (los que pagaban, en otras palabras) pudieron probar Longhorn, un sistema que, aunque claramente inspiró a Vista, revolucionó muchos de los aspectos del sistema operativo.

Lo primero que nos llama la atención de este SO fue la pantalla de inicio de sesión. Esta es, de lejos, la pantalla de login más revolucionaria en la historia del sistema operativo. Ni siquiera Windows 10, que cambió bastante (para bien) esta pantalla ha logrado tener la apariencia de la pantalla que presentaba Longhorn.

Windows Longhorn - Login

Pero este no fue el único cambio que pudimos ver en este sistema operativo. El menú inicio fue simplificado, agrupando principalmente lo más importante, y recibió su correspondiente transparencia. Lo mismo se aplicó a la barra de tareas, y a la barra de gadgets de escritorio, quienes también hicieron su aparición por primera vez con Vista.

Windows Longhorn - 1

Los iconos fueron diseñados desde cero y, por suerte, no llegaron a la versión final del sistema operativo. Las carpetas del sistema también recibieron un cambio importante. La distribución de los iconos y su organización por categorías hacía que fuera mucho más sencillo encontrar lo que buscamos. Además, también podíamos encontrar apariencias personalizadas en carpetas específicas.

Windows Longhorn - 2

Comparado con Longhorn, Windows 10 parece un sistema operativo más antiguo. No sabemos si para bien o para mal, esta versión del sistema operativo nunca vio la luz del día.

Longhorn no caló, y Microsoft continuó con «Vienna», conocido como Windows 7

Windows Longhorn fue descontinuado, y el desarrollo de Vista comenzó desde cero. Por falta de tiempo, y por la gran cantidad de cambios que recibió este sistema, Vista era claramente un sistema operativo «beta». No fue hasta la llegada de Vienna, más conocido como Windows 7, cuando, por fin, tuvimos un digno sucesor de XP, con muchas de las novedades de Vista, pero bien implementadas.

Windows 8 intentó volver a revolucionar el mercado de los sistemas operativos, pero con más fracaso que éxito. Y, de nuevo, Windows 10 logró ser una «versión buena» de Windows, con sus mases y sus menos. Pero, a pesar de que han pasado casi 20 años de aquellas versiones de Windows Longhorn, este sigue siendo el sistema que prometía un cambio a nivel estético nunca visto hasta la fecha.