¿Problemas con la barra de tareas de Windows? Soluciónalos

¿Problemas con la barra de tareas de Windows? Soluciónalos

David Onieva

El sistema operativo Windows está repleto de elementos y funciones que lo hacen único para los usuarios. Con todo ello lo que se pretende es crear un software potente a la vez que funcional para funcionar en la mayoría de PCs de todo el mundo. Entre estas podemos destacar el Panel de control, el escritorio, la aplicación de Configuración, el menú Inicio, o la Barra de tareas.

Estos son algunos de los apartados que más usamos del sistema operativo como tal. Ya sea para configurar y personalizar el mismo, solucionar posibles problemas, o anclar aplicaciones instaladas, estas secciones son muy importantes en la globalidad del sistema. Pues bien, en estas mismas líneas nos vamos a centrar en un apartado que usamos de manera automatizada, sin muchas veces darnos cuenta de su importancia. En concreto nos referimos a la barra de tareas del sistema.

Para qué sirve la barra de tareas

Esta por regla general la usamos para múltiples trabajos y funcionalidades. Entre estos podemos destacar que es el lugar donde solemos anclar las aplicaciones que más usamos en el día a día. Esto nos permite poder ejecutar esos programas de un modo mucho más rápido si los necesitamos. Y es que como suele ser habitual cuando nos sentamos frente a un PC con Windows, buscamos la comodidad de uso, y la productividad en el trabajo.

Por otro lado, el propio sistema operativo como tal utiliza la misma para colocar algunos otros útiles iconos de uso constante. Sirva como ejemplo que, en la parte derecha de esta barra de tareas, encontramos accesos directos al reloj, la conectividad a Internet, el control del audio, la batería, etc. Igualmente, a la izquierda nos encontramos con el cuadro de búsqueda, o con el botón del menú Inicio.

Barra tareas iconos

De todos modos, en muchos casos este es uno de esos elementos del sistema operativo que no echamos en falta hasta que deja de funcionar o no podemos usar. Es precisamente en esos casos cuando nos damos cuenta de que se trata de un elemento básico en Windows y muy importante para el usuario. Pero claro, tal y como sucede con muchos de los apartados que componen el sistema de los de Redmond, esta barra no está exenta de posibles problemas y fallos.

Errores que podemos encontrar

En el día a día, mientras usamos el ordenador, podemos encontrarnos con todo tipo de fallos, problemas y errores relacionados con esta barra de tareas y con sus elementos. Por ejemplo, podemos encontrarnos con que se bloquea y no responde cuando hacemos clic en ella, ni en los programas que tenemos anclados. También puede ocurrir que lo que se bloquea sea solo alguno de los programas, especialmente cuando vamos a usar sus acciones rápidas.

Lo peor de los mismos es que se pueden producir sin ningún motivo aparente, al menos en un principio. A esto le podemos sumar que estos fallos de los que os hablamos tan solo afectan a determinados equipos y partes del sistema. Es por ello por lo que debemos intentar solucionarlo por nosotros mismos, como vamos a ver en este caso. Os contamos todo esto porque en estas mismas líneas nos queremos centrar en algunas soluciones para posibles fallos en la barra de tareas de Windows.

En este sentido, uno de los elementos que está ocasionando este tipo de problemas es la barra de tareas de Windows, ya que hemos visto como en numerosas ocasiones determinados usuarios han reportado diferentes errores. Si tu barra de tareas deja de funcionar, se bloquea o no responde de manera intermitente, te recomendamos que pruebes a realizar estos pasos para solucionar el problema.

Soluciones ante los fallos más comunes

Por tanto, llegado el caso, nos podemos encontrar con que esa barra de tareas de la que os estamos hablando, de repente deja de funcionar, o no lo hace como debiera. Esto puede afectar a muchos de sus apartados, desde las aplicaciones aquí ancladas, pasando por el botón de Inicio, o su menú contextual. Y es que como os comentamos antes, aquí tratamos con uno de los elementos más importantes de Windows. Esto se traduce en que buena parte de los problemas con los que nos encontremos aquí, se pueden convertir en graves y molestos.

Desde el Administrador de tareas de Windows

Pues bien, si nos encontramos ante una de estas desafortunadas situaciones repentinas con la barra de tareas, podemos echar mano del Administrador de tareas. Para acceder a esta funcionalidad en concreto, podemos hacerlo a través de la ventana de ejecución y mediante el comando taskmgr.exe. Del mismo modo podemos hacer uso de la combinación de teclas Ctrl + Shift + Esc para poder acceder a esa misma ventana que os mencionamos. Una vez en este apartado y cuando tengamos la correspondiente ventana en pantalla, pinchamos en la pestaña de Procesos.

Administrador tareas barra

Una vez ahí, si nos desplazamos un poco hacia abajo hasta que finalmente localicemos el proceso llamado Explorador de Windows, que es el aquí nos interesa. Por tanto, una vez que los hayamos localizado, lo marcamos con el ratón para a continuación pulsar sobre el botón Reiniciar que se encuentra situado en la parte inferior derecha de la ventana del Administrador.

Aquí en realidad lo que hacemos es finalizar de manera radical el proceso del Explorador de Windows como tal, ahora su posterior reinicio. Aunque parezcan dos elementos que no tienen nada que ver, internamente están muy relacionados por Windows. Por tanto, el reinicio del proceso del Explorador puede resolver el problema del que os estamos hablando. Una vez realizado esto que os comentamos, ya podremos reiniciar ese mismo proceso y comprobar si la barra de tareas ya funciona como antes el fallo.

Buscar actualizaciones de controladores

Los controladores obsoletos, especialmente aquellos relacionados con la pantalla pueden causar todo tipo de problemas, incluidos los relacionados con la barra de tareas. Por lo tanto, merece la pena asegurarnos de que se encuentran actualizados cuando comprobamos que la barra de tareas no responde o actúa de una forma extraña.

Para ello, pulsaremos el atajo de teclado «Windows + X» y accedemos al Administrador de dispositivos donde comprobamos si tenemos los drivers actualizados, especialmente en el apartado de Adaptadores de pantalla, el cual desplegamos, pulsamos con el botón derecho y seleccionamos la opción de Actualizar controlador y elegimos «Buscar controladores automáticamente» y completamos todo el proceso para que se actualicen los drivers de nuestra gráfica.

Actualizar controladores de adaptador de pantalla

De la misma manera, es importante que nos aseguremos de que tenemos instaladas las últimas actualizaciones del sistema. Mantener Windows actualizado es sumamente importante, pues no solo dispondremos de las nuevas funcionalidades que se vayan incorporando, sino que también nos facilitan parches que pueden corregir determinados errores como el que nos ocurre con la barra de tareas.

Para ello escribimos Windows Update en el cuadro de búsqueda del menú Inicio y seleccionamos la opción de Configuración de Windows Update. Esto nos llevará a su apartado dentro del menú de Configuración desde donde podremos ver las últimas actualizaciones disponibles. En caso de que las haya, pulsaremos sobre el botón Instalar ahora para comenzar el proceso.

Configuración y Windows Update

Una vez terminado, reiniciamos el ordenador y comprobamos si esto ha solucionado el problema con la barra de tareas.

Registrar de nuevo la barra de tareas en el sistema

En el supuesto de que esto no solucione el problema del que os hemos venido hablando, podemos echar mano de otras vías. Por ejemplo, en este caso vamos a intentar volver a registrar la barra de tareas desde la función del PowerShell de Windows. Esto lo ejecutamos escribiendo su nombre en el cuadro de búsqueda del sistema, elemento que deberíamos ejecutar con permisos de administrador para evitar problemas de funcionamiento.

Por tanto, cuando tengamos la funcionalidad en pantalla, tecleamos y ejecutamos el siguiente comando: Get-AppXPackage -AllUsers | Foreach {Add-AppxPackage -DisableDevelopmentMode -Register “$($_.InstallLocation)AppXManifest.xml”}

Powershell barra tareas

Así, una vez que el mismo se ejecutado correctamente, nos situamos en la ruta de disco C:UsersUSUARIOAppDataLocal desde el Explorador y buscamos la carpeta llamada TileDataLAyer. Una vez que la localicemos, la eliminamos de aquí. Eso ya debería solventar el problema con la mencionada barra de tareas, ya que la hemos restablecido en el sistema operativo.

Reiniciar el PC

Aunque parezca mentira, si somos de los que suelen apagar y encender siempre el ordenador, y no usamos nunca la opción «reiniciar», entonces es posible que, con el paso del tiempo, hayamos acumulado algunos problemas en nuestro sistema operativo debido a esta función. Esto se debe a que, al apagar y encender, Windows no carga de cero el núcleo y los elementos del mismo (debido al Fast Boot), sino que lo que hace es cargar la última instancia, guardada en el disco duro, para acelerar el arranque.

Por ello, si estamos experimentando problemas con la barra de tareas, o con cualquier otro elemento del sistema, lo que tenemos que hacer es probar a reiniciar el ordenador por completo.

Suspender, Apagar y Reiniciar Windows

Así, Windows destruirá la versión del Kernel cargada en memoria, y al arrancar volverá a cargar de cero el núcleo del sistema, junto a todos los controladores y elementos del mismo, para reducir la probabilidad de encontrarnos con problemas en elementos tan básicos como esta barra de tareas.

Actualizar Windows

Algunos de los problemas con los que nos podemos encontrar en el día a día, se solucionan instalando una actualización. Cada vez que nuestro equipo esté presentado algún tipo de problema de funcionamiento, lo primero que debemos hacer es asegurarnos de si existe una nueva actualización pendiente de instalar a través de Windows Update, y, si es así, debemos instalarla para comprobar si el problema que está presentando nuestro equipo, se ha solucionado. Si no es así, debemos probar a eliminar la última actualización que hemos instalado. Al igual que una actualización sobre problemas de funcionamiento, también puede afectar el funcionamiento del equipo, por lo que, ante de seguir buscando soluciones, debemos comprobar si el problema con la barra de tareas se encuentra en la última actualización o parche que hemos instalado en el equipo.

Para conocer cuál es la última actualización que hemos instalado, accedemos a las opciones de configuración de Windows a través del atajo Win + i y pulsamos Actualizaciones y sistema en Windows 10 y en Windows Update nuestro equipo está gestionado por Windows 11. A continuación, pulsamos en Ver actualizaciones instaladas y anotamos el código número que empieza por KB y está formado por 7 números. En esa misma ventana, pulsamos en Desinstalar actualizaciones. A continuación, localizamos la actualización que corresponde a ese código y pulsamos dos veces sobre ella y confirmamos que queremos eliminarla de nuestro equipo. Para que el equipo se olvide completamente de esa actualización, debemos reiniciarlo y comprobar si el problema con la barra se ha solucionado definitivamente. Si no es así, debemos seguir probando las diferentes opciones que hemos recopilado en este artículo.

Restaurar un punto anterior de Windows

El sistema operativo de Microsoft implementa una buena cantidad de funciones con las que intenta ayudarnos a solucionar problemas internos. Esto es algo que por ejemplo nos puede ser de mucha ayuda con los fallos que nos ocupan ahora en un elemento tan importante como es la barra de tareas. Hay que tener en consideración que el propio software de manera automática genera una serie de puntos de restauración cada vez que hacemos algún cambio importante.

Con esto nos referimos a la instalación de una nueva aplicación, la llegada de una actualización, y cambios de esas características. Estos puntos de restauración nos permiten volver atrás en el supuesto de que nos hayamos encontrado con un problema grave en Windows, como es el caso. Esto quiere decir que, si no somos capaces de recuperar el funcionamiento normal de la barra de tareas, podemos volver atrás y restaurar uno de esos puntos en los que la barra funcionaba perfectamente. Antes de nada, merece la pena saber que también podemos crear esos puntos de restauración nosotros mismos manualmente.

Para todo esto que os contamos no tenemos más que escribir Crear puntos de restauración en el cuadro de búsqueda. En la nueva ventana que aparece nos encontramos con un botón que reza Restaurar sistema, que nos mostrará todos los puntos almacenados y creados con anterioridad. Todos ellos vienen con su correspondiente fecha, lo que se nos ayudará a hacernos una idea y elegir el más adecuado que recordemos de cuando no teníamos los problemas actuales con la barra.

También es interesante saber que podemos generar nuevos puntos de restauración por nuestra cuenta con tan solo pinchar en el botón Crear. Eso sí, debemos tener presente que cada punto de restauración ocupa un espacio considerable en nuestras unidades de disco, pero en ocasiones nos compensará el gasto.

Formatear el equipo

Si hemos instalado aplicaciones de terceros para modificar la estética de Windows, lo más probable es que se hayan modificado algunos parámetros que no se pueden revertir de ninguna forma, ni tan siquiera volviendo un punto de restauración anterior, ya que los cambios realizados en el sistema van más allá del registro de Windows. La única solución que nos queda si queremos que el equipo vuelva a funcionar como el primer día y no volvamos a tener problemas con la barra de tareas, es formatear el equipo y volver a instalar la correspondiente versión de Windows.

Lo primero que debemos hacer es una copia de seguridad de todos los archivos que queremos conservar en el equipo. Seguidamente, debemos descargar el creador de medios correspondiente a la versión de Windows que queremos instalar. Para instalar Windows 10, debemos descargar el instalador que Microsoft pone a nuestra disposición en este enlace. Si se trata de Windows 11 la descargar de este creador de medios está disponible aquí. Otra opción pasa por utilizar la aplicación Rufus, aplicación que nos permite descargar la versión Windows que necesitemos en cada momento (desde Windows 7 a Windows 11) y crear el correspondiente medio de instalación.

Problemas con las notificaciones en la barra de tareas

Tal y como comentamos antes, son muchas las funciones y tipos de uso que podemos llevar a cabo desde este útil elemento que forma parte de Windows, la barra de tareas. Pero hay algo que apareció tan solo unos años y que hasta la fecha no se podría decir que es una de las funciones más exitosas del sistema operativo. De hecho, hay que admitir que, para buena parte de estos, son algo que pasa totalmente desapercibidas. nos referimos a las notificaciones.

Del mismo modo que por ejemplo en los sistemas operativos para dispositivos móviles estas notificaciones se podrían considerar como un elemento clave, en Windows pasan mucho más desapercibidas. A pesar de todo ahí están presentes para todos aquellos que se quieran aprovechar de las ventajas que nos presentan. Además, merece la pena destacar que son altamente personalizables desde la aplicación de Configuración del sistema. Pero igualmente pueden dar problemas a la hora de mostrarse en la barra de tareas. Es por ello por lo que a continuación os enseñaremos la manera de solucionar esto.

Habilitar los distintivos de las notificaciones

También puedes comprobar que la aplicación de Configuración de Windows permite que las aplicaciones muestren distintivos de notificación cuando están en la barra de tareas. Para ello abrimos la aplicación desde la combinación de teclas Win + I y nos situamos en Personalización de entre todas las opciones disponibles aquí.

A continuación, en la parte izquierda nos situamos en el apartado de Barra de tareas y buscamos la opción Mostrar distintivos en la barra de tareas. En caso de que esté activada, la desactivamos y volvemos a poner como activada, lo que podría ayudar a restaurar las notificaciones en la barra.

Distintivos barra tareas

Comprobar el sistema de notificaciones

También es recomendable comprobar la configuración de notificaciones del ordenador para detectar cualquier irregularidad. Si las notificaciones están deshabilitadas en todo el sistema o para determinadas aplicaciones, en la barra de tareas también se deshabilitarán. Para ello nos situamos en Configuración / Sistema / Notificaciones y acciones donde nos aseguramos de que la opción de notificaciones para todo el sistema esté activada.

Luego ya podremos entrar en detalle con los parámetros personalizables que Windows nos brinda a este respecto. Y es que el propio sistema operativo nos permite adaptar estas notificaciones de manera individual para cada uno de los programas instalados.

Elimina la aplicación anclada problemática

Otro paso a dar en este sentido es eliminando la determinada aplicación que nos está dando problemas con las notificaciones de la barra de tareas. Para ello pulsamos con el botón derecho en el icono y elegimos la opción de Desanclar de la barra de tareas. A continuación, buscamos el fichero original para volver a anclarlo y ver si ha solucionado el problema.

desanclar aplicaciones

Llegados a este punto os diremos que lo habitual a la hora de interactuar, o acceder a los programas que instalamos en Windows, es a través del menú Inicio. Eso es cierto, pero también es verdad que usamos la barra de tareas para anclar los que usamos de manera más habitual. Esto, como os comentamos antes, nos permite tener esos accesos directos mucho más a mano, además de siempre a la vista.

Desactivar el modo concentración

Otro de los motivos por el que puede que no veamos las notificaciones de Windows es porque tengamos activado el Modo Concentración del sistema operativo. Este es un modo especial por el cual se desactivan todos los avisos generados por los programas de manera que podamos estar usando el PC sin ninguna distracción. Cuando se sale del modo concentración podemos ver todas las notificaciones que hemos recibido en ese tiempo para no perdernos ni un solo evento.

Asistente concentración Windows 11

Tanto en Windows 10 como en Windows 11, podemos encontrar todas las opciones relacionadas con este modo dentro del menú de Configuración (Win + I), dentro del apartado «Sistema». Vamos a poder ver el estado actual de este modo concentración, así como las distintas reglas automáticas por las que se puede activar automáticamente este ajuste.

Buscar posibles conflictos

Igualmente se puede dar el caso, no demasiado frecuente, de que nos encontremos repentinamente con un conflicto con los complementos del Explorador de archivos del sistema. Por tanto, llegados a este punto lo mejor que podemos hacer es un inicio limpio de Windows para determinar si los programas que se están ejecutan en segundo plano están interfiriendo con esta función o con la barra de tareas.

Hay que decir que, para hacer un inicio selectivo del sistema, debemos acceder al apartado de configuración del sistema. Esto es algo que logramos tras escribir el comando msconfig en el cuadro de búsqueda. A continuación, nos situamos en la pestaña General donde vemos diferentes maneras de arrancar el sistema: normal, diagnóstico y selectivo, que es el que elegimos.

Inicio selectivo

Aquí ya podremos desmarcar la opción Cargar elementos de inicio para después situarnos en la pestaña Servicios y marcar Ocultar todos los servicios de Microsoft.

Eliminar programas que modifican la barra de tareas

Otro motivo por el que suele fallar este elemento de Windows es por instalar programas diseñados para modificar esta barra de tareas. Hay usuario que quieren tener más control sobre las opciones de personalización de Windows e instalan programas que permiten, por ejemplo, cambiar el menú inicio por otro diferente (por ejemplo, el de Windows 7), o cambiar la alineación (o la apariencia) de los iconos de la barra de tareas (algo demasiado común en Windows 11).

Todo esto, al final, acaba pasando factura al sistema. Y lo hace en forma de pérdida de estabilidad y con un aumento considerable en el número de errores. Por lo tanto, si hemos instalado alguno de estos programas, y estamos teniendo problemas, debemos desinstalarlo cuanto antes. Puede incluso que, para que todo vuelva a funcionar bien tengamos que reparar el sistema completo.

En este sentido, tanto Windows 10 como Windows 11 ponen a nuestra disposición un gran número de opciones para personalizar la estética de Windows, incluyendo la posibilidad de cambiar el color de la barra utilizando temas prediseñados que también nos permite cambiar los sonidos e incluso los cursores del ratón. Estos temas, disponibles en la Microsoft Store, en su gran mayoría han sido creados por Microsoft, por lo que no nos van a dar ningún problema de funcionamiento ni con la barra de tareas ni con ningún otro elemento de la barra de tareas.

¡Sé el primero en comentar!