¿Realmente será Windows 11 el nuevo sistema operativo?

El 24 de junio va a pasar algo importante, de eso no quepa la menor duda. Dicha fecha, Microsoft va a hacer un anuncio importante sobre el futuro de su sistema operativo, Windows. Nada más que Microsoft hizo ese llamamiento, las redes empezaron a llenarse de todo tipo de especulaciones. Las más racionales hablaban de la presentación oficial de Sun Valley, pero otras divagan sobre un nuevo sistema operativo completo: Windows 11. De momento, todo podría ser, ya que no hay nada confirmado oficialmente, pero, ¿realmente hay probabilidades de que Microsoft lance un nuevo Windows?

Las redes y los medios se han llenado de todo tipo de teorías sobre un inminente Windows 11. Desde argumentos sobre que Windows 10 se ha quedado ya obsoleto hasta que la sombra de la imagen del anuncio no tiene los marcos de la ventana y parece, a grandes rasgos, un 11.

Nuevo Windows 10

Si hubiera sido Apple quien hubiese hecho esta imagen, todo podría ser, ya que sabemos de sobra lo detallista que es para estas cosas. Pero Microsoft nunca ha sido así, al menos con Windows (esos detalles son más típicos de la división de Xbox). Un poco de sentido común nos hace ver que no se ha eliminado el marco de la ventana en ese reflejo de luz, sino que la luz entra, por las ventanas de abajo, en un ángulo muy oblicuo.

Dejando de lado la imagen, que no indica nada, vamos a reflexionar: ¿realmente estamos preparados para un Windows 11?

Motivos por los que es poco probable ver Windows 11

Satya Nadella, CEO de Microsoft, ya dijo en varias ocasiones que Windows 10 sería la última versión del sistema operativo. Y tiene sentido, ya que este sistema ha sido diseñado de forma modular de manera que, con su sistema de actualizaciones semi rolling-release, está en constante evolución. Cada 6 meses recibimos una nueva versión del SO, con nuevas funciones y características, que hacen que Windows 10 esté constantemente creciendo. A día de hoy, nada tiene que ver la versión lanzada en 2015 con la actual 21H1.

Además, el nuevo nombre, Windows 11, rompería con la política del CEO de la compañía, así como tiraría por la borda todo lo que se ha hecho en Windows a lo largo de esos 6 años de vida. De nuevo, parece poco probable la presentación de este nuevo SO.

Windows 10 aún tiene vida para largo. Al contrario de lo que ocurrió en el pasado, cuando la informática y la tecnología evolucionaba a una velocidad vertiginosa, en los últimos 6 años no han cambiado tanto las cosas como ocurrió, por ejemplo, entre el 2001 y el 2006 (lanzamientos de XP y Vista). Por lo tanto, Windows 10 no se ha quedado, para nada, obsoleto, y aún puede seguir evolucionando. Sobre todo, gracias a su sistema de actualizaciones.

Un último argumento es que, si Microsoft estaba pensando internamente en Windows 11, no hubiera dedicado tanto esfuerzo en el desarrollo de Sun Valley, la segunda actualización de 2021 de Windows 10. Esta nueva versión llegará después de verano a todos los usuarios y, al contrario de lo que muchos nos quieren hacer pensar, en realidad el anuncio del próximo día 24 girará en torno a esta actualización, no a Windows 11 ni a Windows 80.

Sun Valley, un antes y un después en Windows

Desde hace tiempo, los usuarios apuntados al programa Insider de Microsoft pueden probar ya Sun Valley. Esta nueva actualización de Windows 10 va a ser una de las actualizaciones más grandes no solo de esta versión, sino de la historia de todo el sistema operativo. Un cambio estético radical que marcará un antes y un después y que modernizará al completo la apariencia del SO. Pero no un cambio tan grande como para ser un nuevo sistema operativo completo, como algunos dicen.

Partiendo de los cambios estéticos de esta nueva actualización, puede que Microsoft sí aproveche para hacer un cambio en la marca de Windows. Puede que el sistema operativo pase a llamarse «Windows» a secas en lugar de «Windows 10». Incluso puede que veamos un 11 por ahí, pero no será más que un nombre, parecida a la nomenclatura que usa Apple con macOS. Pero lo que está más que claro es que no va a ser un nuevo sistema operativo, creado de cero, como pudo ser Windows XP o Windows 7. Y tampoco tendremos que pasar por caja, otra vez, para conseguir la licencia.

Entonces, ¿es imposible ver Windows 11 el próximo día 24? Nada es imposible, y menos conociendo a Microsoft. ¿Y probable? La verdad es que muy poco, pero sea como sea, en 3 semanas saldremos de dudas.