Antes de que acabe el año tendremos un nuevo Windows

Tenemos Windows 10 para largo. Aunque en un principio este sistema operativo iba a durar hasta 2025, el modelo de desarrollo que adopta Microsoft con él ha marcado un antes y un después en lo que a Windows se refiere. Este sistema recibe nuevas versiones cada 6 meses, añadiendo nuevas funciones y características y ampliando, de 18 en 18 meses, el soporte de cada versión. Sin embargo, Microsoft tiene varios proyectos muy ambiciosos bajo el brazo, y uno de ellos es su nuevo sistema operativo Windows 10X.

Windows 10X es el nuevo sistema operativo de Microsoft con el que la compañía pretende abrirse paso dentro del mercado de las tablets, sobre todo entre los nuevos modelos con dobles pantallas plegables. Este sistema operativo ya ha sido presentado hace un año, en otoño de 2019. Sin embargo, este SO se encontraba en una fase muy temprana de su desarrollo, aunque sí pudimos ver funciones y características de lo más interesantes como su nuevo buscador, la apariencia y el menú.

Menú Windows 10X

Este nuevo sistema operativo estaba pensado estrenarse junto al lanzamiento de la nueva Surface Neo de Microsoft. Sin embargo, esta tablet ha sido retrasada hasta 2022. Microsoft no quiere retrasar ya más el lanzamiento de este nuevo sistema operativo, por lo que Windows 10X se estrenará en unas semanas para dispositivos con una sola pantalla.

Windows 10X llega en diciembre

Según los planes de Microsoft, este nuevo sistema operativo alcanzará su versión RTM en diciembre de este mismo año, es decir, en unas semanas. La versión RTM significa que el SO ya está acabado y que es la versión que los fabricantes empiezan a instalar en los dispositivos. En caso de que haya fallos de última hora se corregirán mediante actualizaciones post-lanzamiento.

Este sistema operativo no está pensado para competir contra el Windows 10 de escritorio. Es más, no sabemos ni siquiera si se podrá instalar en cualquier PC o solo se distribuirá preinstalado mediante imágenes concretas (como las ROMs de los móviles). La idea es que compita directamente contra Chrome OS, como un sistema operativo web, ligero y rápido.

El soporte para Win32 queda en el aire

Uno de los aspectos más preguntados sobre este nuevo sistema operativo es, ¿qué va a pasar con las aplicaciones Win32? En un principio, Windows 10X iba a estar enfocado especialmente al uso de aplicaciones UWP y a la web. Sin embargo, Microsoft dijo que se podrían ejecutar apps normales, Win32, mediante un sistema de virtualización revolucionario llamado VAIL.

Por desgracia, todo apunta a que Microsoft ha eliminado todo lo necesario para poder ejecutar la capa de abstracción VAIL, lo que significa que Windows 10X dejará las aplicaciones Win32 de lado y solo podrá ejecutar UWP y PWAs nativas. Por defecto, traerá ya varias apps instaladas para todos los usuarios, como, por ejemplo, Word, PowerPoint, Excel, Teams y Skype.

La virtualización de las aplicaciones Win32 podrían llegar con una actualización futura de Windows 10X. Si todo va bien, debería llegar en 2022 junto al lanzamiento de la tablet Surface Neo, para la que ha sido diseñado 10X en específico.

Mientras llega, los usuarios que quieran probar este sistema operativo pueden hacerlo simplemente con bajar e instalar el emulador de Windows 10X gracias a Windows Emulator.