¿Cuándo podemos prescindir de los parches de seguridad de Windows?

La seguridad es uno de los apartados que más se encuentra tienen la mayoría de los desarrolladores de software hoy en día. Esto es algo que se hace especialmente patente en un sistema de la potencia e importancia de Windows de Microsoft, por lo que la firma trabaja especialmente en todo ello.

Sirva como claro ejemplo que las más recientes versiones del sistema que incorporan su propia solución de seguridad, nos referimos a Windows Defender. Este es un antivirus que, aunque a muchos no les convenza, con el paso del tiempo se ha ganado la confianza de millones de usuarios. Por tanto, el antivirus integrado en el sistema nos permite descartar el uso de otras soluciones externas de terceros.

Otra de las ventajas que aquí encontramos, como os podéis imaginar, es que estaremos protegidos desde el primer momento en el que empezamos a trabajar con nuestro nuevo ordenador. Hay que tener en consideración que además está desarrollado por la misma firma del sistema operativo, por lo que se integra a la perfección en el mismo. Pero la seguridad no solamente se trata de tener un antivirus instalado, sino que también debemos realizar tareas de mantenimiento. Con esto nos referimos a que es importante que ese software esté correctamente actualizado en todo momento.

De esto es algo de lo que se encarga directamente la firma de Redmond, por lo que constantemente envía actualizaciones y parches de seguridad para el sistema operativo. Estos los recibimos a través de Windows Update de forma periódica. sin embargo, hay determinadas situaciones o circunstancias por las que podemos o deberíamos prescindir de estos parches de seguridad.

Windows update

Al realizar pruebas relacionadas con malware

Hay determinados usuarios que a nivel profesional o por curiosidad, realizar ciertas pruebas en cuanto a las vulnerabilidades y fallos de seguridad más recientes. Como no es difícil imaginar Windows es un buen caldo de cultivo para todo ello, por lo que cuanto más expuesto esté el PC en este caso concreto, mejor que mejor.

Es por ello por lo que, si nos dedicamos a estas tareas que os comentamos, la necesidad de instalar los últimos parches de seguridad enviados por Microsoft, no serán necesarios. Llegados a este no hace falta decir que, si deseamos tener un equipo convenientemente protegido, instalar estos elementos es muy importante.

Se reportan problemas con las actualizaciones

Debido a su experiencia negativa, muchos usuarios ya saben que uno de los principales hándicaps de Microsoft son las actualizaciones. A pesar de ser elementos extremadamente importantes, sea cual sea su tipo, los problemas tras su envío son casi constantes para algunos usuarios. Ya sea por temas de incompatibilidad o por un mal desarrollo, algunas actualizaciones y parches de seguridad dan más problemas que soluciones.

Precisamente por todo ello multitud de usuarios con cierta experiencia esperan unos días antes de instalar estos parches y actualizaciones enviados por la firma. En el caso que nos ocupa en estas líneas, los parches de seguridad, sucede lo mismo. Con esto lo que os queremos decir es que a pesar de la insistencia de Microsoft con instalar cuanto antes, en ocasiones conviene tener paciencia. Más si hemos leído reportes acerca de los problemas que han dado las más recientes actualizaciones enviadas por la empresa.

¡Sé el primero en comentar!