No corras riesgos: analiza una ISO con el antivirus antes de montarla

Generalmente utilizamos un determinado sistema operativo principal en nuestro ordenador, pero también podemos instalar uno secundario o probar algún otro mediante una máquina virtual. También podemos utilizar determinadas imágenes ISO de sistemas para instalarlos en un equipo que carezca de este elemento software.

Gracias a la potencia de los equipos actuales y a los sistemas operativos disponibles, tenemos la posibilidad de elegir muchos de ellos. Para todo esto en multitud de ocasiones se utilizan las mencionadas imágenes en formato ISO que nos facilitan mucho las tareas de instalación o prueba. Al mismo tiempo este tipo de archivos en concreto no solamente se utilizan para albergar los mencionados sistemas operativos, sino que hay aplicaciones completas que se añaden aquí.

Sea cual sea su finalidad, montar en el sistema una imagen de estas características cada vez es más sencillo, incluso si no utilizamos aplicaciones externas. Sirva como claro ejemplo de todo ello el sistema operativo Windows que nos permite montar una ISO directamente desde el Explorador de archivos. Esto nos permite crear una unidad virtual con el contenido de la imagen y poder operar con ella tal y como lo necesitemos. Igualmente podemos cargar la misma en una máquina virtual para probar ese sistema antes de instalarlo en el PC de manera definitiva.

Incluso tenemos la posibilidad de arrancar ordenadores con estos archivos para su posterior instalación desde una memoria USB, por ejemplo. Lo que os queremos decir con todo esto es que son múltiples los usos que le podemos dar a una imagen ISO en estos instantes. Pero de igual modo os recomendamos tomar ciertas precauciones para así evitar disgustos en el futuro.

Escanea las ISO con el antivirus para evitar problemas

Con esto lo que os queremos decir es que estas imágenes están compuestas generalmente por una buena cantidad de archivos contenidos. Por tanto, en ciertas ocasiones y tal y como viene siendo habitual con todo tipo de ficheros, los ISO pueden tener en su interior algunos códigos maliciosos. Asimismo, al montar la imagen, o cargarla en un PC para su posterior instalación, podemos estar añadiendo esos malware sin que nos demos cuenta. Esto es algo similar a lo que sucede con los archivos comprimidos .ZIP que los antivirus muchas veces escanean por defecto.

Pues bien, algo similar deberíamos llevar a cabo con estas imágenes antes de empezar a utilizarlas. Esto es algo que se hace especialmente patente si hemos descargado ese archivo de una fuente poco fiable de internet. Lo mismo sucede si la recibimos de algún usuario desconocido y tenemos ciertas dudas. Llegados a este punto por ejemplo cabe mencionar que este análisis al que nos referimos lo podemos llevar a cabo fácilmente en Windows. Evidentemente el escaneo como tal deberíamos realizarlo antes de montar la ISO en el sistema o cargarla en cualquier otro equipo.

Para esto que os contamos lo que hacemos es abrir una ventana del Explorador de archivos y situarnos en la ubicación de disco donde la tenemos guardada. En el sistema de los de Redmond basta con que pinchamos con el botón derecho sobre la ISO y seleccionemos la opción llamada Examinar con Windows Defender.

examinar ISO

A partir de ese instante el antivirus por defecto del sistema de Microsoft se pondrá en funcionamiento y analizará el total del contenido de la imagen. De este modo nos aseguramos de que la misma esté limpia antes de montar la o ISO o cargarla en cualquier otro ordenador.

¡Sé el primero en comentar!