¿Qué antivirus hace que tu ordenador vaya más lento?

El antivirus se ha convertido en una herramienta esencial para cualquier usuario que se conecte a Internet. Gracias a él podemos estar protegidos de las, cada vez más frecuentes, amenazas que, en cualquier momento, pueden poner en jaque nuestra seguridad. Así, podemos navegar sin miedo a virus, troyanos, software espía, ransomware, y otras amenazas. Pero esta tranquilidad tiene un precio, y es que, mientras está en funcionamiento, el antivirus utiliza memoria y procesador, haciendo que el PC vaya lento. Por ello, es importante saber qué antivirus debemos elegir.

Casi siempre, a la hora de elegir un antivirus, solemos mirar mucho el nivel de protección que nos ofrece. Es decir, si es capaz de detectar y bloquear bien las amenazas, si su base de datos de actualiza a menudo, y si hace uso de funciones heurísticas y tiene una base de datos en la nube. Pero tan importante como la seguridad es el rendimiento. Y es que de poco sirve estar protegidos si el uso del ordenador se vuelve desesperante.

Los dos antivirus más lentos

Según los exhaustivos tests de AV-Comparatives, realizados en abril de este mismo año, podemos ver que hay dos antivirus que destacan por hacer que el ordenador vaya más lento de lo normal. El primero de ellos, para sorpresa de muchos, es el propio antivirus de Windows. Este, que está instalado en los ordenadores por defecto, tiene serios problemas con las primeras ejecuciones. Es decir, ralentiza considerablemente el PC cuando copiamos archivos por primera vez, dado que tiende a analizarlos uno a uno, y al instalar programas. También hace que el PC vaya lento al comprimir y descomprimir archivos.

Windows Defender en Windows 11

Más o menos ocurre lo mismo con Total Defense, otro antivirus que peca de lo mismo que Windows Defender, haciendo que el ordenador vaya lento al comprimir, copiar archivos e instalar programas.

Instalar y abrir programas: los puntos más débiles

En mayor o medida, donde más suelen fallar los antivirus son en estas dos tareas. A la hora de instalar un programa, el software de seguridad debe analizar todos los archivos que forman parte de él para asegurarse de que no se copia nada que pueda ser peligroso. Y, a la hora de abrir programas, las funciones de análisis por comportamiento deciden si el software es de fiar o no. Generalmente, tras abrirlo por primera vez, pasa a una especie de «lista blanca» en la que ya no se analiza más hasta que haya algún cambio.

Malwarebytes, McAfee o Bitdefender son otros ejemplos de antivirus que hacen que el ordenador vaya lento al realizar estas comprobaciones, aunque no tanto como los dos anteriores.

Ventana principal McAfee

Y entonces, ¿qué antivirus tienen menor impacto en el rendimiento del PC? Pues, acorde a estos tests realizados por AV-Comparatives, las dos opciones con menor impacto en el rendimiento del PC, de mejor a peor, son K7, Panda y ESET. Ahora bien, si queremos un equilibrio entre seguridad y protección, mejor dejar de lado a K7 y apostar por Panda, si sabemos responder ante falsos positivos, o ESET si queremos proteger el PC y olvidarnos de todo lo demás.

¡Sé el primero en comentar!