Convierte tus archivos PowerPoint en PDF y aprovecha sus ventajas

Muchos de vosotros ya sabréis que a la hora de diseñar presentaciones multimedia propias, PowerPoint es una excelente alternativa. este es un programa que se incluye dentro de la suite ofimática de Microsoft y que acompaña a otros como Word o Excel. Asimismo PowerPoint nos permite trabajar con multitud de formatos de fichero, incluso con PDF.

Hablando de formatos de fichero, dependiendo del tipo de uso que vayamos a hacer de los mismos, disponemos de una serie de alternativas entre las que elegir. Si nos centramos en el sector del software de ofimática, aquí tenemos algunos tan comunes como XLSX, PPTX, DOCX o PDF, entre otros muchos. De hecho en ciertas ocasiones y en algunos programas de este tipo podemos interactuar con varios de ellos.

En estas mismas líneas nos vamos a centrar en PowerPoint, en concreto en la posibilidad que nos ofrece el programa de guardar nuestros proyectos en PDF. Por regla general aquí usamos formatos tales como PPTX, que es el que se usa por defecto. Sin embargo la aplicación como tal tiene soporte para otros muchos, entre ellos el popular PDF propiedad de Adobe. Seguro que en multitud de ocasiones os habéis encontrado con archivos de este tipo, aunque generalmente formados por textos o formularios.

Sin embargo este es un formato que da mucho más de sí, incluso para albergar presentaciones multimedia que hayamos diseñado en PowerPoint. Llegados a este punto en algunas ocasiones nos podemos preguntar cuál es la utilidad real de guardar uno de estos proyectos multimedia en el mencionado formato PDF. De eso es precisamente de los que os queremos hablar a continuación, algo que probablemente os será de utilidad en determinadas circunstancias.

Un archivo PDF es más compatible que un PPTX

Seguramente ya sabéis por experiencia propia que PowerPoint es un programa válido tanto para entornos domésticos como más profesionales. Le podemos usar para crear presentaciones a nivel personal, por temas educativos, o incluso para uso corporativo de alto nivel. Os contamos esto porque si nos centramos en este último tipo de uso, quizá esas presentaciones que hemos diseñado las tengamos que enviar a otros compañeros de trabajo, o a clientes.

Sin embargo no todo el mundo tiene el programa de Microsoft instalado en su PC, por lo que se puede dar el caso de que no puedan abrir el archivo PPTX o PPSX. Al mismo tiempo un fichero en formato PDF por ejemplo lo abren la mayoría de los navegadores, y todo el mundo tiene un navegador web instalado. Así que por motivos de compatibilidad, guardar y enviar una presentación en PDF puede ser una excelente solución.

Usar PDF para que la presentación no se pueda cambiar

Otra de las ventajas que aquí nos encontramos es que si compartimos con otros o enviamos la presentación original de PowerPoint, cualquiera podrá modificarla. Basta con abrir la misma en el programa de Office y hacer los cambios pertinentes. sin embargo si la guardamos en formato PDF y la compartimos, esta tan solo podrá ser consultada y visualizada.

Este tipo de uso nos puede resultar de gran utilidad en todo tipo de entornos o modos de trabajo, tanto profesionales como educativos

Reducir el tamaño final del fichero

Otro de los puntos que debemos tener en consideración en esta situación, es que al guardar una presentación PowerPoint en PDF, podemos personalizar el archivo resultante. sirva como ejemplo que esto nos será de enorme utilidad a la hora de reducir el tamaño final de la presentación qué será ofrecida en el formato de fichero de Adobe. para ello basta con que nos situemos en la opción de menú Archivo / Guardar como. Aquí seleccionamos el formato PDF de la lista desplegable, y pinchamos en Más opciones / Opciones.

powerpoint pdf

En la nueva ventana que aparece nos encontramos con una serie de parámetros que nos permiten personalizar los elementos que se incluirán en el PDF. Además podemos hacer que la presentación sea compatible con PDF / A, o elegir las diapositivas que se adjuntarán al archivo final.

¡Sé el primero en comentar!