Elige bien tu reproductor multimedia y evita un alto consumo de CPU

Al igual que sucede con un navegador de internet o un antivirus, en los tiempos que corren un reproductor multimedia se ha convertido en algo habitual en cualquier equipo. Además, disponemos de multitud de soluciones de este tipo de las que echar mano, como sucede con VLC, Kodi, MPC-HC, y otros muchos.

Por regla general estas aplicaciones las utilizamos, tal y como indica su nombre, para múltiples tareas relacionadas con el sector multimedia. Dependiendo de sus capacidades y funciones, la mayoría nos permiten reproducir vídeos, archivos de música, canales de televisión, todo ello trabajando tanto de manera local como online. Además, hay usuarios que van a requerir de una serie de funcionalidades adicionales son más específicas, mientras que otros se conforman con lo básico.

Qué debo tener en cuenta al elegir un reproductor u otro

De ahí que se puede seleccionar un reproductor multimedia u otro de entre los muchos que podemos encontrar. Quizás uno de los más completos y populares en estos momentos sea VLC, pero tampoco quiere decir que sea el mejor. Eso sí, a la hora de decantarnos por una solución u otra, algo que debemos tener muy en cuenta son nuestras preferencias o prioridades. En algunos casos se busca la compatibilidad con muchos formatos, en otros una interfaz agradable, el uso de complementos, o el bajo consumo de recursos del PC.

De hecho, en estas mismas líneas nos queremos centrar en este último apartado, es decir, las repercusiones que puede tener un reproductor multimedia con un alto consumo de CPU del equipo. Os contamos todo esto porque en el caso de que utilicéis un programa de este tipo que consume mucha CPU y RAM, como sucede por ejemplo con Kodi, Pues deberías decantar por otra alternativa más ligera. Estos son algunos de los signos que encontraremos al trabajar con un reproductor de alto consumo del procesador.

addon kodi

Problemas que encontramos si el programa consume mucha CPU

En el caso de que dispongamos de un equipo que se podría considerar como antiguo, o sencillamente está un tanto limitado en cuanto a sus especificaciones internas, debemos poner un especial cuidado a la hora de elegir el software. Ya no solo cuando vamos a decantarnos por un reproductor u otro, sino que esto se extiende a todo tipo de sectores. Sin embargo hay que saber que los reproductores multimedia en ocasiones son enormemente exigentes, especialmente si tratamos con contenidos de alta resolución y calidad. Es por ello que a continuación os hablaremos de algunos de los problemas que podemos encontrar con un programa de estos que consuma mucha CPU.

Se producen saltos en la reproducción de vídeos

Uno de los primeros fallos que vamos a encontrar con un reproductor demasiado exigente es que la reproducción de contenidos de video no es fluida. Esto quiere decir que nos encontraremos con saltos que pueden resultar bastante molestos durante la mismas. Cabe mencionar que este hecho se puede dar de manera más habitual si tratamos con contenidos de alta resolución, por ejemplo, en HD o 4K.

Por tanto, se podría decir que esta es una buena razón por la que deberíamos elegir otras soluciones software de estas mismas características, pero más liviana.

La imagen no se coordina con los subtítulos

En muchas ocasiones disponemos de dos archivos independientes, uno con la imagen del vídeo y otra con los subtítulos. Si todo funcionase de manera correcta ambos elementos deberían coordinarse para que pudiésemos leer esos subtítulos a medida que aparece la imagen en su momento exacto. Sin embargo, si el reproductor tiene problemas con los recursos disponibles del equipo, veremos que de un modo u otros ambos elementos no van coordinados.

Al igual que en el caso anterior esta es una molestia bastante importante, por lo que deberíamos tomar alguna determinación.

El resto de los programas en ejecución se quedan bloqueados

Hay que tener en cuenta que cuando hablamos de contenidos de vídeos de alta resolución nos podemos encontrar con ficheros que ocupan varios gigas. Por tanto, si estamos tratando con estos en un PC un tanto limitado en cuanto a potencia de CPU o memoria RAM, listo afectará directamente al resto de aplicaciones en ejecución.

De esta manera cabe la posibilidad de que nos encontremos con que el resto de los programas no responden cuando intentamos acceder a ellos o ponerlos en funcionamiento.

Windows se congela y no responde

Pero en casos un poco más extremos en la cosa no va a acabar ahí, sino que se pueden dar problemas más graves que afecten al sistema en su totalidad. Nos referimos a que llegado un momento en el que forcemos la situación de reproducción, se pueden producir bloqueos del sistema operativo, lo que nos llevará a forzar un reinicio y perder los datos de los programas que tengamos abiertos.

Siempre podemos intentar finalizar el proceso del reproductor desde el Administrador de tareas, pero no siempre será posible.

1 Comentario