Microsoft quiere que el sistema de archivos exFAT se integre también en el núcleo de Linux

Como os hemos venido contando estos meses atrás, poco a poco Microsoft se ha ido acercando al software de código abierto. De hecho en estos momentos ya podemos ejecutar algunas distribuciones de Linux en el propio Windows 10, uno de sus productos estrella.

Pues bien, ahora, tal y como se ha podido saber, la firma con sede en Redmond ha anunciado que pretende incluir el soporte de su sistema de archivos exFAT, Extended File Allocation Table, para unidades USB y tarjetas SD, en el núcleo de Linux. En concreto la propia empresa anuncia que está apoyando la incorporación de la tecnología exFAT propia en el núcleo del sistema operativo. Esto lo ha hecho público John Gossman, Ingeniero de Microsoft y miembro de la Junta Directiva de la Fundación Linux.

Para aquellos que no lo conozcáis, la tecnología propietaria exFAT fue introducida hace más de una década, en concreto en 2006, como sucesora de FAT32. Así, en estos momentos esta tecnología es utilizada por buena parte de los dispositivos de almacenamiento de memoria flash. La implementación exFAT está disponible para los usuarios de Linux que quieran montar tarjetas SD y unidades flash con ese formato. Sin embargo lo que ahora se pretende es proporcionar una implementación con todas las funciones del mismo.

También debemos tener en cuenta que el código exFAT de Linux estará disponible bajo GPLv2. De igual modo, en estos momentos y para preparar su llegada en un futuro al núcleo de Linux, Microsoft ha publicado la especificación técnica exFAT en su sitio web de para desarrolladores.

De Windows a Linux

El soporte exFAT nativo llegará al núcleo de Linux

Merece la pena saber que los de Redmond también argumentan que están poniendo la especificación técnica de exFAT a disposición de todo el mundo. Esto se está llevando a cabo de forma gratuita, por lo que el código exFAT en el núcleo de Linux estará disponible bajo GPLv2, como os comentamos.

De hecho la firma también apunta que para ellos es importante que la comunidad Linux pueda hacer uso de exFAT directamente desde el núcleo del sistema operativo con total confianza y funcionalidad. Para ello, planean poner a disposición del gran público las especificaciones técnicas de Microsoft para exFAT, todo para facilitar el desarrollo de las correspondientes implementaciones.

Hay que tener en cuenta que Microsoft se unió a la Fundación Linux en el pasado mes de noviembre de 2016. Esto lo logró tras adoptar lentamente el modelo de software de código abierto y después de que Satya Nadella asumiera el cargo de CEO de la compañía. Al mismo tiempo la firma ya había desarrollado otras tecnologías y herramientas de código abierto, por lo que esta llegada no extrañó a casi nadie.

A todo ello hay que sumarle el desarrollo del subsistema Windows para Linux o WSL. Hablamos de una capa de compatibilidad que permite a los usuarios de Windows 10 y Windows Server 2019, ejecutar binarios Linux de forma nativa en sus equipos.