Así de fácil podemos leer unidades de Linux en Windows

Así de fácil podemos leer unidades de Linux en Windows

Alberto Pintado

Todos hemos trabajado alguna vez con Windows. Es el sistema operativo por antonomasia de los ordenadores. Sin embargo, el paso de los años ha ido en favor de los desarrollos libres, como es el caso de Linux. Aunque sus adeptos se cuentan por decenas de miles, Windows sigue siendo el líder. A pesar de las incompatibilidades con el resto de los sistemas, ya que no podemos leer el formato EXT en Windows.

En cuestiones de almacenamiento, Windows también está muy presente. Sus formatos NTFS e, incluso, FAT32 están a la orden del día. No obstante, son muchos los que utilizan otros sistemas operativos, con los que el de Microsoft no suele ser compatible. El caso más directo es el de Mac, cuyas unidades de almacenamiento no van en armonía.

Pero no solo los de Apple se quedan lejos de estar acordes a Windows, sino que los discos duros con formato Linux tampoco pueden leerse en Windows. Las distribuciones de este sistema operativo libre cuentan con formatos como EXT2, EXT3 o ETX4, entre otros. De menos a más, estas opciones se han ido mejorando para agregar mejores registros o aumentar el límite de almacenamiento.

Pero, de nuevo, el problema radica en la compatibilidad. Si queremos utilizar estos discos duros de Linux en Windows no podemos hacerlo con solo conectarlos a nuestro ordenador. Y eso que Linux es uno de los sistemas operativos más seguros y actualizados.

Debemos utilizar el software perfecto para ello, por lo que tenemos que conocer los mejores programas para aprovechar las unidades EXT en Windows. Si trabajamos con Windows y Linux en conjunto, estos programas son una gran solución.

¿Es seguro abrir discos de Linux en Windows?

Por supuesto, el soporte para las unidades EXT en Windows no es oficial, se consigue a base de drivers creados por otros usuarios, o por compañías, para ese fin. Y cuando están en juego los datos de nuestros discos duros, hay que tener siempre mucho cuidado.

A diferencia de lo que ocurre en el caso contrario (es decir, al abrir NTFS desde Linux), acceder a las unidades EXT 2, EXT3 y EXT4 de Linux desde Windows no suele dar problemas. Ni en lectura ni en escritura. Por lo tanto, los datos no suelen correr peligro. De todas formas, podemos asegurarnos aún más si en lugar de escribir en el disco (es decir, guardar datos), solo leemos la información que hay guardada en él. Donde más problemas suele haber es en las escrituras, por lo que, de esta forma, no habrá problemas.

Cómo leer y escribir unidades EXT en Windows

En primer lugar, lo más importante es saber si nuestra unidad de Linux cuenta con formato EXT2, EXT3 o EXT4. Si comprobándolo en las propiedades de este, desde un ordenador, nos reafirma esta configuración, podemos utilizar uno de los siguientes programas para leerla en Windows.

Subsistema de Windows para Linux (WSL)

Realmente, no es necesario utilizar una aplicación de terceros para poder acceder a unidades que utilizan el sistema de archivos de Linux (ext2, ext3 y ext4), ya que podemos utilizar el Subsistema de Windows para Linux disponible de forma nativa, aunque, la única forma de poder acceder es a través de la línea de comandos, ya que, de momento, Microsoft sigue sin implementar una interfaz gráfica que ayude a interactuar con el sistema operativo de una forma más sencilla y para usuarios novatos.

Lo primero que debemos hacer es activar esta función dentro del apartado Características de Windows, a las que podemos acceder introduciendo esos términos en el cuadro de búsqueda de Cortana. La casilla que debemos activar lleva por nombre Subsistema de Windows para Linux. Una vez activada, Windows nos invitara a reiniciar el equipo para activar el sistema. A continuación, debemos acceder a la Microsoft Store e instalar cualquier distro que queremos, siendo recomendable instalar Ubuntu 22.04 LTS.

Instalar Ubuntu en Windows

Una vez hemos instalado Ubuntu, y lo ejecutamos por primera vez, tendremos que esperar nos segundos hasta finalice la instalación. Una vez ha finalizado, se mostrará la línea de comandos. Con la unidad conectada al equipo, debemos utilizar los siguientes comandos, sustituyendo la letra D por la unidad que queremos establecer en el equipo.

sudo mkdir /mnt/d sudo mount -t drvfs d: /mnt/d

Una vez hemos montado la unidad, podemos acceder a ella directamente desde el explorador de archivos, donde se mostrarán todos los archivos que se encuentran en su interior y vamos a poder copiar y mover archivos arrastrándolos desde las diferentes unidades instaladas en nuestro equipo.

Ext2SFD

Ext2SFD

Nuestra primera herramienta seleccionada es gratuita y una de las más interesantes. No lo definimos como programa, puesto que no lo es como tal. Más bien es un componente que se instala en nuestro ordenador y que nos permite leer y escribir en las unidades con formato EXT2, EXT3 y EXT4 de forma casi nativa.

Su última versión, la 0.69, añadió la compatibilidad con las recientes unidades EXT4, por lo que prácticamente todas las unidades de Linux serán compatibles con Windows gracias a este recurso. Así, es posible leer y escribir todos los datos de este tipo de dispositivos de almacenamiento e, incluso, arrancarlos desde el ordenador Windows nada más conectarlas, como si fueran formatos propios de Microsoft.

Podemos descargar la herramienta desde la web oficial del desarrollador.

Ext2Explore

EXT2Explore

Con este programa, su creador solo quería facilitar la lectura y descarga de los datos de nuestras unidades Linux en Windows. Es una herramienta de código fuente libre y su desarrollador ha permitido una ventaja importante sobre el resto: es portable.

Para iniciarlo, solo necesitamos descargar los archivos de código y el ejecutable. Este último debe estar en la misma carpeta que el resto de los archivos. Debemos arrancar el programa con permisos de administrador y, una vez lo hayamos hecho, el sistema reconocerá todas las unidades EXT conectadas a Windows. A pesar de que la aplicación no se ha actualizado desde 2012, funciona sin problemas en Windows 11 aunque es recomendable ejecutarla como si se tratara de una aplicación de Windows 7, a través de las propiedades de la aplicación a las que accedemos desde el botón derecho del ratón y con permisos de administrador.

Podemos descargar el programa desde el blog oficial del desarrollador.

Linux File Systems for Windows

Linux File Systems by Paragon

El desarrollo de Paragon como solución para los problemas de compatibilidad en almacenamiento siempre está a la altura. En este caso, su herramienta es la mejor de la lista, con unas características muy intuitivas y potentes que nos permitirán leer unidades EXT de Linux en nuestro Windows.

El proceso es, como siempre, muy sencillo. Solo tenemos que instalar el programa y, al conectar cualquier unidad con formato EXT2, EXT3 o EXT4 (incluso Btrfs o XFS, otros dos formatos de Linux), podremos leer o escribir todos los datos en ellos que queramos.

La única pega es que cuenta con una prueba gratuita de 10 días que, al terminar, reducirá la velocidad de lectura y de escritura drásticamente. Esto puede salvarse comprando una licencia, pero no es imprescindible.

Está disponible en la web oficial de Paragon.

Linux Reader

Linux Reader

La última herramienta que analizamos es la de DiskInternals. Con Linux Reader podemos trabajar no solo con unidades de Linux en Windows, sino que también soporta ReiserFS, Reiser4, HFS, HFS+, FAT, exFAT, NTFS, ReFS y UFS2.

El principal problema es que es una solución para solo lectura y exportación de datos. Es decir, podemos leer el contenido de una unidad con estos formatos e, incluso, guardar lo que queramos en nuestro ordenador. Pero no es posible escribir nuevos datos sobre él. Como la idea es acceder a los datos y, si se diera el caso, copiar a un equipo con Windows, la limitación de solo lectura no es ningún problema ya que, si queremos editarlos, podemos utilizar cualquier distribución Live Linux para hacer hacerlo fácilmente.

Podemos descargar la versión gratuita desde aquí. Cuenta también con una versión de pago con mejores funciones.

UFS Explorer

UFSExplorer

Hablar de UFSExplorer es hacerlo de una herramienta completísima. No solo trabaja con EXT2, EXT3 y EXT4 para leerlos en Windows, sino que también admite formatos de almacenamiento de Mac y otros más.

Sin embargo, es un programa que solo nos permite acceder a la unidad de Linux en Windows y exportar sus archivos, sin permisos de escritura.

Cuenta con una versión gratuita y otra de pago y lo podemos descargar desde aquí.

Explore2fs

Explore2fs

Hablamos ahora de un programa muy similar a lo que puede ser el Explorador de archivos de Windows, con la peculiaridad de que es capaz de leer particiones del disco duro y sistemas de archivos que se encuentren en EXT2 Y EXT3, por lo que nos va resultar especialmente útil si disponemos de un sistema de arranque dual con Linux y Windows. Es posible ejecutarlo en todas las versiones del sistema operativo de Microsoft y dispone, además, de la capacidad para leer ReiserS junto a otros sistemas de archivos. También debemos de tener en cuenta que el programa se limita exclusivamente a la lectura de los ficheros, no siendo posible la escritura sobre ellos, pero si que podremos ejecutar archivos, copiarlos y exportarlos. Además, cuenta para soporte para discos y archivos grandes y se encuentra disponible únicamente en inglés.

Podemos descargar Explore2fs desde este enlace.

Ext2 para Windows

Ext2 para Windows

Esta herramienta nos va a proporcionar acceso completo a los volúmenes Ext2 de Linux sobre los cuales podremos leer y escribir, por lo que nos puede resultar útil si tenemos instalado Windows y Linux dentro de un entorno de arranque dual en nuestro PC. Lo que hace es instalar un controlador de sistema de archivos en modo kernel llamado Ext2fs.sys, que se encarga de extenderse por el sistema operativo para incluir el sistema de archivos Ext2. Dado que se ejecuta dentro de la misma capa de software en Windows como en todos los controladores del sistema (NTFS, FASTFAT, CDFS, etc) permite que se pueda acceder directamente a los volúmenes con Ext2.

Es posible descargar Ext2 para Windows desde aquí.

Ext2Read

Otra interesante aplicación que tenemos a nuestra disposición para leer unidades Linux desde Windows sin problemas es Ext2Read, una aplicación de código abierto que nos permite acceder a unidades con el sistema de archivos ext2, ext3 y ext4. Además, a diferencia de la mayoría de las aplicaciones que hemos recopilado en este artículo, no es necesario instalar la aplicación ya que se trata de una aplicación portable.

El único requisito para poder utilizar la aplicación es ejecutarla con permisos de administrador. Una vez hemos accedido a las unidades, podemos copiar el contenido de las unidades con sistema de archivos ext2, ext3 y ext4 a cualquier directorio de Windows, sin embargo, no nos permite realizar modificaciones en estas unidades, únicamente nos permite tener permisos de lectura, no de escritura. Podemos descargar esta aplicación a través del siguiente enlace. La aplicación lleva 12 años sin actualizarse, sin embargo, funciona sin problemas en las versiones más recientes tanto de Windows 10 como Windows 11.

DiskGenius

Una aplicación más que válida para acceder a unidades ext4 con una interfaz de usuarios muy intuitiva y similar al explorador de archivos de Windows, la encontramos en DiskGenius. DiskGenius es una aplicación con la que podemos leer cualquier tipo de sistema de archivo sin necesidad de instalar aplicaciones antiguas o habilitar WSL, especialmente si los conocimientos de Linux se reducen a la mínima expresión.

DiskGenius

Pero, no solo nos permite acceder a unidades en formato EXT4, además de exFAT, NTFS y FAT32, sino que, además, con esta aplicación podemos recuperar cualquier archivo que hayamos eliminado, crear particiones en cualquier disco duro, hacer copias de seguridad. También incluye un gran número de utilidades para gestionar los datos de nuestro disco duro de una forma rápida y sencilla.

La versión gratuita de esta aplicación es más que suficiente para la mayoría de los usuarios domésticos cuyas necesidades son esporádicas. Si queremos acceder a todas las funciones que esta aplicación pone a nuestra disposición debemos pasar por caja y pagar los 69,90 dólares que cuesta la versión standard o los 99,90 dólares que cuesta la versión Pro. Sin embargo, repetimos, la versión gratuita es más que suficiente si queremos acceder desde Windows a unidades en formato ext2, ext3 y ext4.

Podemos descargar esta aplicación desde su página web pulsando en el siguiente enlace. Desde este enlace, podemos descargar una versión de 32 bits, 64 bits y una versión portable. Al ofrecer una versión Portable es una de las mejores opciones del mercado, ya que no es necesario instalarla en el equipo si las ocasiones que tenemos de acceder a unidades ext4 son muy contadas.

¿Cuál es el mejor programa?

Como podemos ver, hay muchas opciones para poder acceder a los datos guardados dentro de una unidad Linux (formateada en EXT) desde Windows. Sin embargo, la mayoría de ellos, o bien son de pago, o bien, aunque funcionan, llevan mucho tiempo sin actualizarse y sin soporte, por lo que pueden dar problemas, sobre todo, con las últimas versiones y revisiones del sistema EXT4.

Por tanto, nuestra primera recomendación es Linux File Systems for Windows, el software de Paragon. Podemos usar este programa 10 días gratis para ver si se adapta a lo que buscamos y, si realmente vamos a usarlo, pagar su licencia, la cual tiene un coste de 19,95 euros, pago único. El por qué es sencillo, porque se trata de un programa comercial, pensado tanto uso doméstico como profesional, y tiene mantenimiento a pesar de no ser el típico programa que usa o necesita todo el mundo. Además, no solo nos permite leer en EXT, sino también unidades BTRFS y XFS.

Si por el motivo que sea no queremos pagar bajo ningún concepto, entonces podemos recurrir a los programas gratis que podemos encontrar en la red que cumplen esta función. Uno de los más conocidos es Ext2SFD, aunque también debemos indicar que se trata de uno de los más abandonados. Y, si no queremos correr riesgos, podemos recurrir al DiskInternals Linux Reader, aunque solo nos servirá para leer las unidades, no para escribir datos en ella, aunque la versión de prueba está bastante limitada.

1 Comentario