¿Usas un navegador basado en Chromium? No podrás sincronizar tus datos

Una de las funciones más interesantes de los navegadores web es la posibilidad de sincronizar nuestros datos con la nube. Entre otros, podemos sincronizar los marcadores, el historial, las configuraciones y las extensiones. De esta manera, cuando vamos a un ordenador nuevo, podemos dejar el navegador tal como lo teníamos en el otro PC, y nuestros datos siempre viajan con nosotros. La sincronización con los servidores de Google es una de las más utilizadas. Sin embargo, la compañía va a bloquear esta función a todos los navegadores web basados en Chromium que no sean Google Chrome.

Este mismo fin de semana, Google ha descubierto que en la red circulan navegadores web basados en Chromium que utilizan, de manera ilegal, la API de Google para permitir a los usuarios sincronizar los datos con los servidores de Google. Esta función es una de las características exclusivas de Google Chrome, por lo que no debería estar siendo utilizada por navegadores de terceros. Lo mismo ocurre con otras funciones, como Click to Call, de las que están abusando los usuarios.

Google Chrome - Iniciar sesión

Los navegadores basados en Chromium no podrán usar Google Sync

Google no ha facilitado los datos de los navegadores que están utilizando esta característica, pero está incluido cualquier navegador que, basándose en Chromium, nos permita iniciar sesión con nuestra cuenta de Google.

La compañía ha anunciado que, a partir del 15 de marzo de este mismo año, la API de Google Sync, así como otras funciones exclusivas del navegador de Google, quedarán bloqueadas para todos aquellos navegadores que no sean Google Chrome. Con este movimiento, Google acaba con los abusos que algunos desarrolladores hacen uso de sus funciones y, de paso, dejará estos navegadores «incompletos» para incitar a los usuarios a usar su propio navegador.

Recordamos que ni siquiera el propio Chromium permite sincronizarse con los servidores de Google. Esta función es exclusiva de Google Chrome. Y, en menos de dos meses, va a ser mucho más exclusiva.

Eso sí, hay que tener en cuenta que estos navegadores no dejarán de funcionar. Lo único que ya no permitirán iniciar sesión con nuestra cuenta de Google y mantener nuestros datos sincronizados con la nube. Y para seguir ofreciendo esta funcionalidad sus desarrolladores tendrán que montar su propia infraestructura.

¿Qué pasa con Edge, Opera, Vivaldi y Brave?

Hay otros navegadores basados en Chromium, como Edge, que tienen funciones de sincronización en la nube. Este navegador, por ejemplo, tiene su propio servicio de sincronización, no depende de Google, y, por lo tanto, no se verá afectado. Vivaldi, por ejemplo, es otro navegador que tiene su propio sistema de sincronización de datos ajeno a Google, y por tanto, no tendrá problemas. Opera y Brave siguen las mismas directrices. Los únicos navegadores que se verán afectados son los que permitan iniciar sesión con la cuenta de Google y mantener los datos sincronizados con la nube.

Lo mismo ocurre si cualquier otro navegador, aunque esté basado en Chromium, crea su propio sistema de sincronización de datos. Este podrá usarlo sin problemas. El único problema, como decimos, es el uso no autorizado de la API de Google.