Esta versión de Ubuntu, con menos de un año, queda sin soporte

Ubuntu es la distribución Linux más conocida que podemos encontrar. Esta distro, desarrollada y mantenida por Canonical, ofrece a los usuarios un equilibrio perfecto entre experiencia Linux y facilidad de uso, siendo una de las mejores puertas de entrada para los usuarios que empiezan de cero dentro de este nuevo sistema. Como cualquier sistema operativo, Ubuntu recibe actualizaciones y parches de seguridad a lo largo de su ciclo de vida. Sin embargo, algo no funciona cuando una versión, que llevan tan solo 9 meses en el mercado, como Ubuntu 20.10, «Groovy Gorilla» deja en la estacada a todos sus usuarios.

El problema de las actualizaciones de Ubuntu

Aunque la comunidad Linux no lo quiere admitir, y en vez de razonar optan por faltar al respeto cuando se habla de ello, el soporte que ofrece Canonical para sus distribuciones es de risa. Es cierto que cada 2 años Canonical lanza una versión de Ubuntu con soporte extendido, LTS, que garantiza soporte y actualizaciones durante 5 años. Sin embargo, el resto de las versiones, que llegan cada 6 meses, tienen un soporte de tan solo 9 meses. Esto significa que, o bien usamos una LTS, o bien tendremos que actualizar a todas y cada una de las versiones que van llegando al sistema.

Instalar nueva versión de Ubuntu

¿El motivo? Porque Canonical quiere, y como no tiene en cuenta a la comunidad, así actúa. Es uno de los motivos por los que muchos usuarios fieles a Ubuntu han empezado a alejarse de esta compañía, cada vez más parecida a Microsoft, en busca de otras distros más fieles a lo que Linux siempre fue.

Mucho criticar a Windows, pero cada versión (que también ha llegado cada 6 meses a lo largo de la vida de Windows 10) tenía 18 meses de soporte. Y con Windows 11, cada versión tendrá 24 meses de soporte (aunque es cierto que solo llegará una actualización al año). Y eso sin contar las LTSC de Windows, que tienen entre 5 y 10 años de soporte cada una. Si Canonical no puede permitirse mantener todas estas versiones más de 9 meses, igual no debería lanzar tantas versiones de Ubuntu. Igual va siendo hora de cambiar el plan de soporte de su sistema y apostar por algo similar a Debian, una versión estable con varios años de soporte, y una «testing» (rolling release) para experimentar e ir probando nuevas funciones.

Ubuntu 20.10 deja de tener soporte: actualiza cuanto antes

La versión 20.10 de Ubuntu llegó en octubre del año pasado. Esta distro contaba con GNOME 3.38, el Kernel Linux 5.8 y, al final, era la que estrenaba el soporte oficial para el Raspberry Pi. Después de estos 9 meses en el mercado, a partir del jueves 22 de julio, esta distro dejará de tener soporte.

Todos los usuarios que aún la tengan instalada en el sistema tendrán que actualizar a la última versión, 21.04, si quieren seguir recibiendo soporte y actualizaciones. Para actualizar Ubuntu a la última versión, lo único que debemos hacer es abrir una Terminal y ejecutar el siguiente comando:

sudo do-release-upgrade -c

También podemos actualizar desde el gestor de actualizaciones de Ubuntu, siguiendo las instrucciones que nos aparecen en pantalla. Es cierto que el cambio de versión de Ubuntu nunca ha sentado bien al sistema operativo, y sigue siendo una de las asignaturas pendientes de Ubuntu, pero la otra opción que tenemos es formatear e instalar Ubuntu de cero. Y, en ese caso, os recomendamos poner la 20.04 LTS, así no tendremos que preocuparnos de nuevas versiones hasta dentro de mucho tiempo.

¡Sé el primero en comentar!