Linux Mint, la distro para los que reniegan de Ubuntu

Linux Mint, la distro para los que reniegan de Ubuntu

9
Rubén Velasco

Ubuntu es la distro Linux más utilizada en todo el mundo. Sin embargo, eso no quiere decir que sea la mejor, ya que Canonical, empresa detrás de su desarrollo y mantenimiento, toma a menudo decisiones que están en contra de lo que quiere la comunidad. Esto hace que los usuarios que ya tienen algunos conocimientos suelan buscar alternativas fuera de esta distro, alternativas más libres y fieles a la filosofía Linux. Y una de las favoritas por los detractores de Ubuntu es Linux Mint.

Linux Mint es una distro basada en Ubuntu (o Debian, dependiendo de la edición) que lleva funcionando desde su lanzamiento inicial el 27 de agosto de 2006, por lo que tras casi 14 años el proyecto ha ido creciendo. En 2010, sus desarrolladores lanzaron una versión basada en Debian de la rama testing, versión que hoy en día está en la rama estable.

Su primera versión, la versión 1.0, fue lanzada con el nombre en clave Ada y tenía como distribución base Kubuntu 6.06 y el entorno de escritorio KDE. La primera versión con base Debian venía con el entorno de escritorio GNOME.

Debido a estas distribuciones en las que se basan dependiendo de la versión por la que nos decantemos, hay que tener en cuenta que esta es una de las victorias que más ha crecido y mayor aceptación entre los usuarios, tiene. De hecho muchos de aquellos que vienen desde Windows o que han empezado a utilizando la distribución Linux Ubuntu, poco a poco están migrando a esta propuesta. Esto se debe en gran medida a determinadas características y funciones que nos propone y que atraen tanto a expertos en estos sistemas de código abierto, como aquellos que se están introduciendo en este mundo.

Linux Mint 20 Cinnamon

 

¿Qué tiene Linux Mint para triunfar?

Linux Mint es una distribución que trae lo mejor de Ubuntu, y mejora lo peor de ella. Es, a grandes rasgos, «el Ubuntu para los que no les gusta Ubuntu». Una distro fácil de usar, muy rápida, sencilla y con un mantenimiento sobresaliente. Además, el MintSoftware nos permite administrar mucho más fácilmente nuestra distribución, tanto para configurarla como para actualizarla y estar siempre a la última.

Este gestor integrado en el propio sistema operativo nos permite administrar e instalar de manera más efectiva todos los programas que deseemos usar en nuestro PC con Linux Mint. De hecho, dispondremos, desde el propio gestor que os mencionamos, de un listado de aplicaciones que tenemos la posibilidad de instalar en nuestro equipo. Además, todo ello se diferencia en varias categorías por las que podemos buscar aquellos programas que necesitamos realmente. En la parte superior de MintSoftware tendremos a nuestra disposición un potente buscador de aplicaciones para facilitarnos estas tareas de instalación.

Hay que tener en cuenta que una de las principales diferencias frente a Ubuntu es que Linux Mint bloquea por defecto el uso de paquetes Snap, ya que la filosofía de Mint le impide moralmente que, al instalar un programa como Chromium desde APT, el usuario reciba, sin opción a elegir, la versión SNAP, además de instalar el paquete SNAPD que obliga Canonical. El usuario es quien decide si quiere habilitar este soporte o no, pero, por defecto, está desactivado. Si lo activamos podremos instalar programas SNAP igual que en Ubuntu.

Podemos encontrar esta distribución en varios sabores, o escritorios, diferentes. El que viene por defecto es Cinnamon, pero también podemos bajarla con escritorio Mate o Xfce. Además, dispone de 2 ediciones diferentes, una basada en Ubuntu y otra basada en Debian, para los que quieran más «pureza».

Esto quiere decir básicamente que los amantes de los sistemas operativos de código abierto aquí pueden personalizar al máximo esta propuesta. Además, podrán adaptar el funcionamiento y aspecto de Linux Mint a sus necesidades o gustos, lo que siempre será muy agradecer por parte de la mayoría. De hecho, todo ello se podría considerar como una de las grandes ventajas que nos propone esta distro y de ahí precisamente uno de los secretos de su éxito.

 

Motivos que han provocado el éxito en Linux Mint

Linux Mint fue lanzada el 27 agosto de 2006, por lo que en el pasado año 2021 la distro celebró su 15.º aniversario. Su principal objetivo es ser un sistema operativo enfocado a los usuarios, cómodo y fácil de utilizar. De ahí precisamente uno de los secretos de su éxito a lo largo de los años, ya que son muchos los usuarios noveles que se decantan por comenzar en sistemas de código abierto a través de esta propuesta.

Partamos de la base de que estos sistemas operativos basados en Linux hace unos años tan solo los utilizaban expertos en los mismos. Para el resto de los mortales este software de código abierto estaba limitado para los usuarios más avanzados. Sin embargo, los principales desarrolladores de estas distribuciones, como sucede con Linux Mint, se dieron cuenta de que debían abrir sus proyectos a todo tipo de personas. De ahí precisamente que estas distintas de las que os hablamos, o al menos muchas de ellas, en estos momentos se puede decir que son accesibles a la mayoría.

Evidentemente para todo ello han avanzado en gran medida su usabilidad en lo que se refiere a la interfaz gráfica que nos ofrecen. Cierto es que todavía podemos llevar a cabo todo tipo de tareas a través del Terminal, pero De igual modo los más inexpertos podrán manejarse sin problemas en este sistema gracias a la mencionada interfaz gráfica. Y Linux Mint se podría decir que es uno de los principales precursores de este tipo de uso accesible a todos.

Algunas de las razones que han provocado el éxito de Linux Mint son:

  • Funciona desde el primer momento, con soporte multimedia completo y siendo fácil de usar para todo tipo de usuarios. Como no podía ser de otro modo, eso es algo que se hace extensible a aquellos que no se consideren como usuarios experimentados en esto entornos.
  • Es gratuito y de código abierto, no cuenta con versiones de pago ocultas y todas sus características están disponibles desde que lo instalamos sin pagar nada. Además, tendremos acceso sin coste alguno al soporte para actualizaciones y parches. Algo que por cierto es muy de agradecer por parte de aquellos que ahora están empezando a usar estos sistemas de código abierto.
  • Está impulsado por la comunidad. Se invita de forma constante a los usuarios a enviar comentarios al proyecto para que sus ideas puedan usarse para mejorar el sistema operativo. Y es que las diferentes comunidades de usuarios que apoyan la mayoría de las distros Linux, son un punto clave para su crecimiento con el paso de los años.
  • Al encontrarse basado en Debian y Ubuntu, proporciona unos 30.000 paquetes y junto a ellos uno de los mejores gestores de software.
  • Es seguro y confiable. Gracias a un enfoque conservador de las actualizaciones de software, un administrador de actualizaciones único y la solidez de su arquitectura Linux.
  • Compatibilidad de hardware: todo el hardware que utilizaras con Windows será compatible con Linux Mint desde Bluetooth, touchpad, Wi-Fi, Ethernet,
  • Requiere muy poco mantenimiento (sin regresiones, sin antivirus, sin anti-spyware…etc). Esto es algo que hace especialmente atrayente a los usuarios noveles que están empezando en Linux para comenzar a soltarse con esta distribución en concreto.

Todas estas, son las razones y características que mejor definen a este sistema operativo y gracias a las cuales es actualmente usado por millones de persona en todo el mundo, demostrando ser una gran alternativa si deseamos dejar usar Windows o macOS. Tal y como os comentamos anteriormente, muchos de los que en estos momentos han decidido abandonar el sistema operativo de Microsoft, se adentran en el mundillo de Linux a través de esta distribución tan atractiva y funcional.

 

Diferencias con Ubuntu

 UbuntuLinux Mint
Basado enDebianUbuntu
Debian (LMDE)
EscritoriosGNOME 3
KDE (Kubuntu)
LXQT/LXDE (Lubuntu)
Cinnamon
XFCE
MATE
Programas por defectoLos del escritorio
Software común
Mint Apps
Software común
PersonalizaciónBásicoCompleto
RendimientoMedioAlto
DesarrolloCanonicalUbuntu + Comunidad

Siempre se ha dicho que Linux Mint es como una especie de Ubuntu sin Canonical, una distro Linux donde la opinión de la comunidad tiene mucho más peso que los intereses de una compañía que solo busca hacer dinero con Linux. Es por ello por lo que, una vez que los usuarios se hacen a Ubuntu, acaban dando el salto a Mint para seguir usando Linux en su PC.

Sin embargo, ¿sabemos cuáles son las diferencias entre ambas distros? La primera de ellas, y la que más nos va a llamar la atención desde el primer uso, es la interfaz. Ubuntu, por ejemplo, utiliza por defecto un escritorio GNOME, mientras que Mint apuesta por Cinnamon (por defecto), Mate o XFCE. Escritorios diferentes (aunque algo más ligero el de este segundo sistema) que, al final, es más para gustos.

Linux Mint apuesta por ser un sistema más sencillo de usar desde el primer momento. Para ello, sus desarrolladores han incluido una gran variedad de programas (demasiados, sinceramente) por defecto en el sistema. Estos programas, aunque seguro que alguno no lo necesitamos, están bastante enfocados al usuario medio. En el caso de Ubuntu, Canonical también incluye una gran variedad de programas de serie, pero la mayoría son inútiles, y seguramente terminemos cambiándolos por otros. Solo se libran Firefox y LibreOffice.

A la hora de personalizar el sistema, Mint es superior a Ubuntu, a pesar de los últimos cambios en el sistema de Canonical. Y aunque al final vamos a tener control sobre (casi) todo, aunque sea usando el terminal, las herramientas incluidas de serie en Mint son muy superiores a las de Ubuntu.

Por último, en cuanto a los requisitos, Ubuntu se ha convertido en un sistema operativo bastante exigente, mientras que Mint ha sabido mantener sus requisitos lo más bajos posible. Por lo tanto, aunque en ordenadores ya relativamente potentes no vamos a notar diferencia, si nuestro PC tiene ya varios años, Mint va a funcionar mucho mejor en él.

 

MintSoftware: el as en la manga de Linux Mint

Una de las principales características de esta distro es que cuenta con su propio paquete de programas, las Mint Tools. Estas aplicaciones, como hemos explicado, están pensadas para ayudar a los usuarios con menos experiencia a trabajar con este sistema operativo de forma mucho más fácil.

Las principales herramientas que vienen incluidas en esta distro son:

  • MintUpdate: Es el encargado de buscar, bajar e instalar las actualizaciones y darles un nivel de seguridad para que el usuario pueda configurar el nivel de seguridad de actualizaciones que quiere instalar.
  • MintDesktop: Es la aplicación que se utiliza para la configuración del escritorio, algo muy importante para todos aquellos que desean personalizar al máximo la interfaz de su sistema operativo Linux.
  • MintConfig: Es el panel de control que facilita las opciones de configuración de todo el sistema. Se podría considerar como una de las herramientas integradas más importantes debido a su función principal, configurar el sistema como tal.
  • MintAssistant: Es un asistente que aparece cuando un usuario inicia sesión por primera vez como guía inicial de configuración del sistema. Podemos volver a lanzarlo en cualquier otro momento, si queremos. Sin duda este apartado será de enorme utilidad para aquellos que no estén muy duchos con estos sistemas.
  • MintUpload: Es un cliente FTP que está integrado en el menú contextual para poder compartir archivos de manera fácil y rápida. Tiene una capacidad limitada a 1 GB por usuario, ampliable adquiriendo Mint-Space, el espacio adicional en el servidor FTP de la compañía.
  • MintMenu: Es un menú escrito en Python para personalizar los textos, iconos y colores.
  • MintBackup: Es el programa para hacer copias de seguridad y restaurar las copias tanto de archivos del usuario como de software del sistema operativo. Ideal para complementarse con TimeShift.
  • MintNanny: Es un programa que funciona como un control parental que permite el bloqueo de páginas web definidas previamente por el usuario.
 

Ediciones de Linux Mint

A la hora de descargar este sistema operativo vamos a poder elegir entre las dos versiones principales de Linux Mint: una basada en Ubuntu y otra basada en Debian.

 

Linux Mint

Linux Mint es la versión original y tiene como base Ubuntu. Dispone un kernel Linux monolítico que permite el soporte para las plataformas x86 (32 bits), x86_64 (64 bits) e Itanium IA-32. Las interfaces gráficas predeterminadas son MATE, Cinnamon y Xfce. El método de actualización es APT y su sistema de gestión de paquetes es dpkg.

El escritorio Cinnamon es el más equilibrado de todos los entornos de escritorio disponibles. Este ofrece un aspecto muy limpio y al estar mantenido por el equipo de Linux Mint su integración con el sistema operativo es perfecta, además es altamente personalizable y dispone de una web para ello. Para todos los usuarios acostumbrados a Windows es muy fácil y además es el más moderno de los 3.

TriciaCinnamonMate es el entorno de escritorio perfecto para los que añoran GNOME 2 porque el cambio a GNOME 3 fue radical y empeoró su rendimiento y MATE fue capaz de conseguir traer de vuelta la experiencia que ofrecía GNOME 2 de manera actualizada. Es bastante personalizable y podemos utilizar los temas que usábamos en GNOME 2 desde gnome-look e instalarlos desde la pantalla de personalización que permite además cambiar las letras, fondos, temas, cursores, etc. Se caracteriza por ser el más equilibrado.

linux-mint-mate

Y, por último, XFCE es el entorno más minimalista y ligero con menos capacidad de personalización y está pensado para equipos con menos recursos. Se caracteriza por ser el más estable de las 3 opciones disponibles.

linux-mint-xfce

 

Linux Mint Debian Edition

Linux Mint Debian Edition es una versión posterior lanzada en el año 2010 para toda la gente que no quería tener Ubuntu como sistema operativo base. Al igual que Ubuntu utiliza un kernel Linux monolítico que permite el soporte para las plataformas x86 (32 bits), x86_64 (64 bits) e Itanium IA-32. El método de actualización es APT y su sistema de gestión de paquetes es dpkg.

No tiene disponible ningún otro entorno de escritorio más que el oficial de Linux Mint, que es Cinnamon. Y actualmente está basado en la rama estable de actualizaciones de Debian, por lo que es mucho más estable que otras distribuciones basadas, por ejemplo, en la rama «testing».

lmde4

 

Otras ediciones

Estas son las principales ediciones de Linux Mint pero no son las únicas, ya que también podemos instalar algunas de las ediciones que mostramos a continuación, aunque son menos populares.

  • Edición Light. Esta versión se utiliza en algunos países donde algunos códecs no puedes distribuirse de forma libre. Esta es una edición de la versión, Cinnamon, pero sin algunos códecs, por lo que no es recomendable instalarla a no ser que sea la única forma de poder disfrutar de esta distribución por las restricciones de nuestro país.
  • Edición OEM. Los equipos informáticos que llegan al mercado con Linux instalado, si se trata de Linux Mint, lo hacen con la versión OEM, una versión que permite configurar el sistema operativo sin necesidad de configurar una cuenta de usuario. Esta versión solo se encuentra disponible a través de los fabricantes de equipos informáticos.
  • Edición KDE. La versión KDE de Linux Mint utiliza el escritorio KDE en lugar de GNOME, una versión que incluye muchas más aplicaciones, muchas de ellas orientadas a los desarrolladores y se distribuye generalmente en forma de Live DVD.
  • Edición Fluxbox. Fluxbox es el escritorio por defecto que nos encontramos en esta versión en lugar del popular GNOME. Esta versión está diseñada para equipos de bajos recursos y en su interior encontramos aplicaciones muy livianas que nos permite realizan prácticamente las mismas tareas que con la versión Cinnamon.
 

¿Cuál debo elegir?

Entonces, ¿cuál de ellas debemos descargar? La imagen oficial de Linux Mint es la que utiliza escritorio Cinnamon. Si queremos experimentar esta distro tal como ha sido diseñada debemos empezar por esta edición. Pero si Cinnamon no nos gusta, también vamos a poder elegir entre Mate y XFCE bajando sus respectivas imágenes ISO. Si nuestro equipo anda escaso de recursos, la mejor versión de Linux Mint que podemos instalar es Fluxbox.

Además, si somos usuarios experimentados y queremos alejarnos aún más de Ubuntu, entonces podemos elegir LMDE, la edición de Linux Mint basada en Debian. Esta es mucho más pura que las demás y se aleja de la filosofía Ubuntu para ofrecer una experiencia mucho más «Linux».

 

Requisitos mínimos

Las ISO de 64 bits se pueden instalar tanto en BIOS como en UEFI. Las ISO de 32 bits han existido hasta hace un tiempo, sin embargo, ahora mismo solo podemos bajar una ISO de 32 bits de las versiones más antiguas, algo que no es recomendable.

Para la última versión de Linux Mint (todos los sabores) y LMDE los requisitos mínimos son:

  • CPU de 700 MHz
  • 1 GB de RAM
  • 15 GB de espacio
  • Resolución de 1024 x 768

Además, si queremos garantizar el mejor rendimiento posible, los requisitos recomendados que nos recomiendan cumplir los desarrolladores son:

  • CPU de 1 GHz
  • 2 GB de RAM
  • 20 GB de espacio
  • Resolución superior a 1024 x 768

Además, sus propios desarrolladores recomiendan, para la versión de 64 bits, contar con 4 GB de memoria RAM y unos 100 GB de espacio libre, más que suficiente para poder trabajar con esta distro sin preocuparnos de nada.

 

Cómo descargar la última versión de Linux Mint

Como con la mayoría de las distribuciones Linux, la última versión de Linux Mint se encuentra disponible en formato ISO para todos los usuarios que quieran probarla desde su página web principal.

Descargar Linux Mint

Desde aquí vamos a poder descargar la ISO de esta distro Linux que podemos usar para instalar desde cero esta distribución en una máquina virtual, o grabarla a un USB para instalar la distro en cualquier PC.

La instalación de Linux Mint es muy sencilla, y similar, en cierto sentido, a la de Ubuntu. La distro nos va guiando por cada uno de los pasos necesarios para ponerla en marcha. Incluso si no hemos usado nunca un sistema Linux no tendremos problemas para ponerla en funcionamiento.

 

Actualizar a la última versión de Mint

A fecha de noviembre de 2023, la última versión que ha salido al mercado de esta distro es Linux Mint 21.1 «Vera». Esta distro cuenta con soporte hasta 2027, e incluye una gran cantidad de cambios, sobre todo en lo relacionado con el escritorio. Nuevos iconos, nuevos colores, nuevos temas e incluso nuevos sonidos forman parte de las novedades que encontramos en esta versión 21.1 frente a la versión anterior.

Además, debemos tener en consideración que esta última versión de la popular distribución de Linux está disponible en varios escritorios para que podamos elegir el que más nos interese. Desde su página web oficial tendremos la posibilidad de decantarnos por diferentes ediciones del sistema operativo tales como Cinnamon Edition, MATE Edition, Xfce Edition o Cinnamon «EDGE» Edition. Además merece la pena reseñar que tenemos la posibilidad de descargar cualquiera de estas imágenes ISO desde nuestro cliente Torrent favorito.

captura descarga mint

A la hora de elegir un entorno de escritorio u otro en estos sistemas de código abierto entran en juego varios factores como el potencial de nuestro ordenador o aquel entorno al que estemos más acostumbrados.

A su vez, también se ha actualizado todo el software que forma el sistema a sus versiones más recientes. Los programas y componentes más relevantes son:

  • Kernel Linux 5.15.0.56-generic.
  • Bash 5.1.16
  • OpenSSL 3.0.2
  • LibreOffice 7.3.7.2
  • Firefox 107.01
  • Cinnamon 5.6.4.
 

Cómo actualizar a la última versión sin formatear

Aunque como en cualquier distro Linux vamos a poder actualizar nuestro sistema desde un terminal, Linux Mint quiere facilitar y simplificar este proceso para todos los usuarios.

Como hemos dicho al principio del artículo, Mint cuenta con una serie de aplicaciones propias para facilitar el uso de esta distro. Una de ellas es MintUpdate, herramienta para instalar las actualizaciones de Linux Mint.

Mintupgrade

Cuando haya una nueva versión de Linux Mint disponible, Mintupdate nos mostrará un aviso. Desde aquí simplemente debemos seguir los pasos hasta completar la actualización. Cuando finalice, ya tendremos nuestro PC con la última versión de Linux Mint.

Se recomienda hacer siempre una copia de seguridad de los datos, por lo que pueda pasar. Además, también se recomienda instalar dependencias o eliminar paquetes obsoletos como los que se recomiendan en el blog oficial:

  • apt install p7zip-full xul-ext-lightning
  • apt remove –purge xscreensaver-data xscreensaver-data-extra xscreensaver-gl xscreensaver-gl-extra cinnamon-screensaver-webkit-plugin cinnamon-screensaver-x-plugin

Al reiniciar el ordenador, ya tendremos la última versión de nuestra distro favorita.

 

Pasar de Ubuntu a Mint

Si ya somos usuarios de otro Linux, la mala noticia es que no vamos a poder actualizar como tal. Si queremos dar el salto de otra distro, como, por ejemplo, Ubuntu, a Linux Mint, tendremos que instalar el sistema de cero. Lo que debemos hacer es bajar la imagen ISO de este sistema, grabarla en una memoria USB y arrancar el PC con ella para ponerla en marcha. De hecho, esto mismo se hace extensible a hoy la mayoría de las distribuciones de Linux que deseemos instalar en nuestro equipo una vez estemos trabajando con el popular Ubuntu.

Si nuestro Ubuntu estaba bien configurado, y tenemos particiones para cada uno de los puntos de montaje de este sistema operativo, podremos aprovecharlas a la hora de instalar nuestro Linux Mint. Podemos aprovechar las particiones con datos personales, o las de configuración, para ahorrarnos trabajo. Pero si tenemos solo montada /, entonces debemos hacer una copia de seguridad previa de los datos para evitar perderlos.

Para lograr todo esto que os contamos y no perder los datos que ya teníamos almacenados en nuestro Linux Ubuntu, veamos el proceso paso a paso. Lo primero será conectar un disco duro externo o memoria USB al PC para hacer la copia de seguridad previa. Nos situamos en Aplicaciones / Accesorios para así abrir una ventana del Terminal donde ejecutamos el siguiente comando:

sudo apt-get install sbackup

Con esto lo que logramos es para instalar la utilidad sbackup y en el menú Sistema / Administración / Configuración de copia de seguridad simple, iniciamos la herramienta. Aquí ya tendremos la posibilidad de personalizar este backup que vamos a llevar a cabo en Ubuntu para añadir las carpetas que deseemos integrar en el mismo. Es importante que nos aseguremos de que /inicio se encuentre entre las mismas.

Evidentemente como unidad de destino para guardar esta copia de seguridad, especificamos la unidad de almacenamiento externo que conectamos antes. Hay que tener en cuenta que es que el proceso puede tardar varios minutos, por lo que tendremos que echarle paciencia. Una vez tenemos hecho el backup en Ubuntu, descargamos el archivo de imagen ISO de Linux Mint.

Una vez tenemos el archivo de la imagen, hacemos clic con el botón derecho en ese archivo y seleccionamos la opción Escribir a disco y seleccionamos la opción de Grabar. Reiniciamos el PC el disco de instalación de Linux Mint y ya no tenemos más que seguir los pasos del asistente de instalación de Linux Mint. Llegados a este punto, es importante que nos decantemos por la opción de instalación que borra los datos del disco duro. Con esto logramos hacer una instalación limpia del nuevo Linux.

Ahora ya podemos abrir la copia de seguridad guarda en el tu disco duro externo pasamos los datos desde las ubicaciones en el disco externo a sus respectivas carpetas locales para tener listo el nuevo Linux Mint.

 

¿Para qué debo usar este Linux?

La verdad es que Linux Mint es un sistema operativo muy polivalente. Al estar su edición principal basada en Ubuntu contamos con una base más que conocida, con una gran comunidad, y un sistema muy robusto y con buen soporte. Una excelente puerta de entrada para aquellos que nunca hayan usado antes Linux, o para los que estén cansados de la forma de hacer las cosas de Canonical. Mint elimina los paquetes privativos de Ubuntu, y muchas de las funciones que no son muy de «filosofía Linux», como los paquetes Snap. De todas formas, los usuarios que quieran pueden instalarlos sin problemas.

Además, para los usuarios un poco más avanzados, Mint ofrece LMDE, una edición basada en Debian que ofrece una experiencia mucho más pura de lo que es Linux. Al final, ambos sistemas son iguales (ya que Ubuntu se basa en Debian igualmente), pero para aquellos que no quieran tener la personalización de Mint y quieran un Linux más Linux, esta es una de las mejores imágenes.

¿Y para qué no debo usar Mint? La verdad es que hay pocos motivos para no usarlo. Uno de ellos es si somos programadores o investigadores de seguridad, o estamos obsesionados con la privacidad. Es cierto que podemos adaptar este sistema a nuestras necesidades fácilmente, pero existen distros mucho más especializadas para llevar a cabo estas tareas. Distros como Kali, o Tails.

Descargar Linux Mint
Linux Mint
Sistema Operativo Linux Mint
Tipo Debian/Ubuntu
Idiomas Multilenguaje
Tamaño 2 GB
Precio Gratuito

Lo mejor

  • Software libre
  • A elegir entre Debian y Ubuntu
  • Buenas aplicaciones propias

Lo peor

  • Debian solo viene con Cinnamon
Facilidad de uso
8
Precio
10
Compatibilidad
8.5
Soporte
9.5
security
9

Puntuación global

9
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!