RetroArch: guía completa de configuración y uso

Escrito por Rubén Velasco
Juegos

Si nos gustan los emuladores, seguramente alguna vez hayamos oído hablar, e incluso puede que hayamos utilizado, RetroArch. RetroArch es un frontend (una interfaz) que nos permite utilizar fácilmente una serie de emuladores de videojuegos y reproductores de manera que tengamos todo un completo centro multimedia, compatible con prácticamente cualquier emulador existente, y que, además, nos permita organizar todos nuestros juegos.

RetroArch cuenta con una gran cantidad de cores (emuladores) por defecto, así como un centro de descargas para poder descargar todos los que queramos fácilmente. Además, cada uno de los emuladores cuenta con una gran cantidad de configuraciones para que cada usuario pueda adaptarlo a sus necesidades. Además, este frontend cuenta con muchas características, como shaders, funciones en red, posibilidad de realizar guardados en vivo, rebobinado de partidas (para volver atrás unos segundos) y mucho más.

El problema de RetroArch es que tantas opciones y funciones pueden llegar a resultar un poco liosas para muchos usuarios, quienes no terminan de dar en el clavo sobre cómo empezar a utilizar este emulador y a jugar a sus juegos retro preferidos. Por ello, en este artículo os vamos a explicar desde cómo descargar y utilizar este multi-emulador en Windows hasta cómo configurarlo y cómo cargar nuestros juegos en él.

Indice

Cómo descargar e instalar el emulador de videojuegos RetroArch en Windows

RetroArch es un multi-emulador totalmente gratuito y de código abierto, por lo que en ningún momento se nos debería pedir pagar ni por él ni por ninguna de las funciones que nos ofrece. Para descargarlo, lo único que debemos hacer es acceder a su página web principal y descargar desde allí la última versión de esta aplicación. Podemos descargar una versión portable, que no requiere instalación, o una versión para instalar en nuestro ordenador. Cualquiera de las dos funcionará sin problemas, por lo que podemos bajar la que queramos.

En nuestro caso vamos a utilizar la versión instalable. Para ello, descargamos dicha versión (de 64 bits, si nuestro equipo es de 64 bits), ejecutamos el instalador, elegimos la ruta donde vamos a instalarlo y listo, tras el proceso de instalación la aplicación estará lista para utilizarse.

Cómo actualizar RetroArch manteniendo la configuración

En caso de tener RetroArch ya instalado en nuestro ordenador, si queremos actualizar a una nueva versión manteniendo todos nuestros datos, todos nuestros juegos y todas nuestras configuraciones, lo que debemos hacer en este caso es descargar la versión portable desde su página web y, en vez de instalarlo, extraeremos el contenido del archivo comprimido en el directorio donde tengamos instalado ya RetroArch.

Tras sustituir los archivos ya existentes por los nuevos, ya tendremos nuestro retro-emulador totalmente actualizado a la última versión, pudiendo disfrutar de las novedades y mejoras incluidas en esta versión.

Dentro del menú principal también tenemos una opción para actualizar los add-ons, componentes, cores y todo el contenido que ya tengamos descargado y configurado en RetroArch.

RetroArch - Actualizar

RetroArch: primer uso y cómo movernos por los menús

Una vez instalado el emulador, cuando lo abramos por primera vez nos encontraremos con una interfaz que, si hemos usado alguna vez una PS3, seguro que nos resulta familiar.

RetroArch - Principal

Los aspectos que podemos destacar de esta interfaz es, en la parte superior, podremos ver la fecha y la hora. En la parte central todos los menús y opciones, que vamos a explicar más adelante, y en la parte inferior podremos ver la versión de RetroArch que tenemos instalada y, además, el emulador, o core, que tengamos cargado en el programa. En un principio veremos “No Core” porque no tendremos ninguno cargado.

Los distintos apartados de menú que nos ofrece RetroArch son:

  • Menú principal – desde donde cargaremos los cores y los juegos.
  • Ajustes – desde donde podremos configurar esta aplicación.
  • Favoritos – un apartado para acceder rápidamente a nuestro contenido más usado.
  • Historial – para acceder rápidamente a los últimos juegos.
  • Imágenes – para ver rápidamente las imágenes asociadas al emulador.
  • Música – para ver la distinta música vinculada.
  • Vídeo – lo mismo que los dos apartados anteriores, pero para la música.
  • Netplay – las opciones para el juego en red.
  • Importar contenido – para añadir nuevos juegos, nuevas imágenes, nueva música, nuevos vídeos, etc. También podemos escanear directorios completos.

Para movernos por los menús, si tenemos un mando conectado al ordenador podemos hacerlo fácilmente como si fuera, por ejemplo, la PS3, es decir, con las flechas (o el joystick) y los botones X y O. Una de las ventajas de RetroArch es que funciona con prácticamente cualquier mando de ordenador, tanto para movernos por los menús como para jugar a los juegos, aunque puede que, según el emulador, tengamos que configurarlo, ya que no siempre el mapeo por defecto es el óptimo. Por supuesto, más adelante vamos a explicar cómo hacerlo.

Si no tenemos un mando conectado al ordenador, la forma de movernos por los menús no es muy diferente, y aunque hay muchas formas diferentes de hacerlo, la favorita es utilizar las flechas para movernos por los diferentes menús, el clic izquierdo del ratón (o el botón Intro) para entrar a uno de los menús, y el clic derecho (o la tecla de retroceso) para volver al menú anterior.

Cómo poner RetroArch en español

Seguro que a muchos nos gusta tener nuestras aplicaciones en nuestro idioma. Aunque este emulador viene en inglés, si queremos vamos a poder ponerlo en nuestro idioma, algo que, si no dominamos muy bien el inglés, nos ayudará a utilizar mejor esta aplicación. Para cambiar su idioma, lo que debemos hacer es ir al apartado “Settings > User” y aquí encontraremos la opción “Language” que nos permitirá cambiar el idioma por el español, o por cualquier otro.

Configuración básica de RetroArch

Como hemos podido ver, RetroArch cuenta con una gran cantidad de opciones de configuración diferentes, algunas básicas que todos deberíamos personalizar, como puede ser el caso del idioma, y otras más avanzadas que, salvo en casos muy específicos, no deberíamos modificar sin saber muy bien qué estamos haciendo.

En el apartado Video, por ejemplo, podemos configurar la resolución de la pantalla que queremos usar, así como si queremos activar el V-Sync (para reducir el tearing) o si queremos usar esta aplicación en pantalla completa.

Opciones vídeo RetroArch

El apartado Audio, como su nombre indica, nos va a permitir configurar todo lo relacionado con el sonido de los distintos emuladores que carguemos. Continuando en la lista de configuraciones elementales llegamos hasta otro de los apartados importantes, Controles. En este apartado vamos a poder configurar el número de usuarios que van a poder jugar a la vez (muy útil para juegos de varios jugadores, hasta 16), así como mapear los controles de cada uno de los mandos en cuestión, pudiendo elegir, por ejemplo, si queremos que sean teclas del teclado, un mando conectado al PC, etc.

Otro apartado importante a tener en cuenta es el apartado de Carpetas. En él vamos a poder, por ejemplo, donde se guardan todos los ficheros del programa, desde los cores y las BIOS hasta las descargas, todos los recursos, las configuraciones, etc. También vamos a poder modificar estas rutas si, por ejemplo, tenemos la configuración ya guardada en otro dispositivo.

Opciones carpetas RetroArch

El resto de opciones podemos echarlas un vistazo como curiosidad, leyendo la descripción de lo que hace cada una de ellas y modificando lo que necesitemos o queramos. De todas formas, si todo va bien os recomendamos tocar lo menos posible de la configuración de RetroArch, ya que este emulador viene de base bastante bien configurado para funcionar sin problemas con todos sus emuladores, siempre que nuestro hardware pueda con ello.

Cómo descargar un Core (núcleo) en RetroArch

RetroArch es solo un front-end, es decir, una aplicación que nos permite interactuar fácilmente con emuladores, juegos y demás contenido multimedia sin tener que hacerlo con aplicaciones independientes o mediante comandos (aunque también podemos ejecutar los juegos con comandos, aunque esto ya no tiene mucho sentido).

Por defecto, este retro-emulador viene sin ningún core, o núcleo, descargado. Aunque podemos buscar en Internet y descargar un pack de cores para copiarlos a la carpeta donde se guarden (ver la configuración de las carpetas que hemos indicado en el paso anterior), desde la propia aplicación podemos acceder a un apartado de descargas, desde el cual vamos a poder bajar los cores. Para ello, abrimos la aplicación y, en el Menú principal > Cargar núcleo podremos ver la lista completa de los cores instalados y la opción para descargarlos.

Como vamos a poder ver, para cada tipo de consola existe una gran variedad de cores. Normalmente la mayoría de ellos suelen funcionar bien, pero en ocasiones pueden tener problemas de rendimiento o no funcionar con determinados juegos. Aquí poco más podemos hacer que investigar y buscar por Internet.

Nosotros, por ejemplo, os recomendaríamos:

  • fceumm (NES)
  • snes9x2010 (SNES)
  • gambatte_libretro (Game Boy/Game Boy Color)
  • mgba (Game Boy Advance)
  • genesis_plus_gx (Sega Master System, Genesis/Mega Drive, Game Gear)
  • stella (Atari 2600)
  • mednafen_pce_fast (PC Engine/Turbografx 16)
  • fb_alpha and fb_alpha_cps2 (Cores para máquinas Arcade)
  • picodrive (Sega Master System, Genesis/Mega Drive, Game Gear, Sega 32X)

Cuando localicemos los cores que queremos usar, lo siguiente será seleccionarlo para que se baje directamente a nuestro emulador. Los cores son ficheros relativamente pequeños, por lo que las descargas no deberían tardar demasiado. Una vez descargados los cores ya nos aparecerán en el apartado “Cargar Núcleo”.

Cores descargados RetroArch

Si pulsamos sobre uno de ellos, automáticamente se cargará.

Cómo cargar un core (núcleo) y configurarlo en RetroArch

Cuando ya tenemos los cores descargados en nuestro emulador, lo único que nos queda por hacer es cargarlo para poder jugar a los juegos. Para ello, en el apartado “Cargar núcleo“, buscaremos el núcleo que queremos cargar en el emulador y pulsaremos “Enter”. Automáticamente veremos cómo en la parte inferior izquierda nos aparece el núcleo que hemos elegido.

RetroArch - Core cargado

Además, nos aparecerá una nueva opción llamada “Menú rápido” que nos va a permitir acceder a las diferentes opciones del core en cuestión. Desde este apartado vamos a poder, por ejemplo, gestionar los guardados rápidos, las opciones de rebobinar, los trucos y configurar algunas opciones del core que se sobrepondrán a las opciones generales de RetroArch.

RetroArch - Opciones menú rápido

No es necesario cargar previamente el core antes de jugar, ya que el propio RetroArch nos recomendará el core recomendado cuando vayamos a abrir cualquier juego automáticamente.

Cómo cargar un juego retro en el emulador de RetroArch

Una vez cargado el core ya tendremos el emulador listo para jugar a los juegos del core que hayamos cargado. Por ejemplo, en nuestro caso hemos cargado el core FCEUmm, por lo que, con este core, vamos a poder jugar a juegos de la NES, aunque no a títulos de otras consolas, para lo cual deberíamos elegir el núcleo adecuado.

Ahora, en el apartado de “Menú principal” seleccionaremos la opción “Cargar contenido” que nos aparecerá. Al pulsar sobre esta opción entraremos directamente a un sencillo árbol de directorios con todos nuestros discos duros, desde el cual tendremos que buscar la carpeta donde tengamos guardados las roms.

Una vez encontrado el juego, solo pulsaremos Intro en él y RetroArch lo cargará automáticamente. ¡Ya podemos empezar a jugar!

Cómo indexar nuestras roms en RetroArch

Aunque es fácil buscar los juegos en nuestro disco duro, RetroArch cuenta con una opción que nos permite añadir todos los juegos directamente al programa para poder encontrarlos más rápidamente. Para ello, desde el menú, nos desplazaremos hasta el último apartado, llamado “Importar contenido“, y veremos dos opciones: Escanear carpeta y Escanear contenido.

Seleccionaremos la carpeta que queremos escanear y esperaremos a que finalice el proceso.

Cuando finalice el proceso de escaneo de carpeta, volvemos al menú principal y podremos ver una nueva entrada donde nos aparecerán ya todos los juegos que había en dicha carpeta. Podemos pulsar directamente sobre cualquiera de ellas para cargarlo, incluso aunque no tengamos ningún Core abierto, ya que el propio RetroArch nos recomendará el mejor para ello.

Con todo esto, ya estamos listos para sacar el máximo provecho a este emulador.

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo
  • NepT1

    Se puede usar la nueva core de wii? no logro hacer que funcione ninguna iso