¿Quieres mejorar el rendimiento al jugar? Puedes hacerlo con el modo de juego

No se puede negar que los videojuegos han formado una tendencia que no para de crecer. Son millones los jugadores que se sientan a diario frente a su ordenador para disfrutar de las historias virtuales y de la competitividad. Microsoft lo sabe y, por eso, creó un modo de juego en Windows 10 para mejorar el rendimiento.

La idea estaba clara. Que todos los jugadores, independientemente de los recursos de sus ordenadores, pudieran disfrutar al máximo la experiencia inmersiva de los videojuegos. El rendimiento es un factor clave para que la aventura gráfica o la competición deportiva sea lo más fiel posible a la realidad.

Con el modo de juego de Windows 10, Microsoft ha permitido que los recursos del ordenador se centren en la experiencia del juego. Todo está centrado en este concepto, por lo que los jugadores acérrimos al PC podrán disfrutar sin interrupciones de su partida.

Qué es el modo de juego de Windows 10

Este particular modo proviene del lanzamiento de Windows 10 Creators Update, allá por 2017. Microsoft quería que fuera una experiencia inmersiva al máximo y desarrolló esta herramienta para que el ordenador entendiera al juego como la prioridad del usuario. Aun así, no está claro que la mejora sea espectacular.

A pesar de todo, con su activación Windows impide que se ejecuten actualizaciones del sistema operativo o de los controladores del ordenador e, incluso, evita la muestra de notificaciones de reinicio.

Pero, además, la gestión automatizada de los recursos con el modo de juego en Windows 10 posibilita la optimización de los fotogramas, consiguiendo una velocidad por cada uno de estos más estable según el juego y el sistema. En resumen, el modo de juego centra la mayoría de los recursos de la máquina en el juego, evitando que se derrochen en tareas en segundo plano que no interesan al jugador.

Cómo activar el modo de juego en Windows 10 para mejorar el rendimiento

Microsoft tampoco ha querido añadir un quebradero de cabeza para el uso del modo de juego en Windows 10. A pesar de que el sistema es capaz de reconocer el inicio de un juego, no siempre lo consigue, porque depende de las características del ejecutable, sus archivos y más.

Configuración de la barra de juego de Windows para el modo de juego.

Por tanto, es necesario conocer cómo activar el modo de juego en Windows 10 de forma manual. Lo primero que debemos hacer es pulsar la combinación de las teclas Windows + G en nuestro teclado. A continuación, se abrirá la barra de juego, que no es más que un pequeño escritorio superpuesto con diferentes widgets definidos para optimizar nuestras necesidades durante el juego.

Una vez que observado todo lo que nos ofrece esta herramienta, debemos pulsar en la configuración y, en la pestaña General, ir a Editar más preferencias en la configuración de Windows. Ya aquí debemos desplazarnos hacia la pestaña Modo de juego y hacer clic en la opción para activarlo. Así, forzaremos manualmente su encendido y Windows pasará a optimizar nuestros recursos inmediatamente.

Activación del modo de juego en Windows 10.

Una vez que iniciemos uno de nuestros juegos podremos comprobar cómo los fotogramas ascienden ligeramente, ofreciéndonos una experiencia más inmersiva al evitar las notificaciones y haciendo que nuestra partida sea lo único en lo que tengamos que centrarnos en ese momento.

El Modo Juego de Windows 10 está disponible para todos los usuarios, tanto Home como Pro. Pero de no aparecer, en el siguiente enlace os explicamos qué hacer si el modo juego no está disponible por alguna razón.