Actualizaciones automáticas o manuales en Windows ¿qué prefieres?

Windows 10 como tal es un sistema operativo muy importante en la mayoría de los PCs actuales. pero De igual modo no podemos desmerecer las muchas funciones y apartados que forman parte de este software, como sucede con sus actualizaciones y Windows Update.

De hecho, tal y como ha dejado claro la propia Microsoft en multitud de ocasiones, las criticadas actualizaciones del sistema son clave para él mismo. Y decimos criticadas por los muchos problemas que con el paso del tiempo nos hemos encontrado en estas. De mayor o menor magnitud, hemos ido detectando fallos quién afectado a millones de usuarios a lo largo de estos últimos años al actualizar el sistema operativo.

Precisamente por todo ello muchos prefieren tener un mayor control sobre este apartado o incluso retrasarlas el mayor tiempo posible. Aquí os vamos a hablar de las actualizaciones automáticas que ciertos momentos llegan y se instalan en el sistema operativo de los de Redmond. Aunque para muchos estas son una auténtica molestia, la mayoría de los usuarios las consideran como muy útiles.

En cierto modo todo va a depender de los conocimientos de Windows que tengamos, o del control que queramos tener sobre el sistema operativo de Microsoft. Es por ello por lo que a continuación os vamos a hablar de algunas de las ventajas o las desventajas estas actualizaciones automáticas nos proporcionan.

Windows update Actualizaciones

El sistema tendrá las últimas funciones sin que hagamos nada

Una de las principales ventajas que nos ofrecen las actualizaciones automáticas de Windows es bastante clara. Gracias a que estas en muchas ocasiones nos proporcionan las más recientes novedades que sus desarrolladores han lanzado, dispondremos de todo ello sin tener que hacer nada más.

Con esto es lo que queremos decir es que no tendremos que estar atentos a los lanzamientos ni fechas de envío de Microsoft para actualizar nuestro equipo.

Evita los posibles problemas de seguridad

Uno de los apartados que más preocupa a los usuarios , es todo aquello relacionado con la privacidad y la seguridad en sus equipos. Precisamente por esta razón Microsoft no para de enviar parches de seguridad contra las más recientes vulnerabilidades para que así podamos trabajar protegidos.

En muchas ocasiones estos parches nos llegan de manera automática gracias a las actualizaciones que se instalan por sí mismas. De este modo evitamos qué los más recientes y modernos ataques informáticos puedan llegar a nuestro PC, y como en el caso anterior sin tener que hacer nada por nuestra parte.

Es menos probable que tengamos problemas al actualizar

Cuando forzamos la llegada de una nueva actualización a través del correspondiente botón que encontramos en Windows Update, no siempre es lo mejor. Sin embargo si la actualización llega de manera automática a nuestro PC, eso quiere decir que Microsoft ya la ha probado con nuestra configuración, por lo que es mucho menos probable que tengamos problemas en su instalación y en su funcionamiento.

De hecho tal y como Microsoft ha dicho en varias ocasiones, casi siempre es recomendable dejar que sea Windows 10 el que reciba las actualizaciones. Eso en lugar de pulsar en el botón Buscar que vemos en Windows Update.

Perdemos el control sobre las actualizaciones

Pero no todo van a ser ventajas en este sentido, ya que especialmente los usuarios más avanzados de Windows, prefieren tener el máximo control sobre el sistema. Esto es algo que afecta directamente a Windows Update, ya que muchos prefieren retrasar o pausar la llegada de determinadas actualizaciones a sus PCs.

Precisamente por todo ello consideran que las que llegan de manera automática son más una molestia tengo una ventaja, por lo que intentan evitarlas.

¡Sé el primero en comentar!