Microsoft acaba con un fallo muy frecuente al actualizar Windows

Microsoft acaba con un fallo muy frecuente al actualizar Windows

David Onieva

Quedan pocas horas, al menos eso es lo que esperamos, para la llegada de Windows 10 May 2020 Update. Esta es la llegada de la primera gran actualización del sistema operativo para este año, que además llegará plagada de nuevas funciones, correcciones y mejoras.

Es precisamente por ello por lo que millones de usuarios en todo el mundo están expectantes ante la inminente llegada de la que también se conoce como Windows 10 versión 2004. Pero claro, en el lado opuesto, se encuentran los escépticos. En realidad nos referimos a aquellos que, con razón, temen o desconfían de las actualizaciones de Windows. Y esto sucede, no porque sean malas o poco interesantes, sino por los potenciales problemas que se pueden encontrar durante y tras su instalación.

Microsoft quiere corregir los problemas al actualizar Windows

Y eso que la firma con sede en Redmond no para de trabajar en este mismo sentido, todo con el fin de solucionar esos posibles problemas. Sin embargo y a pesar de los esfuerzos, tanto personales como económicos, estos no cesan. De hecho se pueden dar, repentinamente, con las actualizaciones de características, las acumulativas, parches de seguridad, etc. Además estos pueden venir dados por innumerables razones, de ahí el problema, que no hay una ni dos razones más o menos concretas.

Sirva como ejemplo el caso del que os vamos a hablar aquí, el inicio rápido de Windows 10. Para los que no la conozcáis, esta es una característica que proporciona un tiempo de arranque inferior al iniciar el equipo. Sin embargo, esta ventaja, al mismo tiempo podría impedir que las actualizaciones de las que os hablamos, se instalen correctamente. A su vez hay que saber que este inicio rápido está habilitado de forma predeterminada en la mayoría de las instalaciones limpias de Windows 10.

Con ello activado, al apagar el equipo la función de inicio rápido guarda algunos de los archivos del sistema. Más tarde, al volver a encender el equipo, el propio sistema vuelve a cargar los archivos guardados, lo que reduce el tiempo de arranque. Claro, esta característica combina las propiedades de hibernación y apagado para acelerar la experiencia de arranque. En principio todo esto suena muy bien y es beneficioso para la mayoría. Sin embargo es posible que todo ello no sea tan bueno para algunos equipos, ya que podría no permitir las actualizaciones de Windows.

Cómo desactivar el inicio rápido

De este modo, en el caso de que dejemos deshabilitado el inicio rápido, esto ya no podría poner el peligro la llegada de estas nuevas versiones del sistema operativo. A pesar de que la característica está perfectamente integrada en Windows 10, Microsoft dice que puede dar problemas. En concreto habla de la posibilidad de que las actualizaciones no se instalen correctamente o directamente no se instalen si tenemos esto habilitado.

La razón de ello es que estas actualizaciones podrían requerir que las operaciones pendientes se procesen durante el siguiente inicio después del apagado completo. Por tanto ciertas operaciones pendientes de Windows Update no se procesarán si tenemos habilitada la función de inicio rápido. Y es que el apagado completo tan solo ocurre cuando se reinicia un PC o cuando otro evento hace que este procese un apagado completo.

Windows Update inicio rápido

Pero la firma de Redmond va a poner fin a todo ello, ya que como hemos sabido ahora, Microsoft lanzará una nueva actualización de Windows para resolver los problemas con el inicio Rápido. Esto sucederá en un tiempo, aún no se ha especificado fecha, por lo que hasta entonces, también podemos desactivarlo nosotros mismos. Por ejemplo si vemos que la nueva May 2020 Update no se instala correctamente en unas horas, cuando se lance, podemos hacer lo siguiente.

Pinchamos con el botón secundario en el símbolo de batería que vemos en la barra de tareas, a la derecha. Tras ello se abre una nueva ventana que se corresponde a las Opciones de energía del sistema. En la misma, en la parte izquierda, vemos un enlace llamado Elegir el comportamiento de los botones de inicio / apagado. Aquí ya podremos pinchar en el enlace Cambiar la configuración actualmente no disponible en la parte superior.

Desactivar inicio rápido Windows

Pues bien, es nos dará acceso a otras opciones de energía, entre las que encontramos aquella que nos permite desactivar el inicio rápido, por lo que lo desmarcamos.