Las actualizaciones de Windows tardan en instalarse, ¿por qué?

Para que podamos usar nuestro ordenador de forma segura con Windows y disponer siempre de las últimas novedades, Microsoft se encarga de dotarlo con frecuencia con actualizaciones. Estas llegan con sus correspondientes parches de seguridad y nuevas características interesantes y mejoras variadas. Por ello resulta importante que las instalemos tan pronto estén disponible.

Para facilitarnos la labor de contar siempre con nuestro sistema operativo siempre actualizado a la última versión, Microsoft nos permite que Windows se encargue de forma automática de su descarga e instalación para que no tengamos que realizarlas nosotros mismos de manera manual. De esta forma, nos aseguramos tener siempre la última versión disponible. Sin embargo, podemos encontrarnos con frecuencia con un problema, y es que Windows tarda mucho tiempo en instalar estas actualizaciones, algo que puede llegar a desesperarnos.

Windows cuenta con tres tipos de actualizaciones, como son las de seguridad, que se encargan de solucionar problemas referentes a vulnerabilidades y fallos. También encontramos las actualizaciones acumulativas que se encargan de mejorar funciones del sistema operativo. Por último, cuenta con las actualizaciones mayores, que se realizan por lo general una vez al año y que implementan grandes novedades y mejoras en el sistema.

Actualizaciones mayores, la causa del problema

A la hora de instalar actualizaciones, las de seguridad y acumulativas deberían de ser rápidas ya que no suelen ocupar mucho espacio. Por ello, el principal problema lo vamos a encontrar con las actualizaciones mayores. Estas se lanzan más o menos cada seis meses, y pueden llegar a tardar horas hasta que completamos el proceso de instalación. Esto es debido al amplio proceso que deben realizar. Además, antes de la instalación el sistema crea una copia de seguridad que ocupa sobre unos 30 GB, lo cual tarda un buen tiempo en generarla. Esto nos permitirá restaurar la copia en caso de que algo salga mal durante los 10 días posteriores.

Junto con el gran tamaño que soportan las actualizaciones mayores, también existen otros factores que puedan influir en que el tiempo de instalación se alargue hasta la eternidad. Uno de estos motivos es que los servidores de Microsoft se encuentren colapsados si hay muchos usuarios que intenten realizar la descarga al mismo tiempo. Además, el proceso puede llegar a ser más lento si tenemos el disco duro lleno o una conexión lenta.

Windows tarda en actualizar, ¿qué puedo hacer?

Si notamos que Windows tarda demasiado en actualizarse debemos hacer algunas comprobaciones. Por un lado, nos aseguramos de que nuestra velocidad de conexión a Internet es la adecuada y no tenemos ningún problema que repercuta en una descarga aún más lenta. Igualmente, en el caso de que tengamos el disco duro lleno o cerca de su máxima capacidad, es recomendable hacer una limpieza ya que esto también repercute en la capacidad de trabajo del sistema.

Windows historial de actualizaciones

Por último, puede ser que tengamos algún problema con Windows Update. Esto podría provocar que las actualizaciones que se están instalando mal obliguen a Windows a revertir los cambios. Por ello podemos acudir al apartado de Configuración > Actualización y seguridad > Windows Update y revisar todo el historial de actualizaciones. Así podremos comprobar que todas se instalan de manera correcta.

¡Sé el primero en comentar!