Si tienes problemas al actualizar Windows, baja este nuevo parche

Normalmente, cada actualización de Windows que nos llega a través de Windows Update tiene un nuevo código de numeración que empieza por KB. Este código nos permite identificar fácilmente cuáles son los parches más nuevos y cuáles los más antiguos a la hora de instalarlos. Normalmente, para lo único que sirve este código es para identificar actualizaciones y poder, por ejemplo, desinstalar un parche en caso de que nos de problemas. Sin embargo, hay una actualización que Microsoft lleva lanzado varias veces con el mismo código: KB4023057. ¿Para qué sirve?

KB4023057 no es una actualización nueva, ni se trata de un parche acumulativo ni de calidad para el sistema operativo. Esta es una actualización de mantenimiento centrada especialmente en corregir problemas en el proceso de actualización del sistema operativo, como vamos a ver más adelante. Microsoft lanzó este parche por primera vez en septiembre de 2018, indicando que este sistema solucionaba algunos problemas que impedían que algunas actualizaciones importantes de Windows se instalaran correctamente. El mismo parche llegó por segunda vez en agosto de 2020, mostrando la misma descripción y sin cambios.

Ahora, en junio de 2021, el parche KB4023057 ha vuelto a aparecer por sorpresa en Windows Update.

KB4023057 W10 21H1

Qué hace el parche KB4023057

De nuevo, este parche ha vuelto a aparecer a los usuarios de Windows 10. La «nueva» actualización se descarga e instala automáticamente para, de nuevo, solucionar posibles problemas relacionados con las actualizaciones del sistema operativo.

Esta actualización se instala automáticamente en todas las versiones de Windows 10, desde la 1507 (lanzada en 2015) hasta la última 21H1 publicada el mes pasado. Además, en su ficha no trae ninguna descripción nueva, ni un solo cambio respecto al parche que llevamos recibiendo desde hace 3 años.

El objetivo de esta actualización es solucionar posibles problemas que pueden hacer que las actualizaciones de Windows 10 no se estén instalando correctamente. Para ello, esta actualización lo que hace es realizar algunas tareas básicas de mantenimiento en el PC, como:

  • Reiniciar los ajustes de red.
  • Limpiar las claves del registro relacionadas con la instalación de actualizaciones.
  • Reparar los componentes de Windows desactivados o corruptos.
  • Comprimir archivos de usuario para liberar espacio.
  • Reiniciar la base de datos de Windows Update.

Según parece, el objetivo de esta nueva actualizaciones ayudar a los usuarios que están atascados en una versión vieja de Windows 10 debido a algún problema en el proceso de actualización. Tras instalarse se llevan a cabo estas tareas de mantenimiento en Windows Update y, al acabar, se volverá a intentar actualizar automáticamente el PC.

Si todo va bien, y teníamos un error en nuestro sistema, tras instalar este parche Windows procederá a instalar una de las últimas versiones del sistema operativo, ya sea 20H2 o la última 21H1.

Bloquear la actualización

Este nuevo parche se instala automáticamente en todas las ediciones domésticas Home y Pro de Windows 10. Sin embargo, si usamos Windows 10 Pro en una empresa, o cualquiera otra edición empresarial avanzada, Microsoft nos explica cómo podemos proceder para bloquear el parche en nuestro PC. Aunque, una vez más, no se recomienda hacerlo.

La forma de bloquear esta actualización es la misma que podemos llevar a cabo para bloquear cualquier otra. Una de las técnicas más recurridas es usar la herramienta Wushowhide.diagcab para ocultar y bloquear este parche. Y también podemos recurrir al uso de otras herramientas similares, como Windows Update Blocker, desarrollada por Sordum.

Si tenemos algún problema tras instalar el parche, podemos desinstalar la actualización normalmente, como si se tratase de cualquier otro parche.

¡Sé el primero en comentar!