Si tu ordenador tiene una CPU vieja no podrás actualizar Windows

Si tu ordenador tiene una CPU vieja no podrás actualizar Windows

Rubén Velasco

Aunque no es lo más común, aún hay ordenadores que utilizan un sistema operativo de 32 bits. Y esto, a día de hoy, solo supone problemas de seguridad, rendimiento y estabilidad. Desde 2003, prácticamente todos los procesadores que se fabricaban nuevos ya eran compatibles con la arquitectura de 64 bits, aunque no ha sido hasta Windows 7 cuando se ha empezado a estandarizar los sistemas x86_64. A día de hoy, con Windows 10, aún existen dos versiones, una de 32 bits y una de 64 bits. Sin embargo, esto va a cambiar muy pronto.

Los sistemas de 32 bits están predispuestos a desaparecer. Apple, por ejemplo, ya no da soporte a los programas de 32 bits (y su sistema operativo solo está disponible para 64 bits). Muchas distros Linux también han decidido eliminar las versiones de 32 bits ya que, a día de hoy, no aportan nada. Y, finalmente, Microsoft ha sido la última compañía en sumarse al carro tomando la decisión de matar los 32 bits.

Cómo saber si mi Windows es de 32 o 64 bits

La forma más rápida y sencilla de averiguarlo es abrir el menú de Configuración de Windows 10 (atajo de teclado Windows + I) e ir al apartado Sistema > Acerca de.

Windows 10 de 64 bits

Aquí podremos ver un resumen de nuestro sistema operativo. También podremos ver el tipo de sistema operativo que usamos y también el tipo de procesador que tenemos en nuestro sistema.

Los fabricantes no podrán comprar Windows 10 de 32 bits OEM

Con Windows 10 May 2020 Update, versión 2004, Microsoft ha tomado la decisión de dar carpetazo a esta arquitectura en su sistema operativo. Como podemos leer en los requisitos mínimos de Windows 10, Microsoft solo va a ofrecer a los fabricantes licencias OEM para 64 bits, no pudiendo comprar ninguna para 32 bits.

Recordamos que esto no va a suponer ningún problema para los usuarios, ya que los programas de 32 bits funcionan sin problemas en los sistemas operativos de 64 bits. Además, la cuota de mercado de los sistemas de 32 bits está por los suelos, siendo utilizados solo por una de cada 200 personas. Menos del 0.20% de los usuarios de Windows 10 utiliza un sistema de 32 bits.

Si tienes un PC de 32 bits podrás seguir actualizándolo, de momento

Sin embargo, esto no significa que Microsoft vaya a abandonar a los usuarios que utilizan sistemas x86. Al menos por ahora.

Microsoft asegura que este cambio no afecta a los usuarios actuales de Windows 10 en 32 bits. Estos usuarios seguirán recibiendo actualizaciones y parches de seguridad y seguirán pudiendo actualizar a las nuevas versiones del sistema operativo. Las imágenes ISO de Windows 10 para 32 bits seguirán estando disponibles, aunque será más difícil encontrarlas y no podrán ser imágenes OEM.

Lo que sí está claro es que la industria quiere acabar con los sistemas operativos de 32 bits, y este no es más que uno de los primeros pasos para lograrlo. Tarde o temprano se acabará el soporte para Windows de 32 bits por completo y todos tendremos que actualizar a un sistema de 64 bits si queremos seguir actualizando el ordenador.

Ventajas e inconvenientes de los 64 bits

Hace tiempo, cuando lo normal era que los ordenadores tuvieran 1 GB de memoria RAM, o 2 GB los de gama alta, los sistemas de 64 bits podían suponer un inconveniente ya que, al necesitar especificar rutas de memoria más larga, el rendimiento era algo inferior. Hablamos de la era de Windows XP.

A día de hoy, un sistema operativo de 64 bits no tiene ningún inconveniente. El rendimiento es igual (o superior) al de un sistema de 32 bits, y la compatibilidad con los programas es la misma. Lo único que podríamos destacar es que los sistemas de 64 bits, al incluir las librerías x_86 por compatibilidad, ocupan un poco más de espacio en el disco duro. Y los programas, generalmente, suelen ser un poco más grandes.

En cuanto a las ventajas, a grandes rasgos tendremos mayor seguridad (ya que esta arquitectura hace uso de funciones avanzadas del procesador para validación de datos), mejor rendimiento al estar los programas optimizados y la posibilidad de utilizar sin restricciones más de 4 GB de memoria RAM. Los programas de 32 bits funcionan igualmente sin problemas en un sistema de 64 bits.

A día de hoy no tiene sentido seguir usando sistemas operativos de 32 bits. Y, por lo tanto, dejar de dar soporte a los fabricantes OEM es, sin duda, un movimiento de lo más inteligente.