Cuidado si tu PC experimenta estos síntomas: puede tener malware

Solo con conectarnos a Internet estamos poniendo nuestro PC y nuestros datos en peligro. Las amenazas informáticas, y el malware, acechan en cada esquina. Para evitar caer en las garras de piratas informáticos es necesario visitar webs seguras y, además, tener un buen antivirus instalado en nuestro ordenador. Sin embargo, no hay nada infalible, y en cualquier momento podemos terminar siendo víctimas de los piratas, incluso sin darnos cuenta.

Por «suerte», cuando nuestro ordenador termina infectado de malware, da igual por el método que sea, al final siempre termina mostrando una serie de síntomas que, como poco, deberían activar nuestras alarmas y hacernos sospechar de que algo no está yendo como debería: nuestro PC está infectado por un virus.

En caso de experimentar cualquiera de estos síntomas, debemos plantearnos en serio analizar nuestro PC con un antivirus actualizado. Windows Defender, que viene incluido junto a Windows 10, debería valer. Pero también podemos recurrir a software anti-malware específico, como Malwarebytes Anti-Malware, para detectar y eliminar todo tipo de software malicioso.

Bitdefender Total Security 2021 - 1

Internet va muy lento y con mucha publicidad

Uno de los síntomas más comunes de que nuestro ordenador está infectado es que Internet empieza a ir muy lento. Esto se debe a que, generalmente, los virus suelen estar enviando y recibiendo todo tipo de información de otros servidores, lo que hace que, cuando navegamos o descargamos, todo vaya mucho más lento.

Además, es muy común que los piratas informáticos se aprovechen de nuestro ordenador para generar dinero a través de la publicidad. Por ello, otro síntoma muy común, relacionado con la conexión, es que mientras estamos navegando (e incluso sin navegar) aparezcan todo tipo de ventanas con anuncios.

Bloqueos y reinicios causados por virus

Otros síntomas comunes son los bloqueos del ordenador. Estos se deben a que el malware normalmente intenta conseguir permisos en el sistema atacando archivos y librerías propias de Windows y, por lo tanto, termina fallando. Windows puede bloquearse de vez en cuando por cualquier motivo. E incluso sin motivo. Pero si lo hace muy a menudo, debemos sospechar.

Lo mismo ocurre con los pantallazos azules y los reinicios inesperados. Si nos ocurren muy a menudo, probablemente es que algún software esté haciendo algo que no debe. Y probablemente sea un malware.

El antivirus ha desaparecido o está desactivado

Los antivirus están diseñados para ejecutarse al inicio del ordenador, y estar en funcionamiento hasta que apagamos el PC. Salvo que lo desactivemos nosotros manualmente, no hay motivos para que el software de seguridad no funcione. E incluso si lo desactivamos nosotros, este se reactivará pasado un tiempo automáticamente. A no ser que algo se lo impida.

El antivirus es el principal enemigo del malware. Por lo tanto, es normal que este intente acabar con él por todos los medios. Cuando un virus llega a un ordenador, lo primero que intenta es acabar con su enemigo. Suele atacar los procesos del software de seguridad, o aprovecharse de fallos para causar un DoS y dejarlo fuera de servicio.

Si de repente vamos a buscar el antivirus y está desactivado, o directamente no está instalado, entonces debemos preocuparnos. Y si encima lleva mucho tiempo sin actualizarse, mucho más.

Los archivos están ¿bloqueados?: el peor de los virus

Muchos virus son molestos, pero otro tipo de malware se basa en el sigilo. Todo parece ir con normalidad hasta que, de repente, nos damos cuenta de que nuestros archivos personales (fotos, documentos, etc) han desaparecido. Y en su lugar hay archivos con nombres y extensiones extrañas. Hemos sido infectados por el peor tipo de malware: un ransomware.

Estos programas maliciosos llegan al PC, cifran todos nuestros datos, dejan una nota de rescate y desaparecen. La única forma de recuperar los archivos parece pagar el rescate siguiendo las instrucciones que nos ha dejado el malware. Pero, si buscamos un poco, es fácil encontrar herramientas que nos ayuden a  la recuperación.