¿No puedes abrir un vídeo con tu reproductor? Estos son los motivos

Ya sea un vídeo bajado de Internet, grabado con nuestro móvil o una cámara, o montado por nosotros, para abrirlo es necesario utilizar un reproductor multimedia. Este programa es el encargado de leer el archivo, descodificar su contenido y mostrarlo en la pantalla fotograma a fotograma. Windows tiene su propio reproductor incluido de serie, y luego podemos bajar e instalar una infinidad de ellos, tanto gratis como de pago. Pero ¿qué pasa si, al abrir un vídeo, este no se reproduce y da error?

¿Seguro que es un vídeo?

Una de las causas más comunes por las que un vídeo puede no funcionar correctamente en el reproductor multimedia es porque, en realidad, no sea un vídeo. ¿Cómo es posible? Esto es muy común, sobre todo, en los vídeos descargados de las redes P2P, y es que, aunque el archivo termine en .avi o en .mp4, puede que en realidad se trate de otro archivo al que le han cambiado la extensión.

SoftZone vídeo falso error

Puede que se trate de un archivo comprimido, una foto, una canción… las posibilidades son infinitas. Incluso puede ser que realmente sea un vídeo, pero se ha estropeado la cabecera del archivo y, por lo tanto, los reproductores no lo reconocen como tal. Las posibles soluciones son limitadas, y generalmente no hay nada que podamos hacer.

También puede ocurrir el caso contrario, y que un archivo .RAR no sea un archivo comprimido y, al abrirlo con VLC, podamos ver un vídeo. Pero, si es así, no suele tener buen augurio.

Problemas de códecs en el reproductor

Otro de los problemas más comunes que nos podemos encontrar es que el reproductor no sea compatible con el formato del archivo. Aunque sea un vídeo en AVI o MP4, el códec que lleva por debajo puede que no sea compatible con nuestro reproductor. Esto era mucho más común en el pasado, y es que hoy en día ya no suele haber problemas de este tipo. Pero, sobre todo con el reproductor de Windows, puede que sí lleguen a existir.

La solución es muy sencilla. Debemos instalar un reproductor que incluya el mayor número de códecs para no tener un solo problema de compatibilidad. VLC y Media Player Classic son dos excelentes opciones que, sin duda, no nos darán problemas. Otra opción que tenemos es instalar un pack de códecs en el PC para que el reproductor que usamos a menudo pueda leer esos formatos.

DRM, o derechos de autor

En tercer lugar, si tenemos un vídeo que tiene derechos de autor, o algún tipo de DRM, puede que nuestro reproductor multimedia nos de problemas al reproducirlo. Esto es común, además, con los DVD o Blu-Ray originales que intentamos reproducir en nuestro ordenador.

Para solucionar este problema debemos cumplir dos requisitos. En primer lugar, que el reproductor sea compatible con los sistemas de DRM más utilizados, y en segundo que tengamos conexión a Internet para poder validar el DRM y proceder con la reproducción. En este caso, los reproductores que más problemas suelen dar son los gratuitos y OpenSource, por lo que uno comercial (el de Windows, o una alternativa de pago) deberían funcionar sin problemas.

¡Sé el primero en comentar!