Adiós, Edge: el navegador clásico de Microsoft se queda sin soporte

Tras el declive de Internet Explorer, Microsoft quiso volver a entrar fuerte en la guerra de los navegadores. Con Windows 10, la compañía lanzó un nuevo navegador moderno, llamado Edge, con el cual pretendía recuperar la confianza de los usuarios. Este navegador usaba el mismo motor que Internet Explorer, por lo que, igual que su predecesor, estaba abocado al fracaso. Pero la compañía no se rindió. Hace un año llegaba a nosotros otro navegador más, Edge Chromium, adoptando, ahora sí, el motor de su rival, Google Chrome, para entrar fuerte en la guerra. Y parece que, por fin, Microsoft dio con la clave.

Ahora mismo, Microsoft tiene en su poder tres navegadores web. Por un lado, la compañía está dando soporte a Internet Explorer 11, el navegador clásico que tantos años lleva acompañando a los usuarios del sistema operativo. Además, Windows 10 sigue instalando por defecto el Edge clásico, el navegador que vio la luz del día en 2015 y que no consiguió ganarse la confianza de los usuarios. Y, en tercer lugar, el nuevo Edge Chromium, el navegador que, según parece, sí que está conquistando a los usuarios.

Edge pestañas vertical - Grupos pestañas

La compañía no puede mantener a la vez tres navegadores diferentes. Y menos cuando la cuota de mercado de dos de ellos es prácticamente nula. Por tanto, tanto IE como el Edge clásico, deben pasar a mejor vida. Y lo harán antes de lo que piensas.

Edge queda sin soporte a partir de hoy

Como ya se anunció el pasado mes de agosto de 2020, la versión clásica de Edge pasa a mejor vida a partir de hoy. Junto a los parches de seguridad de marzo de 2021 ha llegado el final de soporte para este navegador. Este, por ahora, seguirá estando instalado en los ordenadores por defecto, aunque no deberíamos usarlo. Si lo abrimos, podremos ver un mensaje en el que nos indica que Edge ya no recibirá más actualizaciones de seguridad, y nos recomendará bajar el nuevo Edge.

Aviso cambio Edge

El próximo 13 de abril de 2021, junto a los próximos parches de seguridad de Microsoft, la versión clásica de Edge será eliminada de los ordenadores de forma automática y sustituida por el nuevo Edge basado en Chromium. Este cambio llegará de forma automática a todas las versiones del sistema operativo, desde 1803 hasta la última, 20H2. Además, si no queremos esperar al mes que viene, el cambio de navegador también tendrá lugar con los parches opcionales de calidad para Windows, que llegarán a finales de este mismo mes.

Por supuesto, el nuevo Edge será el navegador que vendrá por defecto en la próxima versión de Windows, la 21H1, que llegará en unas semanas. Windows 7 y 8.1 no se verán afectados por este cambio porque Edge clásico no está disponible para estos sistemas.

Características del nuevo navegador de Microsoft

La verdad es que Microsoft se ha tomado muy en serio el desarrollo de su nuevo navegador web. Lo primero que destaca de él es que, en lugar de usar el motor clásico de Microsoft (que ya empezaba a estar obsoleto) este utiliza Chromium, el motor OpenSource que utilizan otros navegadores, como Vivaldi, Opera o Brave, entre otros.

El nuevo Edge es, a grandes rasgos, una versión mejorada de Google Chrome. Este navegador elimina todos los servicios de recopilación de datos de Google y añade todo tipo de funciones y características para revolucionar la forma de navegar por Internet. Pestañas verticales, un visor de PDF avanzado y mejoras de privacidad y rendimiento son solo algunas de las características que, a partir de ahora, formarán parte del navegador por defecto de Windows 10.

Si aún no lo tienes, desde su web puedes descargar el nuevo Edge para instalarlo en Windows (7, 8, 10), macOS y hasta en Linux.