Cuidado si pagas Adobe Cloud: si cancelas, tendrás que pagar permanencia

Cuidado si pagas Adobe Cloud: si cancelas, tendrás que pagar permanencia

Rubén Velasco

Cada vez son más las compañías que ofrecen a los usuarios la posibilidad de contratar sus productos con un modelo de «suscripción». Esto significa que, en lugar de tener que pagar una licencia de cientos de euros, se puede usar el producto pagando una pequeña cantidad al mes. Y cuando ya no lo necesitemos, podremos dejar de pagar para no seguir gastando dinero. Sin embargo, este modelo de negocio puede tener una letra pequeña que, si no tenemos en cuenta, nos puede salir muy cara.

Uno de los modelos de suscripción más populares hoy en día es el de Adobe. En lugar de tener que gastar cientos, o miles, de euros en comprar Photoshop, Premiere y demás productos de esta compañía, y tener que pagar de nuevo para actualizarlos todos los años, Adobe ahora nos permite pagar una cuota fija al mes por usar sus productos.

Los modelos de suscripción de Adobe Cloud

La suscripción de Adobe nos ofrece siempre las últimas versiones de los programas (sin necesidad de tener que pagar de más) a cambio de una cuota fija al mes que varía en función de los programas que necesitemos. Mientras paguemos tendremos los programas disponibles y siempre actualizados. Y en el momento que dejemos de pagar, estos programas dejarán de estar disponible.

Podemos encontrar varias modalidades. Por ejemplo, la de «Fotografía» incluye Lightroom, Lightroom Classic, Photoshop y 20 GB de almacenamiento en la nube por tan solo 12.09 euros al mes. Si queremos tener toda la suite de Adobe, entonces la suscripción sube a 60.49 euros al mes. También tenemos la posibilidad de pagar suscripciones para los programas individuales de Adobe.

Adobe Creative Cloud

Esto puede ser interesante si, por ejemplo, vamos a necesitar usar Photoshop o Premiere dos meses pero, después de eso, no lo volveremos a necesitar. Ahorraremos una importante cantidad de dinero. Eso sí, debemos tener cuidado al elegir la suscripción, o, de lo contrario, Adobe podría cobrarnos una permanencia.

Permanencia: la letra pequeña de las suscripciones de Adobe

Poder pagar un mes, cancelar, volver a pagar al cabo de 6 meses, volver a cancelar, y seguir así puede ser interesante y una forma de ahorrar al usar los programas de Adobe. Sin embargo, debemos tener en cuenta que, según el modelo de suscripción, estamos firmando una permanencia con la compañía. Y si nos damos de baja antes de tiempo, tendremos que pagar una multa.

Todo viene bien explicado en los términos de suscripción que nadie lee cuando compra un producto o servicio. Cuando vamos a suscribirnos a Adobe Cloud, podemos elegir principalmente dos modalidades:

  • Plan anual, prepago: pagamos todo un año de golpe.
  • Plan anual, pago mensual: nos permite pagar el servicio mes a mes durante un año.

Modalidad suscripción Photoshop

Ambas modalidades nos permiten cancelar en cualquier momento. Y además, si lo hacemos en los 14 primeros días se nos devolverá íntegramente el dinero que hayamos pagado. Si cancelamos pasados esos 14 días, no se devolverá el dinero, pero podremos disfrutar del producto hasta el final de la suscripción.

Sin embargo, si hemos elegido la modalidad «Plan anual, pago mensual», en los términos de suscripción podemos ver que, si cancelamos pasados 14 días, se nos cobrará de una vez una cantidad acumulada del 50% en función del contrato restante. Además, el servicio dejará de funcionar a partir del final del periodo de facturación de ese mismo mes.

Permanencia Adobe Cloud

Esta permanencia no es una permanencia como tal. Simplemente estamos pagando una «multa» por romper un contrato anual antes de tiempo. Y varía en función del tiempo que nos quede disponible. No es lo mismo romper el contrato a los dos meses que a los 10 meses de servicio.

Cómo evitar la permanencia de Adobe Cloud

Si queremos evitar sorpresas y ahorrarnos tener que pagar la permanencia al darnos de baja de los servicios de Adobe debemos usar, principalmente, el sentido común. No podemos acogernos a un plan anual, aunque paguemos mes a mes, si vamos a darnos de baja en muy poco tiempo.

Adobe ofrece también una modalidad de pago mensual. Este modelo nos sale bastante más caro, pero nos brinda la posibilidad de cancelar, sin repercusiones, cuando queramos. Y, igual que en los planes anteriores, si cancelamos en los 14 primeros días se nos devolverá el importe íntegro del mes.

Adobe Plan mensual

Las suscripciones pueden parecer interesantes. Y lo son, en muchos casos. Pero debemos tener cuidado con los contratos ocultos que puede haber en ellas. Un contrato anual pagado mes a mes seguro que lleva gastos de cancelación ocultos.