5 ventajas que puedes obtener al usar un navegador web poco conocido

Los programas que hacen las veces de navegadores de Internet, en estos momentos se han convertido en clave para la mayoría de los usuarios. Ya sea desde el PC o desde el móvil, estos programas son usados de manera casi constante o al menos están en ejecución.

Los desarrolladores de los mismos son plenamente conscientes de todo ello, por lo que no paran de mejorarlos y optimizarlos. Esto es algo que evidentemente se logra a base de actualizaciones que se envían de manera periódica con nuevas funciones, correcciones y parches de seguridad. Aquí destacan en cuanto a popularidad y uso programas tan conocidos como Google Chrome, Mozilla Firefox, Edge de Microsoft, Opera, Safari de Apple, etc.

Cada uno tiene la libertad de elegir la propuesta que más le interese, aunque ahora y desde hace tiempo, Chrome es el líder indiscutible del sector. De hecho cuenta en estos momentos con un porcentaje de uso cercano al 70%, lo que no es poco. Pero aún son muchos los millones de usuarios que prefieren otras propuestas con el nuevo Edge creciendo de manera importante.

Pero de igual modo tenemos la posibilidad de dejar de lado las alternativas más populares y decantarnos por otras menos extendidas ni conocidas. De hecho llegado el caso, obtendremos algunas ventajas que os vamos a mencionar en estas mismas líneas.

Aumento de la privacidad en Internet

Las propuestas de Google y Microsoft en este sentido, suelen hacer un cierto seguimiento de nuestros movimientos online. Esto es algo de lo que se quejan multitud de usuarios, pero práctica habitual de estas grandes firmas en muchos de sus productos. Es por ello que esto lo evitamos al usar un navegador menos conocido, pero más privado.

Privacidad Firefox

Misma funcionalidad con menor consumo de recursos

Otro de los apartados de los que muchos se quejan en los navegadores más conocidos, es del alto consumo de recursos. Esto se debe a las muchas funciones que atesoran para cubrir las necesidades de sus cientos de millones de usuarios. Pero esas no siempre son necesarias, por lo que los programas menos conocidos se centran más en ofrecer lo básico, y así ahorrar uso de CPU y RAM del equipo.

Elegir el modo de uso del navegador que nos interesa

Con esto lo que os queremos decir es que al dejar de lado los programas más comunes, los menos usados normalmente se centran en funciones o modos concretos. Por eso algunos desarrolladores se centran en la seguridad, otros en el poco consumo de recursos, otros en los juegos, otros en la privacidad, en la interfaz, etc. Así, podremos decantarnos por la propuesta más interesante o a la que demos prioridad.

Soporte técnico más personal

A esto le podemos sumar que debido a su poco uso, a pesar de ser un proyecto de calidad, si tenemos algún problema o detectamos un fallo, el soporte técnico puede ser más directo. De hecho en ocasiones podremos hablar directamente con el desarrollador del producto para expresar nuestras opiniones, por ejemplo vía correo electrónico.

Mayor velocidad al navegar por Internet

Si lo pensamos bien, un navegador se basa en ofrecernos lo necesario para movernos por Internet de la mejor manera. Por tanto muchas de las funciones adicionales que ofrecen programas como Chrome, Edge o Firefox, son innecesarias, pero están ahí. Por tanto los navegadores menos conocidos prescinden de todo ello para centrarse en lo que interesa al usuario, navegar. Es por ello que en ocasiones estas propuestas nos ofrecen unas velocidades de carga superiores a las de otros más populares.