Evolución de Internet: desde la Web 1.0 hasta el actual Metaverso

A estas alturas no hace falta que hagamos una presentación de todo lo relacionado con Internet. Su evolución ha sido enorme a lo largo de las últimas décadas desde lo que se conoció como la Web 1.0 hasta el actual Metaverso. Veamos algunas de las diferencias importantes que encontramos a medida que ha evolucionado en la historia.

Podríamos decir que internet ha progresado mucho desde la Web 1.0 hasta la Web 3.0. en la que nos encontramos inmersos en estos momentos. La primera versión se centraba en conectar varios dispositivos y obtener información en la red. Más adelante la web 2.0 ya permitía, leer, crear y enviar todo tipo de contenidos por esta misma vía. Aquí es donde precisamente podríamos decir que se produjo el éxito y crecimiento de Internet tal y como lo conocemos hoy.

Aquí es precisamente donde nos encontramos con elementos tales como las redes sociales o el comercio electrónico. Sin embargo, en estos instantes nos encontramos ante lo que se podría considerar como una nueva época denominada la Web 3.0 de la que se viene hablando mucho últimamente. Ahora entran en juego elementos como la inteligencia artificial o las tecnologías de aprendizaje automático. De este modo los usuarios podrán interactuar con los datos de la red.

Por su parte el Metaverso combinará múltiples espacios virtuales que proporcionan acceso a una gran variedad de plataformas y proyectos, muchos de ellos centrados en la realidad aumentada.

Los comienzos de internet: Web 1.0 y Web 2.0

La hablar de internet nos referimos a una red donde millones de ordenadores están conectados globalmente. Esto permite que cualquier equipo puede comunicarse con otro. Por otros lado nos encontramos con la World Wide Web. Esta es una forma de acceder a la información a través de Internet mediante la visualización de páginas web en un navegador. Aquí la información está compuesta de hipervínculos, textos, gráficos, audio, vídeo, etc. La mencionada Web 1.0 o primera generación web se desarrolló a partir de 1991 donde los usuarios podían leer y compartir información. Por tanto, nos encontramos con una fuente de información creada por un pequeño número de autores, para muchos usuarios.

Veíamos páginas web estáticas llenas de datos de relativo interés para los usuarios conectados por aquel entonces. Esto dio paso a la Web 2.0, un entorno en el que ya podíamos crear, compartir y modificar contenidos, por lo tanto, se caracterizó por ser más interactiva. Este término se utilizó por primera vez en 1999 e Internet se orientó hacia algo que involucraba activamente al navegante.

Básicamente es la web que conocemos hoy día y que ha evolucionado desde entonces. Evidentemente aquí encontramos tanto puntos muy a favor del usuario, como otros realmente en contra. Como os podréis imaginar uno de los principales puntos negativos de la web 2.0 son las amenazas y la ciberdelincuencia actual.

Llegada de la Web 3.0 y el Metaverso

De un tiempo a esta parte mucho se viene hablando de la llegada paulatina de la nueva internet, la que se denomina Web 3.0. Decir que esta tercera generación histórica de Internet se centra en que los sitios web y las aplicaciones sean capaces de procesar la información de forma inteligente.

Se espera que el comportamiento de estas plataformas sea similar a la de los humanos, es decir, de una manera inteligente a través de tecnologías como el aprendizaje automático, el Big Data, y mucho más. Así, ahora las grandes plataformas tecnológicas se dirigen hacia la realidad aumentada mezclando elementos del mundo físico y el digital. Lógicamente aquí tendrán mucho que decir la realidad virtual, la realidad aumentada, etc.

Por tanto, tal y como podemos ver las nuevas tecnologías se han ido aplicando al crecimiento de internet hasta llegar a estos momentos. Ahora podríamos decir que la fusión de varias de ellas tanto a nivel software como hardware, crearán la nueva era tecnológica denominada como metaverso en la Web 3.0. Nada que ver con la simplicidad ofrecida por aquellas primeras páginas pertenecientes a la Web 1.0.

¡Sé el primero en comentar!