Esto quieren pagar hoy por el NFT del primer tweet

Con el auge de las criptomonedas, y el aumento exponencial de su valor, otro concepto empezó a ganar popularidad entre los inversores: los NFT. Acrónimo de Non -Fungible Token, estos utilizan la tecnología blockchain de las criptomonedas para crear bienes únicos (generalmente imágenes) que tienen un valor único y que cuentan con un certificado de autenticidad único. En muy poco tiempo, estos NFT han movido cantidades inmensas de dinero al querer cualquiera hacerse con la propiedad de, por ejemplo, una fotografía. Pero, ¿qué ha pasado con ellos?

Cuando el mercado de las criptomonedas estaba más vivo que nunca, a Jack Dorsey, co-fundador de Twitter, se le ocurrió poner a la venta su primer tweet. Tweet que, teniendo en cuanta la URL del mismo, ha sido el número 20 desde el lanzamiento de la red social. Por supuesto, hubo muchas pujas ya que todos pensaban que, en poco tiempo, su valor se dispararía exponencialmente.

Finalmente, la puja más alta fue la de un tal Sina Estavi, quien ofreció 1630 ETH a cambio de la propiedad del tweet. En moneda común, la propiedad de este mensaje en la red social se vendió por 2.91 millones de dólares. Casi nada.

Poco después de realizar la compra, el mercado de las criptomonedas se empezó a enfriar. Y los NFT, por supuesto, también. La gente se ha dado cuenta de que pagar miles o millones de dólares por una foto que simplemente puedes plagiar con una captura de pantalla, al final hace aguas por todos los lados. Por supuesto, el comprador del tweet lo puso a la venta para recuperar la inversión (y, si era posible, ganar algo de dinero). Pero parece que las cosas no han salido como él esperaba.

El NFT del tweet no vale «nada»

Las únicas ofertas que han llegado a este usuario para comprar este mensaje histórico en la red social apenas alcanzan los 0.25 ETH. Lo que al cambio serían unos 400 dólares. De 2.91 millones de dólares a 400 dólares, la pérdida está más que clara. Y es que, incluso en los mejores tiempos de los NFT y las criptomonedas, la máxima oferta apenas ha superado los 6000 dólares.

Este inversor ha reiterado en varias entrevistas que este tweet está a la altura de otras obras de arte, como la Mona Lisa. Probablemente para intentar engañar a otros inversores para hacerse con él y quitarse ese lastre de encima. Por suerte (para los demás), no ha tenido éxito.

Tanto el Bitcoin como el Ethereum, como todas las demás criptomonedas han tenido todo tipo de altibajos desde su nacimiento. Y ahora mismo no es uno de los mejores momentos para meterse en este mercado. Los NFT, por supuesto, no se iban a librar de estos problemas al estar directamente ligados a las criptomonedas. Y, además, su batacazo es aún más grande. Es posible que en un futuro, a medio o largo plazo, tanto las criptos como los NFT vuelvan a ponerse al rojo vivo. Pero, de momento, lo mejor es dejar esa «mona lisa» colgada en una pared donde nadie pueda apreciar su vergüenza.

¡Sé el primero en comentar!