¿Windows 10 se bloquea durante la instalación? Así puedes solucionar los principales problemas

El hecho de tener que vernos en la obligación de reinstalar Windows, ya de por sí es una molestia, pero si además esta instalación se bloquea, puede ser bastante molesto para cualquier usuario, por lo que vamos a repasar algunas de las posibles soluciones a este tipo de inconvenientes.

Pero antes de nada, lo más recomendable siempre es disponer de una copia de seguridad de nuestros datos para poder hacer frente a estos imprevistos. Siguiendo con el tema que nos ocupa, la razón por el atasco del equipo durante la instalación de Windows 10 es difícil de saber con exactitud, pero muchas veces se debe a que este está esperando algo para poder pasar a la siguiente etapa de la instalación. A veces es una conexión a Internet, otras es un archivo que se ha perdido, o a veces se toma demasiado tiempo porque el hardware es lento.

Otra de las posibles razones de todo ello puede ser alguna incompatibilidad del hardware o de los controladores, aunque vamos a ver estas posibilidades con un poco más de detenimiento. Eso sí, antes de empezar a tomar otras medidas, en el caso de que la instalación o actualización de Windows 10 se atasque por alguna razón, como precaución es recomendable esperar algunas horas o incluso que dejemos el PC encendido durante la noche, a veces se soluciona con el paso de mucho tiempo.

También nos podemos encontrar con la posibilidad de que los archivos de la instalación estén corruptos, por lo que debemos descargar la correspondiente ISO de nuevo y reinstalarla, aunque también podemos echar mano de la aplicación DISM (Deployment Imaging and Servicing Management) integrada en Windows que escaneará y reparará los archivos del sistema dañados.

perder conexión a Internet

Si nos encontramos con el supuesto de que la pantalla de «Listo para instalar» se queda fija al actualizar el sistema, por ejemplo, al tiempo que el botón de instalación está desactivado, entonces intentaremos reiniciar la conexión a Internet, ya sea por cable o WiFi, desconectando todos los dispositivos USB, o igualmente puedes probar con la mencionada aplicación DISM.

Soluciones al bloqueo de Windows 10 a instalar o actualizar

Si la instalación de Windows 10 se bloquea al agregar la cuenta de Microsoft, lo mejor que podemos hacer en ese caso es omitir este paso, al menos por el momento, creando una cuenta local y después la convertimos en una cuenta vinculada a Microsoft. Por otro lado, si el temido bloqueo se produce en Windows 10 al reiniciar, cargando una pantalla con la animación de los puntos giratorios moviéndose sin fin, en la pantalla de bienvenida o de inicio de sesión, lo mejor que podemos intentar es arrancar en Modo seguro o con las Opciones de inicio avanzadas para solucionar problemas y restaurar el sistema.

Al mismo tiempo, si nos encontramos en esa misma situación pero sin los mencionados puntos giratorios, esto probablemente se deba a algún problema con la BIOS del ordenador, por lo que, o bien podemos deshabilitar la BIOS Legacy, o cambiar a UEFI.

Debemos tener en cuenta que la actualización e instalación de Windows 10 tiene el problema de que se atasca por razones como la conexión a Internet o configurando algún apartado que se podría haber hecho más tarde pero que no hay manera de saltar. Así, si nos encontramos con el mensaje de “Espere un momento”, pero no pasa de ahí, durante la instalación del sistema, debemos desactivar la conexión a Internet apagando la WiFi o desconectado el cable Ethernet.

Al mismo tiempo es recomendable eliminar cualquier hardware externo que no sea necesario en el proceso, ya que a veces Windows se queda a la espera de obtener la actualización del controlador o verificando los archivos existentes, de ahí el bloqueo.

Otras razones para el bloqueo de Windows 10 en su instalación

Cuando este desagradable suceso se da en la preparación de los archivos de instalación, lo que suele venir acompañado de una indicación de progreso porcentual, esto a veces sucede cuando el disco duro o el USB es muy lento, por lo que podemos intentar instalar desde otro medio más rápido como un dispositivo USB 3.0, por ejemplo.

En otras ocasiones es posible que la instalación de Windows 10 necesite UEFI y no una BIOS estándar, por lo que si la instalación se atasca en una pantalla azul limpia, no una BSOD, lo mejor es deshabilitar el CSM o Módulo de Soporte de Compatibilidad, y habilitar UEFI a través del botón F2 durante el arranque para entrar en la BIOS, desactivar el arranque seguro, y cambiar a UEFI.

Para terminar, si la instalación de Windows 10 se atasca en la pantalla que reza, “Preparando Windows”, significa que la configuración está tratando de terminar algo o simplemente esperando a que se carguen algunos archivos para que podamos usar nuestra cuenta, por lo que lo mejor es, como hemos dicho con anterioridad, esperar, ya que esto puede llevar bastante más tiempo del esperado.