Ubuntu 17.10 mejorará su compatibilidad con el Dual-Boot de Windows 10

Escrito por Rubén Velasco
Actualidad

Ubuntu es la distribución Linux más conocida y utilizada en todo el mundo. Sin embargo, a pesar de las enormes posibilidades de este sistema operativo, a la mayoría de los usuarios les resulta muy complicado desprenderse totalmente de Windows, por lo que una configuración muy común en un gran número de ordenadores es el arranque dual, tener instalado Windows y Linux en el mismo equipo y poder escoger qué sistema operativo arrancar cuando encendemos el ordenador.

En los últimos años, y con las últimas versiones de Windows, se han implementado varias funciones y medidas de seguridad y optimización para hacer el arranque de los sistemas operativos más seguro y rápido. Una de estas funciones es el Arranque Seguro, o Secure Boot, que evita la ejecución de cualquier software no firmado cuando se arranca el ordenador.

Aunque desde 2012 Ubuntu es compatible con Secure Boot y con sistemas UEFI, esta configuración no terminaba de funcionar del todo bien en muchos equipos e impedía desde arrancar el sistema en modo Live hasta ejecutarlo una vez instalado en un disco duro o unidad SSD. Esto cada vez ha sido más molesto para los usuarios y, por ello, Canonical finalmente ha querido poner remedio.

A partir de la próxima versión de Ubuntu 17.10 “Artful Aardvark”, prevista para el próximo mes de octubre (aunque la semana que viene podremos descargar ya las primeras versiones Alpha), este sistema operativo va a mejorar todo lo relacionado al arranque seguro del sistema, tanto individualmente como en entornos de arranque dual junto a Windows 10, uno de los sistemas con los que peor se lleva.

Las nuevas mejoras en el arranque seguro de Ubuntu 17.10

Una de las nuevas medidas de seguridad que van a llegar con este sistema operativo es el soporte para PIE (Position Independent Executables) habilitado por defecto, una medida de seguridad que, a grandes rasgos, hace que cada vez que se carga un binario o alguna dependencia esta lo haga en un espacio aleatorio de la memoria, impidiendo que se realicen ataques dirigidos y mejorando la seguridad.

Además de PIE, también se ha actualizado GRUB, el gestor de arranque de Ubuntu, para permitirnos arrancar sin problemas Windows 10 sin que aparezca el mensaje que nos pide desactivar Secure Boot desde los módulos DKMS. De esta manera, a partir de la llegada de “Artful Aardvark” va a ser posible utilizar Windows 10 junto a Ubuntu mucho más fácilmente y sin problemas, pudiendo elegir en todo momento qué sistema arrancar sin tener que realizar cambios en la UEFI ni en la configuración de Ubuntu.

Ubuntu Dual Boot Windows 10

De todas formas, si tenéis una configuración Dual-Boot con Windows 10, os recordamos que el sistema operativo cuenta por defecto con una configuración llamada “Inicio rápido“, habilitada por defecto, que, al apagar el sistema, en lugar de cerrarlo todo hiberna una parte del Kernel para que, al volver a encender el ordenador, en lugar de cargarlo todo de nuevo, se reduzca el tiempo recuperando la parte del kernel hibernada.

Esta configuración da bastantes problemas a la hora de utilizar sistemas en arranque dual, por lo que, si tenemos esto en nuestro equipo, debemos desactivar el inicio rápido de Windows 10 para reducir los problemas al arrancar Linux tras haber apagado Windows.

¿Qué te parecen las mejoras de compatibilidad entre Ubuntu 17.10 y Windows 10?

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo