OpenOffice podría desaparecer en breve, aunque a nadie le importa

Microsoft Office es la suite ofimática más utilizada en todo el mundo, sin embargo, no es la única alternativa que existe. Mientras que la suite de Microsoft se mantiene en el mercado como una alternativa de pago para los usuarios con mayores necesidades profesionales, en la red existen excelentes alternativas que no tienen nada que envidiar a esta suite desarrollada por el gigante del software, como es el caso de OpenOffice.

OpenOffice es una suite de ofimática gratuita y de código abierto, actualmente desarrollada por Apache, que busca ofrecer a los usuarios las herramientas ofimáticas básicas (procesador de textos, hojas de cálculo, diapositivas y bases de datos) sin coste alguno para aquellos que no tengan la necesidad de pagar la licencia del software de Microsoft o que, por ejemplo, utilicen otros sistemas operativos no compatibles, como macOS o Linux.

La actual Apache OpenOffice ha sido una de las primeras alternativas reales a la suite de Microsoft, sin embargo, es posible que en breve esta suite desaparezca debido al crecimiento de otras suites con un desarrollo mucho más ágil, como LibreOffice, y a la pérdida de interés tanto por parte de los desarrolladores como de los usuarios en ella. Una muestra de ello podemos verlo simplemente comprobando cómo la última actualización de esta suite llegó hace casi un año, mientras que sus principales rivales se actualizan cada pocas semanas.

Tal como podemos ver en una lista de correo compartida entre los miembros del proyecto, los responsables son conscientes de que su suite está pasando por malos momentos y se plantea la posibilidad de abandonar el proyecto, una decisión muy drástica que llegará salvo que los responsables del mismo encuentren una forma de llamar de nuevo la atención tanto de desarrolladores como de la comunidad de usuarios que les permitan seguir con el desarrollo de la suite.

Desde nuestro punto de vista, lo único que puede hacer Apache para no acabar con OpenOffice es buscar a otro grupo de desarrolladores dispuesto a seguir adelante con su desarrollo o, por qué no, donar el proyecto a The Document Foundation, de donde no debería haber salido nunca.

Oracle, la empresa que mató a OpenOffice

Una de las razones gracias a las que OpenOffice se dio a conocer y pudo crecer fue el hecho de ser una suite gratuita de código abierto desarrollada por y para la comunidad. Sin embargo, este proyecto no tardó en llamar la atención de grandes compañías que intentaron hacerse con el proyecto a base de talonario, tal como logró Oracle.

Tan pronto como Oracle se hizo con el control de la suite ofimática se pudo ver el desastre en el horizonte. Por suerte, gracias a que este proyecto era de código abierto, los desarrolladores pudieron tomar el código y crear una suite alternativa, LibreOffice, que, a día de hoy, es la principal alternativa a la suite de Microsoft, una suite ofimática gratuita y de código abierto que cuenta con un gran número de usuarios y tras la cual se encuentran prácticamente los mismos desarrolladores (que ahora trabajan bajo «The Document Foundation») que se encargaban de ella antes de su adquisición por parte de Oracle y su posterior cesión a la fundación Apache.

¿Qué opinas sobre la posible desaparición de OpenOffice?

Quizá te interese: