Microsoft aumenta la agresividad de su campaña para actualizar a Windows 10

No es nuevo el hecho de que Microsoft está intentando, por medios cada vez más agresivos, que la mayor parte de los usuarios que aún utilizan Windows 7 o Windows 8.1 actualicen su sistema operativo al nuevo Windows 10. La compañía está llevando a cabo diferentes movimientos como la muestra de mensajes a pantalla completa y notificaciones en los ordenadores con los que molestar, incluso cansar al usuario para que decida instalar la nueva versión de Windows. Según parece, la compañía no solo no tiene planes de cesar su campaña, sino que pretende hacerla incluso más agresiva.

Muchos usuarios no actualizan a Windows 10 porque están contentos con el funcionamiento de su sistema operativo actual y, siguiendo la regla de que «si algo funciona es mejor no tocarlo«, prefieren no actualizar, al menos de momento, ya que su sistema operativo aún está en mantenimiento. Otros muchos usuarios directamente no actualizan por las acusaciones de violación de la privacidad o siguiendo las recomendaciones de muchos usuarios en la red que aseguran que este sistema operativo funciona mal.

Lo que empezó como un aviso inocente en los usuarios de Windows 7 y 8.1 y una actualización opcional, hace relativamente poco tiempo pasó a ser una actualización recibida a través de Windows Update de forma automática, aunque los planes de Microsoft no acaban aquí. En breve, la actualización que a día de hoy llega a través de Windows Update como «opcional» pasará a ser una actualización «recomendada», casi obligatoria, en Windows Update, llegando así de forma automática a muchos más usuarios, incluso sin que estos lo deseen.

Microsoft tiene previsto configurar la actualización a Windows 10 como «actualización recomendada» a principios de 2016, aunque por el momento no hay fecha concreta para ello. Una vez que esta actualización se configure como recomendada empezará a llegar a los usuarios que tengan configuradas estas actualizaciones de forma automática a través de Windows Update, siendo la única forma de bloquearla desactivar todas las actualizaciones automáticas y controlando manualmente todos los parches y actualizaciones del sistema, deshabilitando todos aquellos relacionados con la actualización al nuevo sistema operativo.

Actualizar a Windows 10 gratis

Una vez que Microsoft comience su nueva campaña más agresiva empezará a mostrar a los usuarios un botón con «Sí, quiero actualizar» que, tras pulsarlo, comenzará la instalación de este nuevo sistema operativo.

Aunque existen diferentes medios para bloquear la actualización a Windows 10, Microsoft suele evadirlas con diferentes actualizaciones del sistema para que sigan apareciendo las notificaciones a los usuarios, siendo estas herramientas cada vez menos eficaces.

Los bloqueadores de la actualización a Windows 10 cada vez menos efectivos

Tras la instalación de los últimos parches liberados por Microsoft para Windows 7 y Windows 8.1, muchos usuarios han empezado a notar problemas con varias aplicaciones desarrolladas para bloquear la actualización a Windows 10 como GWX Control Panel, los cuales reportaban problemas de que la configuración volvía a configurarse como «por defecto» varias veces al día, apareciendo así la actualización al nuevo sistema operativo que, si nuestro equipo está configurado para descargar e instalar las actualizaciones de forma automática, esta se descarga e instala en el equipo, sin haber ya marcha atrás.

Microsoft cada vez fuerza a los usuarios a actualizar el sistema operativo de una forma más agresiva. Aunque Windows 10 no funciona mal y muchos de los usuarios están contentos con él, la compañía debería respetar la decisión de seguir aún con una versión anterior que, para muchos, funciona perfectamente y cumple con creces sus necesidades tanto productivas como de seguridad.

¿Cuáles son tus motivos para no actualizar a Windows 10?

Fuente: The Hacker News

Quizá te interese: