No sobrecargues Windows, limita el uso de CPU a ciertas aplicaciones

A la hora de trabajar con nuestro ordenador con Windows es posible que debamos usar varios programas de forma simultánea, hasta el punto de que notemos que nuestro ordenador puede llegar a bloquearse o ralentizarse, reduciendo el rendimiento de este. Si ese es nuestro caso, debemos saber que tenemos la posibilidad de poder limitar el uso de la CPU que realiza cada programa, de forma que sean solo aquellas que consideramos más importantes en cada momento, puedan aprovechar el máximo partido del procesador.

Cuando hablamos del procesador, sabemos que esta unidad está compuesta de varios núcleos. De manera predeterminada, Windows se encarga de que todos los programas puedan aprovechar al máximo todos los núcleos de la CPU para conseguir el máximo rendimiento posible. Por ello, cuando usamos diferentes programas de forma simultánea, la potencia del procesador se reparte de forma igualitaria entre todos ellos. Pero no todos los programas requieren del mismo uso del procesador, por lo que en estos casos podemos limitar su uso para que sean las aplicaciones más pesadas las que tenga un mayor acceso.

Con el objetivo de evitar llegar a estas incómodas situaciones y problema de rendimiento, podemos echar mano de alguna aplicación que nos permita controlar o limitar el uso de memoria y el procesador en nuestro PC a determinados procesos. Una de las más famosas y utilizadas con este propósito es Battle Encoder Shirase, un software sencillo de utilizar y gratis. Igualmente, podemos limitar el uso de la CPU usando Administrador de tareas de Windows

Battle Encoder Shirase, reduce el uso de la CPU y RAM

Una vez ejecutamos la aplicación tendremos que elegir el proceso sobre el cual queremos limitar el uso máximo CPU de nuestro equipo, lo cual también reduce el uso de la RAM. Para empezar, debemos descargar «Battle Enconder Shirase» desde la página web del desarrollador. El programa es portable por lo que no requiere de instalación para funcionar. Una vez ejecutado veremos un listado donde aparecen todos los procesos que tenemos abiertos en el PC en ese mismo momento. Es por ello que es importante que hayamos lanzado la aplicación en cuestión para que podamos limitar su uso.

Al marcar de la lista el proceso ya podemos especificar la cantidad de CPU que queremos que consuma. Para ello, pulsamos el botón de» Limit This» en la parte superior derecha y nos aparecerá una ventana de confirmación indicando «BES limitará el uso de la CPU para el siguiente proceso. ¿Desea continuar?». Pulsamos en «Yes».

Battle Encoder Shirase limitar uso de la CPU a una aplicación

Ya tenemos habilitada la aplicación en ejecución por que ya podemos especificar la cantidad máxima de CPU que queremos que consuma. Para hacer eso debemos establecer el límite moviendo la barra deslizante en la parte inferior que nos muestra la cantidad de memoria disponible. A la hora de limitar el movimiento hay que tener en cuenta, que, si marcamos, por ejemplo, un -30% el consumo máximo del proceso seleccionado, estaremos diciendo que el consumo del procesador (lo cual afecta también al uso de la RAM) para esa aplicación será del 70% de lo que se encuentre disponible en este momento.

Battle Encoder Shirase establecer límite moviendo barra deslizable

Esta configuración será efectiva en la aplicación mientras esta se encuentre abierta y se esté ejecutando en segundo plano. Posteriormente, una vez la cerremos debemos eliminar las limitaciones pulsando en el botón Unlimit All. También cuenta con otras opciones como la de poder congelar un proceso hasta que nosotros queramos o indicar la prioridad de varios procesos.

Battle Encoder Shirase eliminar limitaciones

Como podemos comprobar, es una aplicación muy interesante. En cambio, una de las limitaciones de Battle Encoder Shirase es que sólo vamos a poder limitar el uso de la memoria RAM y CPU a un máximo de 3 procesos a la vez mientras los programas se encuentren ejecutando en segundo plano, lo cual debe ser suficiente para dotar de mayor rendimiento de al resto de programas que estemos usando.

Usa el Administrador de tareas de Windows

Si no queremos usar ningún programa de terceros, Microsoft permite tanto desde Windows 10 como desde Windows 11 limitar el uso de la CPU, para una aplicación como establecer una prioridad para el uso del procesador por parte de un programa. Estas opciones no son nada fáciles de encontrar pues están un poco escondidas. De esta forma, se evita que usuarios poco avanzados puedan realizar modificaciones que terminen mermando el rendimiento del sistema. Estas funciones la encontraremos dentro del Administrador de tareas.

Para acceder a este, la forma más habitual es usar la combinación de teclas «Ctrl + Alt + Supr» y posteriormente seleccionar el Administrador de tareas.

Limitar el uso de la CPU a una aplicación

Una vez en el Administrador de tareas, seleccionamos la aplicación sobre la cual queremos limitar el uso del procesador. Pulsamos sobre ella con el botón derecho y hacemos clic en «Ir a detalles». En caso de que no nos aparezca esta opción como habilitada, pulsamos directamente en la pestaña de «Detalles».

Administrador de tareas ir a detalles

Una vez en la pestaña de «Detalles», nos marcará automáticamente el proceso que queremos limitar. Pulsamos sobre el mismo con el botón derecho del ratón, y a continuación seleccionamos la opción de «Establecer afinidad».

Administrador de tareas establecer afinidad

Esto hará que se abra una nueva ventana, donde podemos ver tantas casillas como núcleos tenga nuestro procesador, por lo que en cada caso el numero variará. Cómo Windows siempre va a permitir que cada aplicación aproveche el máximo el procesador, todas las casillas estarán marcadas. Por lo tanto, lo que tendremos que hacer desmarcar sobre que procesadores queremos limitar su uso. Si desmarcamos la casilla superior de «Todos los procesadores» se eliminarán de forma simultánea todos los núcleos.

Administrador de tareas limitar procesadores de una aplicación

Establecer prioridad en el uso del procesador para una aplicación

También podemos establecer una prioridad al uso que queremos que un programa haga de la CPU. De esta forma podemos configurarlo en función de nuestras necesidades. Así, si un programa tiene más prioridad que otro, en el caso de que se ejecuten a la vez, este usaría más CPU.

Para hacer esto, desde el Administrador de tareas pulsamos con el botón derecho del ratón en el proceso sobre el cual queramos establecer una prioridad en el uso del procesador. En el menú seleccionamos la opción de «Ir a detalles». Esto nos llevará a la pestaña de «Detalles», marcándonos directamente en la lista la aplicación que hemos seleccionado. Ahora, volvemos a pulsar en el botón derecho sobre esta y elegimos la opción la de «Establecer prioridad». Esto habilitará otra ventana hacia la izquierda, donde podemos elegir prioridad que queremos asignar.

Administrador de tareas establecer prioridad

Gracias a este proceso, cualquier programa al que le asignemos una prioridad baja o por debajo de lo normal, utilizará toda la potencia de la CPU salvo, en los casos que se esté ejecutando al mismo tiempo otra aplicación que hayamos asignado una prioridad mayor. De esta forma, podemos repartir el uso del procesador en función de los programas que estemos usando.

Cómo limitar el uso de la memoria RAM

Al igual que sucede con el procesador, también es posible limitar el uso de la memoria RAM. Si bien no es posible elegir qué parte de la RAM queremos deshabilitar si es posible establecer un uso máximo de esta en Windows. Esto es algo que podemos hacer desde el apartado de Configuración del sistema. Para acceder a esta, será necesario escribir msconfig dentro del cuadro de búsqueda que encontramos al lago del botón del menú Inicio. Esto hará que aparezca la «Configuración del sistema», por lo que pulsaremos sobre ella.

Una vez hecho esto nos aparece una nueva ventana donde debemos hacer clic en la pestaña «Arranque» que encontramos en la parte superior de esta. Posteriormente pulsamos sobre el botón de «Opciones avanzadas» que nos abrirá una nueva ventana. En ella, encontramos en la parte superior derecha la opción de Cantidad máxima de memoria, que se encuentra deshabilitada para que el sistema pueda hacer uso de toda la memoria RAM disponible. Para establecer un límite debemos de habilitar esta opción marcando la casilla.

Opciones avanzadas de arranque y limitar RAM

Esto hará que nos muestre la cantidad de RAM disponible en nuestro sistema expresada en Megabytes. Es decir, si nuestro ordenado cuenta con 8 GB de RAM veremos cómo nos aparece 8192 Megabytes, si tenemos 16 GB serán 16384 Megabytes o 4 GB se RAM serán 4.096 Megabytes, por poner algunos ejemplos. Desde este apartado, podemos limitar la cantidad de memoria ya sea escribiendo la cantidad en números o usando las flechas de arriba y abajo. Los cambios se llevarán a cabo una vez hayamos reiniciado el ordenador.

¡Sé el primero en comentar!