¿Usas Windows 10 con un monitor 4K? Soluciona los problemas que puedes encontrarte

Con el paso de los años, de manera paralela a como lo han hecho los dispositivos que usamos en el PC, el software no ha parado de crecer y mejorar. Esto es algo que por ejemplo podemos ver en el mismo Windows 10, o en muchas de las aplicaciones que ejecutamos a diario.

Esto lo que nos permite, generalmente, es trabajar de un modo mucho mejor en el día a día en la oficina, además sacar el máximo provecho al equipo en los momentos de ocio. Por ejemplo, en estos momentos muchos se están decantando por el uso de resoluciones 4K, ya sea en sus televisores, o monitores que conectan al ordenador. Debido al soporte del sistema operativo más usado, Windows 10, con esta resolución en concreto, su uso no para de crecer. Esto es algo que por ejemplo vemos en muchos de los temas 4K para Windows 10 que lanzan los de Redmond.

El uso de dispositivos 4K no para de aumentar con el tiempo

Como es fácil imaginar, antes de poder funcionar en Windows 10 con una resolución 4K, debemos disponer de una pantalla compatible. Así, el proceso de puesta en marchar es muy sencillo, ya que normalmente el propio sistema la detectará sin problemas. Sin embargo quizá los inconvenientes vengan más adelante, como os vamos a comentar a continuación.

De este modo el software de los de Redmond, una vez conectado el monitor 4K, no debería tener inconveniente a la hora de detectar la nueva resolución. Esto es algo que incluso se podría realizar mediante el uso de un controlador genérico. A continuación lo habitual es que el propio Windows 10 establezca el escalado de la pantalla al 150% automáticamente. Esto se hace para asegurar que el tamaño del texto y las aplicaciones no se vean demasiado pequeños en esta pantalla. Pues bien, llegados a este punto diremos que esto es algo positivo si nos referimos a las funciones nativas de Windows y la mayoría de sus propias aplicaciones incorporadas.

Windows 4K

Sin embargo, por el contrario, muchos usuarios que se decanten por el 4K en Windows 10, se encuentren con problemas a la hora de ejecutar aplicaciones de escritorio o Win32. La razón de esto es que muchas de estas aún no soportan estas altas resoluciones de pantalla. Cierto es que podremos ejecutar estos programas sin problema, pero en muchas ocasiones veremos que el texto y la información que se muestra, es apenas legible. Esto nos hará tener que forzar la vista en gran medida, lo que a la larga no es nada bueno.

Problemas que podemos encontrar al usar altas resoluciones en Windows 10

De este modo tendremos que echar mano de soluciones alternativas para poder seguir trabajando con esas aplicaciones Win32 en 4K. Por ejemplo, si lo permiten, tendremos que cambiar el tamaño de la fuente usada por la propia app desde sus opciones internas. Pero claro, no todo el software de escritorio permite esto, y además al personalizarlo, los resultados no siempre son los deseados.

A todo esto le podemos sumar el hecho de que los programas más antiguos, aquellos que ya no se actualizan, no ofrecen estos ajustes en absoluto. Por tanto en ocasiones nos tendremos que ver en la obligación de usar la lupa del sistema al trabajar con ellos, lo que es incómodo. Pero esto no solo es extrapolable a programas antiguos, sino que algunos más actuales presentan este mismo problema. Así, todavía no están capacitados para funcionar correctamente en estas altas resoluciones.

Por tanto comprobaremos de primera mano que los textos y otros elementos de la interfaz, se ven diminutos. Y eso no es todo, ya que también se puede dar el caso de que nos encontremos con textos borroso, objetos mal situados, etc; especialmente al funcionar con más de una pantalla 4K. Por otro lado, también es importante saber que siempre nos podemos decantar por usar aplicaciones UWP de Windows 10, ya que estos inconvenientes desaparecen debido a que estas sí están capacitadas para tratar con estas resoluciones tan altas.