Todo el proceso de arranque de Windows: desde el botón hasta el escritorio

Todo el proceso de arranque de Windows: desde el botón hasta el escritorio

Rubén Velasco

Normalmente estamos acostumbrados a pulsar el botón de encendido del ordenador y que, por arte de magia, en unos segundos tengamos ya el escritorio en la pantalla y Windows listo para funcionar. Sin embargo, para que esto ocurra, nuestro ordenador ha pasado por varias fases, desde el arranque de la BIOS o UEFI hasta el kernel de Windows muestra la pantalla. Un proceso que, si lo entendemos, nos puede ayudar a solucionar mejor cualquier problema con el que nos podamos topar.

A diferencia de las distros Linux, el proceso de arranque de Windows no está en modo verbose, es decir, no muestra ningún texto, tan solo el logotipo de Windows. Incluso en los sistemas UEFI modernos puede que no veamos ni siquiera el POST del sistema, viendo durante todo el proceso el logotipo de Windows 10, hasta que aparece el escritorio.

Sin embargo, el arranque de Windows 10 está dividido en 3 fases muy claras, fases muy importantes durante las cuales se realizan las comprobaciones y se cargan partes del código hasta que, por fin, aparece el escritorio.

La fase BIOS

Esta es la primera fase que aparece cuando pulsamos el botón de encendido de nuestro ordenador. Dependiendo de si nuestro ordenador tiene BIOS o UEFI, el proceso puede ser de una forma u otra.

En el caso de usar las clásicas BIOS, el sistema realiza el primer POST (test de que los componentes están conectados y funcionan), busca un dispositivo de arranque y carga el MBR en la memoria del sistema. Este MBR busca en la tabla de particiones de la unidad de arranque la partición de boot y carga el bootmgr.

Si usamos un sistema UEFI, el proceso es más sencillo. Después del POST, se lanza el firmware UEFI, y desde la SRAM se obtiene la información de boot (entrada, orden, etc).

Durante la fase BIOS, la pantalla suele ser negra, o tener el logotipo del fabricante de la placa base.

Cargando UEFI

Errores comunes

Hay varios errores que pueden hacer que nuestro ordenador no arranque, quedando bloqueado en este punto:

  • Corrupción de MBR.
  • Tabla de particiones corrupta.
  • Corrupción de PBR.
  • Corrupción del bootsector.
  • Disco corrupto.
  • Corrupción de bootmgr.

Estos errores suelen estar relacionados directamente con el hardware de nuestro PC, y a menudo son complicados de solucionar. Pero también se pueden deber a una mala configuración dentro de la BIOS o UEFI, por lo que lo recomendable, si tenemos un error en este punto, es empezar por restablecer la BIOS a los valores de fábrica.

La fase Boot

En esta fase es justo donde se da el salto desde la BIOS o UEFI hasta el sistema operativo. Lo primero que hace el ordenador (controlado por el MBR o el firmware de UEFI) es arrancar el Windows Boot Manager. Este se encargará de leer el fichero BCD (Boot Configuration Data) y, a partir de él, cargar el Windows Boot Loader.

Esta pantalla sigue siendo negra, y no veremos nada mientras tiene lugar. Cuando acaba la fase de boot se carga en la memoria el Kernel de Windows y da comienzo la última fase.

Cargando Windows Boot Manager

Errores comunes

Dentro de esta fase de arranque podemos encontrarnos errores críticos relacionados con el arranque de Windows. Cualquier fallo en el BCD, en el registro de Windows o en los drivers del sistema hará que no podamos pasar de aquí.

Todos ellos, en Windows 10, nos llevarán al Recovery de Windows y, si no tenemos ningún cifrado (con BitLocker, por ejemplo), podremos continuar.

La fase Kernel

Durante esta fase ya no es el ordenador quien está arrancando, sino el propio Windows. Después de la llamada de la fase boot al Kernel, este empieza a cargar el Kernel de Windows NT OS. Lo que vemos durante este proceso es la pantalla negra con el logotipo de Windows 10.

Cargando Kernel de Windows NT OS

Después, comienza el proceso de emulación de H/W. Durante este proceso se cargan todos los drivers, se crea un nodo de dispositivos y se lanza el proceso smss.exe. Aquí es donde aparece el círculo que gira debajo del logotipo de Windows.

Cargando emulación de HW

Una vez acaba ese paso, veremos una pantalla negra durante la cual se iniciará el subsistema de Windows (wind32k.sys). Aquí se carga la sesión de usuario, se lanzan servicios, etc. Y tras unos segundos, por fin veremos la pantalla de login de Windows. Ahora ya solo queda cargar los scripts de las políticas de grupo y, cuando el usuario inicie sesión, cargar todo lo relacionado con dicha sesión (explorer, etc).

Errores comunes

Aquí podemos encontrarnos con todo tipo de errores, por lo que es complicado recogerlos todos. Podemos encontrar errores por malware, fallos con drivers que no sean críticos para el sistema, archivos esenciales de Windows corruptos, y mucho más.

Si ocurre un fallo en este punto, Windows hará un volcado de memoria, por lo que podremos analizarlo y saber por qué ha fallado. La mayoría de las veces, estos errores tienen fácil solución.