Así puedes hacer que Windows 10 arranque más rápido

Así puedes hacer que Windows 10 arranque más rápido

David Onieva

Windows 10 es un sistema operativo que, a medida que ha ido pasando el tiempo, empieza a funcionar más lento. Empezando por el tiempo que tarda el PC en arrancar. Esto se debe a que, a medida que vamos instalando programas y actualizaciones, cada vez se van cargando más procesos y servicios en el arranque del sistema operativo, lo que, a la fuerza, hace que el PC vaya lento. Pero, con una serie de consejos, vamos a poder acelerar y optimizar el arranque de Windows 10, para que, cuando encendamos el PC, este lo haga más rápido.

Asimismo, esto es algo que afecta tanto al funcionamiento general del propio sistema operativo, como a las aplicaciones que tenemos instaladas en el mismo y que usamos a diario, al mismo tiempo que al arranque de Windows 10. Y es que claro, a medida que llegan nuevas funcionalidades, cada vez más complejas, y además nosotros mismos vamos instalando nuevas apps, el software se va «sobrecargando» cada vez más, algo que muchos usuarios notan a diario y de lo que se quejan en gran medida.

De hecho, con el paso del tiempo y con el uso de Windows 10, podemos ver cómo el tiempo de arranque de Windows cada vez es mayor en muchos casos, aunque también es cierto que disponemos de varios métodos para poder optimizar este apartado.

Los programas que más ralentizan el arranque del PC

Podemos tener instalados en el ordenador una gran cantidad de programas diferentes. Sin embargo, no todos se suelen ejecutar al inicio de Windows. Y, los que sí lo hacen, algunos son más pesados que otros, por lo que veremos mejora cuando desactivemos algunos, pero no tanta cuando lo hagamos con otros.

Los principales programas de PC que hacen que el ordenador tarde más tiempo en arrancar son:

  • Programas de edición. Estos programas suelen consumir muchos recursos debido a su naturaleza. Y, además, es totalmente innecesario que se ejecuten al inicio. Programas como los Adobe (Photoshop, Lightroom, Adobe Creative Cloud, etc) suelen consumir mucha mejora y tardar en abrirse, por lo que, si están configurados para que se ejecuten al inicio, debemos deshabilitarlos.
  • Apps de chat. Skype, Messenger, Slack y otros programas de chat, aunque parecen inofensivos, también tienen un impacto importante en el tiempo de arranque del PC. Por lo tanto, es recomendable deshabilitarlos y abrirlos cuando sean necesarios.
  • Aplicaciones de Apple. Si usamos iTunes o iCloud, estos programas suman una buena cantidad de segundos al tiempo de inicio de nuestro PC. Lo mejor es desactivarlos.
  • Clientes de sincronización en la nube. Además de OneDrive, que viene instalado por defecto en Windows 10, otras aplicaciones para la nube similares, como Dropbox, Google Drive, pCloud o Amazon Drive, harán que nuestro PC tarde mucho más en iniciar.
  • Clientes de juegos. Seguro que todos tenemos instalado en el ordenador Steam, Origin, uPlay, Epic Store, GOG y otros programas similares para bajar juegos. Estos son útiles cuando vamos a jugar, pero suelen ser bastante pesadas. Por ello, es recomendable deshabilitarlas del inicio para ejecutarlas manualmente cuando sea necesario.
  • Clientes torrent. Estos programas son los encargados de gestionar las descargas y subidas a través de redes P2P a través de los populares torrent. Es habitual que estos, por sí solos, se configuren para arrancar junto a Windows para continuar con las descargas de forma automática. Esto es algo que deberíamos evitar.

Lo que debemos preguntarnos es: ¿realmente necesitamos que todas estas aplicaciones arranquen al inicio? Seguramente no. Y, si los deshabilitamos, podremos reducir el tiempo del arranque de Windows.

Acelerar el arranque de Windows desde el Administrador de tareas

Para empezar, lo primero que os vamos a poder es echar mano de un elemento tan importante como es el Administrador de tareas del propio Windows 10. Para poder acceder a esta sección, lo que haremos será pinchar con el botón derecho del ratón en el botón del menú Inicio, donde ya podemos seleccionar “Administrador de tareas” para que se abra la correspondiente ventana.

Inicio Windows 10

Una vez estemos situados en esta, nos aseguramos de que tenemos activo el enlace de “Más detalles” que se sitúa en la parte inferior, y después pinchamos en la pestaña llamada “Inicio”. Si ya tenemos el administrador expandido, no veremos el apartado de «Más detalles».

Administrador de tareas de Windows - Mas detalles

Aquí es donde vamos a poder ver de primera mano todas las aplicaciones Win32 que por defecto se inician cada vez que arrancamos Windows 10, aunque evidentemente esto es algo que vamos a poder personalizar. De hecho en la sección de “Estado”, veremos que algunas están en modo “Habilitado”, mientras que otras están en modo “Deshabilitado”, así es fácil deducir que las segundas son las que no se inician en el arranque, por lo que no hará falta que las toquemos.

Inicio Windows 10

En la columna de «Impacto» podremos ver cómo influye cada programa en el arranque. Los que tienen un impacto «alto» son los que más ralentizan, mientras que los «bajo» son los que menos. De todas formas, todo lo que no necesitemos nos servirá para acelerar, por poco que sea, el arranque de Windows.

Por otro lado, las que aparecen como «Habilitado», si así lo deseamos, podremos deshabilitarlas haciendo clic con el botón secundario del ratón sobre la app en cuestión, y seleccionado “Deshabilitar” en el menú contextual que aparecerá.

Inicio Windows 10

De este modo lo que realmente logramos es eliminar determinadas aplicaciones que siempre se ejecutan de manera predeterminada al arrancar Windows 10, lo que, como es evidente, tras su desactivación el tiempo de arranque del sistema en general, se reducirá en algunas ocasiones de manera importante.

Sin embargo al mismo tiempo, por un lado debemos tener en consideración que la gran mayoría de los programas que aquí encontramos, podrán ser desactivados del inicio, ya que ninguno de ellos hace referencia a una función trascendental para el arranque del sistema como tal. Igualmente también es interesante saber que aquí hablamos de aplicaciones Win32, pero también hay UWP nativas de Windows 10 que arrancan de manera predeterminada y que no están en este listado.

Evitar que las UWP se ejecuten junto a Windows

El Administrador de tareas de Windows 10 está algo limitado en este aspecto. Por lo tanto, si queremos tener más control sobre los programas que se ejecutan al inicio, tenemos que recurrir al menú de Configuración de Windows 10. Este menú podemos abrirlo con el atajo de teclado Windows + I, y cuando lo tengamos en la pantalla, entraremos en el apartado «Aplicaciones».

Configuración - Abrir aplicaciones

Aquí, lo que tendremos que hacer es seleccionar la opción de «Inicio». Dentro de  ella veremos todo lo relacionado con los programas, y las aplicaciones universales, que arrancan cuando encendemos el ordenador.

Aplicaciones al inicio en el menú de Configuración

Debemos buscar las que no queremos que se ejecuten, y desmarcarlas. Podremos ver tanto los programas normales como las UWP. Además, junto a cada programa podremos ver el impacto sobre el arranque, por lo que podremos conocer a simple vista cuáles son los programas que más recursos consumen.

Habilitar o deshabilitar aplicaciones al inicio

Deshabilitamos todas las que no nos interese que estén abiertas desde el principio y listo.

Desinstalar las apps UWP que no necesites

Por tanto, en el caso de que deseemos que determinadas herramientas de la plataforma universal de Windows, o UWP, no se inicien junto al propio sistema operativo, lo que afecta negativamente al arranque del mismo, la mejor solución de la que podemos echar mano en este caso es eliminado aquellas que no vayamos a necesitar, como os vamos a mostrar más adelante.

Claro está, si las borramos pero más adelante, en el futuro, las volvemos a necesitar, siempre podremos hacernos con ellas en la Microsoft Store, desde donde las podremos descargar e instalar si así lo requerimos. Pues bien, para eliminar las mencionadas UWP de Windows 10 y así evitar que se inicien en el arranque del sistema, tenemos que acceder a la “Configuración” del sistema, algo que logramos a través de la combinación de teclas “Win + I”.

Inicio Windows 10

Una vez aparece la nueva ventana, tendremos que situarnos en la opción de “Aplicaciones” que vemos en la misma, mientras que en las opciones que se sitúan en la parte izquierda de la sección mencionada, nos decantamos por “Aplicaciones y características”. Será entonces cuando se cargará el listado de herramientas que tenemos instaladas en Windows 10, donde veremos tanto las Win32 como las UWP que nos interesan en este caso.

Inicio Windows 10

Por tanto buscamos aquellas que vienen integradas por defecto en el sistema y que arrancan con el mismo, para pinchar sobre ellas y seleccionar el botón “Desinstalar” para así borrarlas. Tal y como sucedía en el caso anterior con la desactivación de las Win32 desde el Administrador de tareas, la eliminación de las UWP acelerará el inicio de Windows 10 al no poder cargarse, que es precisamente el objetivo que buscamos en estas mismas líneas.

Activar el inicio rápido de Windows

El Inicio Rápido de Windows 10 es una característica que llegó a los usuarios con este sistema operativo y que permite encender el PC más rápido después de haberlo apagado. Esto es posible ya que, en lugar de borrar toda la información cargada en la memoria al apagar, guarda una copia del kernel, y otros elementos básicos, en el disco duro, como una especie de hibernación, solo del sistema operativo en lugar de la hibernación clásica en la que se almacena toda la RAM.

Normalmente esta función suele estar activada por defecto en todos los PCs con Windows 10. Pero, para comprobarlo, debemos abrir el Panel de Configuración del sistema operativo, e ir al apartado «Hardware y sonido > Opciones de energía». Aquí pulsaremos sobre «Elegir el comportamiento de los botones de Inicio/Apagado».

Opciones de energía Windows 10

Podemos ver un nuevo menú de este panel de control desde el que, como su nombre indica, podremos configurar las opciones de inicio y apagado de Windows. En la parte inferior de la ventana tendremos un apartado llamado «Configuración de apagado«. Si no está habilitado, es que tenemos que darle permisos de administrador desde el botón que viene. En él veremos varias opciones. Pero la que nos interesa a nosotros es la de «Activar inicio rápido«.

Habilitar Inicio Rápido Windows 10

Si esta casilla está marcada, entonces nos estaremos aprovechando de esta mejora. En caso contrario, estará deshabilitada. Podemos activarla o desactivarla como queramos. Eso sí, este «inicio rápido» solo nos permite acelerar el arranque de Windows 10 al apagar y encender. Si usamos la opción «reiniciar» se realizará un encendido completo del PC.

Acelerar el arranque de Windows 10 con otros programas

Autorun Organizer

Pero aún nos queda un método más que nos va a ayudar a lograr que Windows 10 arranque más rápido de lo que lo hace en estos momentos, y es a través de una interesante aplicación de terceros llamada Autorun Organizer que podéis descargar desde este enlace.

Una vez hayamos descargado el software como tal y lo hayamos instalado en el sistema de manera convencional, podremos ponerlo en marcha. Así, una vez aparece en pantalla, podemos decir que nos encontramos ante un software que es muy parecido al Administrador de tareas de Windows que hemos repasado anteriormente, pero mucho más avanzado y completo.

Inicio Windows 10

De hecho su funcionamiento se basa en permitirnos eliminar todo aquello que no deseamos que se inicie junto al sistema Windows, por lo que lo primero que muestra son las herramientas que tenemos instaladas. Además de eliminar todas las entradas, podemos «deshabilitarlas», que a grandes rasgos es lo mismo (pero nos permitiría activarlas de nuevo en un futuro), e incluso retrasar su arranque. Si en vez de cargar todos los programas a la vez estos arrancan de forma secuencial, el impacto sobre el rendimiento es menor.

Por tanto, si deseamos interactuar con alguna de estas entradas, no tendremos más que situarnos con el ratón sobre cualquiera de ellas y pinchar con el botón derecho del ratón para así eliminarla por completo del inicio, o para desactivarla temporalmente. Al seleccionar cualquiera de las entradas que aquí observamos, en la parte inferior de la interfaz principal del programa, en el apartado de “Recent System Load Times”, podremos encontrar con exactitud las últimas veces que se ejecutado ese programa, y el tiempo tomado en el proceso, así veremos el impacto que tiene realmente en el arranque del sistema como tal.

Inicio Windows 10

Es por todo ello que en estos momentos os recomendamos echar un vistazo a los distintos métodos que os hemos mostrado en estas líneas, especialmente si vuestro equipo es un tanto antiguo o limitado en cuanto a especificaciones internas, ya que os ayudará a que el mismo arranque de un modo mucho más fluido en la mayoría de los casos.

Ashampoo WinOptimizer

Ashampoo WinOptimizer es otra alternativa desarrollada especialmente para facilitarnos la optimización general de Windows. Entre todas sus funciones, la que nos interesa siguiendo esta línea es la llamada «StartUp Tuner», que nos ayudará a eliminar los programas no deseados que se inician con el sistema operativo y, de esta manera, podremos acelerar el arranque de Windows 10.

Ashampoo WinOptimizer

Podemos descargar este programa desde aquí.

Advanced SystemCare

Pero estos no son los únicos programas a los que podemos echar mano en este sentido. La alternativa de IObit, Advanced SystemCare, también cuenta con una función especial para ello llamada «Optimizar Inicio» que nos permitirá acelerar el arranque de Windows, así como optimizar el funcionamiento de varios apartados de sistema operativo.

Advanced SystemCare

Podemos probar este software desde este enlace.