NFC: cómo funciona y qué podemos hacer con esta tecnología

Desde ANOVO, empresa especializada en servicio técnico y readaptación de dispositivos, nos quieren hablar hoy de la tecnología NFC. Una funcionalidad que, desde su equipo técnico, han detectado que cada vez es más imprescindible para los usuarios.

Hoy en día pagar con el móvil o el reloj, leer tarjetas y chips y conectarnos a cualquier dispositivo simplemente con acercarlo es algo de lo más común, algo que se ha convertido en el día a día de los usuarios gracias a que la mayoría de los smartphones y weareables del mercado llevan un chip NFC, Near Field Communication, chip que permite intercambiar información entre dos dispositivos a baja distancia.

La tecnología NFC no es para nada novedosa, sino que lleva ya bastantes años entre nosotros, y es que fue aprobada en 2003 y se empezó a instalar de forma masiva en todo tipo de dispositivos desde 2008, hace ya más de 10 años.

Los chips NFC son capaces de generar o detectar pequeños campos electromagnéticos cuando se acercan a otros chips a menos de 10 centímetros, lo que les permite intercambiar información a una velocidad de 424 kilobits por segundo. La memoria de estos chips varía desde los pocos bytes hasta casi 1 KB.

Existen dos tipos de chips NFC: activos, que son los que permiten generar campos electromagnéticos y detectar campos generados por otros chips para intercambiar datos, y pasivos, que solo son capaces de detectar los campos electromagnéticos y conectarse a ellos, pero no generar nuevos campos.

NFC activo Pasivo

Usos de la tecnología NFC

Las conexiones NFC se pueden utilizar para una gran cantidad de finalidades. Uno de los usos más conocidos y extendidos, como nos comentan desde ANOVO, es la posibilidad de hacer pagos en cualquier tienda o comercio. Además de Android Pay y Apple Pay, los bancos tienen aplicaciones que permiten usar directamente nuestras tarjetas para pagar en cualquier lugar utilizando nuestro móvil o un smartwatch. Esto nos ahorra tener que llevar con nosotros las tarjetas e incluso dinero en metálico.

Apple lleva incluyendo chips NFC en los iPhone desde hace mucho tiempo, sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando finalmente va a liberar la API para permitir a terceros hacer uso de esta tecnología. Así, con la llegada de iOS 13 este verano, es muy probable que podamos ver un nuevo uso para el NFC: la posibilidad de identificarnos. Los iPhone, igual que los smartphones Android con este chip, podrán registrar los DNIe y ser utilizados para identificarnos con nuestro móvil. Esto arrancará después de verano en Alemania y otros países, aunque su llegada a España está bastante en el aire.

NFC Apple

Otro uso interesante del NFC es la posibilidad de conectar nuestro móvil a cualquier dispositivo simplemente con acercarlo. Así, es posible conectarnos a auriculares, altavoces e incluso a routers simplemente con acercar nuestro smartphone al chip en cuestión de estos dispositivos, ahorrándonos la tediosa tarea de tener que vincularlos manualmente.

Altavoz NFC

Por último, estos chips pueden utilizarse para automatizar tareas, especialmente en Android. Podemos configurar los chips con una serie de acciones de manera que, si colocamos un tag en nuestro coche, el móvil se conectará automáticamente al bluetooth y se activará el modo conducción, mientras que, si lo colocamos en la habitación, este chip puede activar la alarma y poner el móvil en silencio. Las posibilidades de los tags son ilimitadas.

Qué hacer si no puedo usar el NFC en mi móvil

Salvo en los móviles de gama baja, casi todas las demás gamas suelen traer estos chips ya que su coste es prácticamente inapreciable y supone un importante plus de funcionalidad. Si a la hora de utilizar nuestro chip NFC este no funciona o no reconoce otros chips, lo primero que debemos hacer es comprobar que tenemos habilitada la conexión NFC en Android. En iOS esta está siempre activa, por lo que esto no es un problema.

NFC Android

Si no encontramos la opción de activar el NFC en nuestro smartphone, es posible que no tenga este chip. En ese caso tendremos que mirar las especificaciones técnicas del móvil en una web especializada y, si no tiene el chip, no podremos hacer nada.

Por último, si nuestro smartphone tiene este chip, lo tenemos habilitado, pero sigue sin funcionar, es posible que se haya estropeado. Como cambiar de smartphone suele ser algo bastante caro, podemos acudir a un servicio técnico oficial como ANOVO para reparar el chip NFC de nuestro móvil y hacer que este vuelva a funcionar con normalidad.

ANOVO cuenta con una red de centros de proximidad, ANOVO care, ubicados en Madrid, Barcelona y Las Palmas, donde podrán asesorarte sobre el tipo de reparación que necesita tu móvil.