¿Aún usas Internet Explorer? Así lo actualizas a la última versión

Internet Explorer ha sido, hace tiempo, uno de los navegadores web más importantes y utilizados en todo el mundo. Su dominio llego a ser incluso superior al que tiene hoy en día Google Chrome. Este era el navegador estrella instalado por defecto en Windows. Sin embargo, Microsoft no supo cómo mantener al día su navegador y dotarle de las últimas novedades que solicitaban los usuarios, dejándose comer el terreno en este sector en muy poco tiempo. Como cualquier otro software, si no queremos correr riesgos es importante mantener este software siempre actualizado. Y, a continuación, te enseñamos cómo actualizar Internet Explorer.

Un poco de historia

Internet Explorer fue desarrollado por Microsoft en 1995 exclusivamente para los sistemas operativos Windows, y vino incluido por primera vez en el paquete Plus! de Windows 95. Con este navegador, la compañía pretendía destronar a Netscape y ofrecer a los usuarios un navegador web por defecto que fuera independiente e icónico. En los años 2002 y 2003, IE llegó a alcanzar su pico máximo de cuota de mercado, copando más del 95% de todo el mercado de navegadores.

  • La versión 1.0 de este navegador se basó en el navegador web Mosaic y fue la primera que empezó a llegar a los usuarios, aunque de forma muy arcaica. Un poco más tarde, Microsoft lanzó la versión 1.5 de este navegador, capaz de representar mucho más contenidos web, aunque exclusiva de las versiones NT de Windows.
  • Internet Explorer 2.0 introdujo una nueva tecnología para revolucionar la navegación web: JavaScript. Además, también añadió la administración de marcos, el uso de SSL (Secure Socket Layer), las cookies y el protocolo NNTP. Esta versión, además, fue la primera compatible con el sistema operativo Mac OS.
  • La versión 3.0 del navegador vino incluida en la versión OSR2 de Windows 95, y fue la primera en usar el mítico icono de la e azul en lugar de una bola del mundo. Esta versión introdujo soporte para música MIDI y el uso de hojas de estilo CSS.
  • IE 4.0 fue la versión que llegó a Windows 98. Esta versión introducía principalmente soporte para webs DHTML y fue la primera que vino totalmente integrada en el sistema operativo, siendo imposible de eliminar.
  • La versión 5.0 llegó también para Windows 98, y presentaba el uso de texto bidireccional, XML y soporte para XSL. También revisaba y mejoraba el soporte de CSS. Poco más tarde, con Windows Me, Microsoft lanzaba la versión 5.5 con soporte para SSL de 128 bits.
  • Internet Explorer 6.0 fue la versión que vino con Windows XP en 2001. Esta versión eliminaba el soporte para Windows 95, y llegó con una infinidad de problemas de seguridad. Estos problemas no fueron resueltos hasta 2004, con la llegada del Service Pack 2 de Windows XP, además de introducir el bloqueo de ventanas emergentes por defecto.
  • La versión 7.0 de IE fue el navegador por defecto de Windows Vista. Fue lanzado en 2005 e introdujo la esperada navegación con pestañas, un agregador de noticias en formato RSS, un filtro antiphishing y mejoras de representación de los estándares HTML y CSS.
  • IE 8.0 llegó en 2009 y se centraba en mejorar muchas de las características de la versión anterior, como la navegación por pestañas (que se ejecutaban en procesos independientes) e implementaba una gran cantidad de optimizaciones. Esta versión, además, fue la primera en añadir la navegación privada, y un modo «Vista de compatibilidad» que simulaba el uso de IE 7.0. Esta fue la primera versión del navegador que vio la luz en Windows 7.
  • Internet Explorer 9.0 llegó en 2009 también para mejorar la compatibilidad con los estándares web.
  • La versión 10 del navegador llegaba en 2011 como una actualización más sin dejar claras sus novedades.

Por último, Internet Explorer 11 apareció por primera vez en 2013, con el lanzamiento de Windows 8.1. Esta versión fue un intento desesperado por recuperar la cuota de mercado perdida frente a Windows 11, añadiendo muchas mejoras de compatibilidad y características incompletas.

El fracaso de IE 11 hizo a Microsoft replantearse toda la estrategia con su navegador dando carpetazo a su navegador, lanzado hacía ya más de 20 años, y presentando a los usuarios su nuevo navegador, Edge, en 2015. El cual tampoco pasó buenos tiempos hasta el lanzamiento de Edge Chromium cuando, por fin, parece haber acertado.

Descargar e instalar el navegador de Microsoft

El navegador web de Microsoft lleva ya tiempo desaparecido y sin soporte. Por lo tanto, no hay una forma oficial de bajar e instalar este navegador en nuestro navegador. Sin embargo, sí que quedan plataformas que se dedican a preservar este software como parte de la historia de Internet.

El mejor sitio para encontrar cualquier versión del navegador es Internet Archive. Esta es una de las mayores plataformas de Internet, sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es preservar el software histórico y permitir a cualquier usuario acceder a él. Una simple búsqueda, como la que encontramos en este enlace, nos permite descargar desde la versión 3.0 de este navegador hasta la última, la 11. Las versiones 1.0 y 2.0 de IE son ya más complicadas de encontrar, ya que no se distribuían de forma independiente. Por ello, para usarlas, solo podemos hacerlo mediante una máquina virtual, instalando Windows 95 y usando el navegador que venía por defecto (y ver así cómo era su icono antes de usar la clásica letra «e» azul).

Windows 98 Internet Explorer

Otra alternativa para descargar estas versiones antiguas del navegador es hacerlo desde el portal OldApps, al cual podemos acceder desde este enlace. Lo mejor de este portal es que vamos a encontrar las versiones «beta» y todas las actualizaciones del navegador, así como las versiones concretas para cada versión del sistema operativo. En este portal sí que encontramos la versión 1.0 y 2.0 de Internet Explorer.

Actualizar Internet Explorer

Si usamos un Windows viejo, y este tiene una versión muy arcaica de Internet Explorer, debemos saber que Microsoft ya no nos permite descargar, así como así, cualquier versión del navegador, sino que tan solo nos permite descargar Internet Explorer 11 para Windows 7. Para los demás Windows no vamos a tener descargas oficiales disponibles (aunque sí podemos recurrir a las webs vistas anteriormente para bajar otras versiones). Además, Microsoft nos recuerda que el soporte para IE tiene los días contados, por lo que debemos ir pensando en cambiar, de todas formas, al nuevo Edge.

En la misma página que acabamos de ver vamos a encontrar algunas actualizaciones importantes para Internet Explorer. Por ejemplo, encontraremos las últimas actualizaciones acumulativas para las versiones de IE con más mercado, es decir, para IE 8.0, IE 10 e Internet Explorer 11.

Internet Explorer

Si usamos cualquier otra versión del navegador, o de Windows, entonces tendremos que actualizar nuestro navegador web a través de Windows Update. Una de las ventajas de IE, frente a cualquier navegador alternativo, es que sus actualizaciones llegaban a través del centro de actualizaciones de Windows cuando había vulnerabilidades graves, igual que ocurre con Windows. Por lo tanto, una búsqueda de actualizaciones, y su respectiva instalación, nos permitirá poner al día la versión de IE utilizada.

Si Windows Update no funciona, recordamos que también podemos acceder a todos y cada uno de los parches lanzados por Microsoft para el sistema operativo en este enlace al catálogo de Microsoft Update.

Sustituir Internet Explorer por Edge

Como hemos explicado, aunque ha sido un gigante de Internet, hoy en día IE está acabado. Microsoft ya ha tirado la toalla con su clásico navegador web (incluso con su sucesor, el Edge clásico), y ahora la compañía tiene todos sus esfuerzos puestos en el desarrollo del nuevo Edge Chromium. Usar Internet Explorer hoy en día no solo supone un peligro para nuestra seguridad (dadas las muchas vulnerabilidades presentes, sobre todo, en las versiones anteriores a la 11), sino que, además, muchas webs no funcionarán con este navegador, o no cargarán del todo bien.

Es por ello por lo que, desde hace tiempo, es recomendable olvidarnos ya de IE (aunque siga estando instalado en todas las versiones de Windows excepto en Windows 11) y empezar el nuevo navegador web de la compañía.

El nuevo Microsoft Edge se puede descargar de forma totalmente gratuita en este enlace. Eso sí, recordamos que las últimas versiones de Windows 10, y Windows 11, ya traen este navegador instalado por defecto. Y las actualizaciones del mismo ahora sí se instalarán automáticamente tan pronto como estén disponibles, incluso si no tenemos el navegador abierto. Y, si no, podemos forzarlas entrando en el apartado de Ayuda > Acerca de Microsoft Edge, desde donde buscará nuevas versiones y, de haberlas, las bajará e instalará automáticamente.

Actualizaciones Edge

Además, recordamos que Edge cuenta con un modo Internet Explorer, gracias al cual vamos a poder usar el motor del navegador de Microsoft para cargar las webs que puedan ser incompatibles. Desde luego, no hay una sola excusa para no actualizar Internet Explorer a este nuevo navegador.

¡Sé el primero en comentar!