¿Puedo cambiar la CPU del PC sin formatear Windows?
David Onieva

Con el paso del tiempo en algunas ocasiones nos vamos a encontrar ante la situación de que deseamos renovar nuestro ordenador. Uno de los principales cambios que podemos llevar a cabo en este sentido es cambiar el procesador o CPU de este por otro más actual.

Sin duda este es un cambio importante y sobre el que notaremos diferencias en cuanto al funcionamiento del propio ordenador. Esto es algo que se hará más patente aún sí cambiamos otros componentes como la memoria o las unidades de disco. Sin embargo, con todo y con ello en estas líneas nos vamos a centrar en el cambio de CPU. Y es que llegados a este punto quizá nos preguntemos acerca de la necesidad de formatear el equipo basado en Windows.

Precisamente de todo ello y de lo que os hablaremos a continuación para ayudaros en este tipo de situaciones. Hay que tener en consideración que este tipo de cambios en el hardware del equipo son cada vez más habituales. Podemos optar por instalar, siempre que sea posible, una CPU más potente. Igualmente se puede dar el caso de que vayamos a cambiar de fabricante de procesador. Es precisamente por todo ello por lo que, con el fin de evitar problemas en el arranque, nos preguntemos acerca de la necesidad de formatear el sistema operativo Windows para hacer una instalación desde cero.

Formatear, o no, el equipo tras cambiar la CPU

Pues bien, para que se hagáis una idea aproximada y os sirva como ayuda a esta cuestión, decir que en los tiempos que corren no es obligatorio hacer un formateo en Windows al cambiar la CPU. Cierto es que algunos de los controladores drivers que tenemos instalados en ese momento en el sistema operativo dejarán de ser válidos. Además, esta es una actualización que deberíamos llevar a cabo manualmente.

Sin embargo, el propio sistema de Microsoft cuenta con una amplia variedad de controladores genéricos para este tipo de situaciones. Esto quiere decir que, tras cambiar la mencionada CPU de nuestro equipo, al iniciar por primera vez esos nuevos drivers se instalarán automáticamente. En este instante debemos tener en consideración que el primer arranque tras el cambio del que os hablamos llevará algo más de tiempo de lo habitual.

MiniTool Partition Wizard 9 - Formatear particion

Por tanto, gracias a la tecnología interna que nos proponen las últimas versiones del sistema Windows de Microsoft, podemos evitar el molesto formateo en esta situación. Pero una cosa es que no sea obligatorio llevar a cabo este formateo del disco, y otra cosa es que no sea necesario. Con esto lo que os queremos decir es que a pesar de que no sea indispensable formatear gracias cambiar la CPU, sí que es recomendable. Por tanto, en el caso de que sea posible, un formateo de Windows después de un cambio tan importante posiblemente ayudará en el funcionamiento del sistema en el futuro.

Con todo y con ello, en el caso de que queramos evitar este molesto paso, sí que os recomendamos hacer limpieza en el sistema. Con esto lo que os queremos decir es que deberíamos eliminar los controladores originales de la antigua CPU para que así evitemos posibles conflictos más adelante.

¡Sé el primero en comentar!