¿Sueles actualizar Windows cuanto antes? Cuidado a estos problemas

¿Sueles actualizar Windows cuanto antes? Cuidado a estos problemas

Rubén Velasco

Si queremos estar seguros, y disfrutar al máximo de nuestro ordenador, es vital asegurarnos de tener nuestro PC siempre actualizado, siempre a la última. Todos los meses, Microsoft lanza nuevos parches de seguridad y calidad para corregir fallos en Windows 10, y cada 6 meses, una nueva versión del sistema operativo con nuevas características. Es normal, y recomendable, estar siempre a la última. Sin embargo, no podemos olvidarnos de los posibles riesgos que corremos y los problemas que podemos tener al instalar las actualizaciones.

Fallos al instalar los parches nada más lanzados

Las actualizaciones, o parches, que se lanzan cada mes implican cambios menores en el sistema operativo. Estos se centran en corregir errores de seguridad para protegernos de los piratas informáticos, y solucionar algunos errores que se han detectado en el sistema.

Windows Update parches

Los parches de seguridad siempre se deben instalar cuanto antes. Estos son los que llegan los segundos martes de cada mes. Sin embargo, a finales de cada mes la compañía libera unas nuevas actualizaciones de calidad, que suelen ser opcionales, centradas en otro tipo de correcciones. Y, por desgracia, a menudo suelen traer nuevos problemas.

Lo bueno de instalar estas actualizaciones es que es muy raro que dejen el PC inservible. En el peor de los casos simplemente tendríamos que reiniciar en Modo Seguro para desinstalar la actualización que ha causado los problemas. Y, tras hacerlo, todo debería volver a funcionar con normalidad.

Problemas al instalar las nuevas versiones de Windows el día cero

Windows 10 está en constante evolución. Por ello, cada 6 meses Microsoft nos trae nuevas versiones del sistema operativo con nuevas características, mejoras y, por supuesto, nuevos errores. Estas actualizaciones suelen ser versiones completas de Windows que se instalan de nuevo en nuestro PC. Y, por lo tanto, es mucho más fácil que algo salga mal y termine con resultados catastróficos.

Actualización Windows 10 20H2 disponible

A la mayoría nos gusta probar cuanto antes las nuevas características y funciones del sistema operativo. Sin embargo, en este caso no es una buena idea. Cada nueva versión trae muchos cambios, cambios que no le pueden sentar bien a nuestro PC. Es una de las razones por las que las actualizaciones no llegan a todos a la vez, sino que lo hacen por oleadas. Entre oleada y oleada, Microsoft suele solucionar fallos del proceso de actualización para garantizar que esta sea lo más liviana posible.

¿Podemos forzar la actualización a cada nueva versión? Por supuesto. Pero corremos el riesgo de tener problemas como:

  • Errores en el proceso de actualización que obligan a revertir los cambios.
  • Algunos programas no funcionan después de actualizar.
  • No podemos usar ciertos dispositivos del PC al no tener nuevo driver.
  • El ordenador funciona mucho más lento de lo normal.
  • Dejar el ordenador inservible sin sistema operativo.

Por ello, en este tipo de actualizaciones es mejor dejar que todo siga su curso y, cuando Microsoft nos ofrezca la nueva versión, instalarla. Siempre, por supuesto, previa copia de seguridad y tras comprobar si hay errores generalizados.

¿Y qué pasa al instalar actualizaciones del software?

Los programas que tenemos instalados en el ordenador también debemos actualizarlos cuanto antes. Especialmente los que usamos más a menudo, como el navegador web, el reproductor multimedia o la suite ofimática. Y, por supuesto, también corremos el riesgo de que algo salga mal y haga que nuestro ordenador deje de funcionar correctamente.

Sin embargo, al ser software independiente, estos problemas se suelen solucionar con suma facilidad. No suelen afectar al sistema operativo como tal, sino solo al propio programa. Por ello, desinstalando el software e instalándolo de nuevo (incluso buscando la versión anterior que utilizábamos y no daba problemas) podremos seguir usando nuestro PC.