Windows 10X cancelado, ¿qué ha llevado a este sistema al fracaso?

Microsoft llevaba desde 2019 trabajando en un nuevo sistema operativo llamado Windows 10X. Este sistema venía a ser, a grandes rasgos, una versión limitada y reducida del Windows 10 normal, enfocada a dispositivos táctiles y pensada para ejecutar tan solo aplicaciones universales UWP. Un sistema rápido, sencillo y más seguro. Este año iba a llegar la primera versión de este sistema operativo, y para el año que viene iba a llegar una gran actualización para hacerlo compatible, por ejemplo, con dispositivos de doble pantalla. Sin embargo, parece que al final va a haber un cambio de última hora.

Este mismo fin de semana Microsoft ha anunciado una pausa indefinida en el desarrollo de este sistema operativo. La compañía quiere centrar todos los esfuerzos en Windows 10 y la gran actualización Sun Valley que llegará a los usuarios en otoño. Microsoft ha admitido que no tiene claro cuál será el futuro de ese sistema operativo. Puede que el desarrollo se retome después de la llegada de Sun Valley, o puede que este SO pase a la historia antes incluso de ver la luz del día. Sin embargo, ¿qué es lo que ha hecho que los usuarios no tengan interés por él?

Microsoft Emulator y Windows 10X - 10

Windows 10X: el sistema operativo que nadie quería

Windows 10X no estaba pensado para suceder a Windows 10. Ni siquiera para ser una alternativa o una versión más de este sistema. Este SO estaba pensado para ser una alternativa a Chrome OS, un sistema operativo para dispositivos relativamente poco potentes (tablets, principalmente), pensado para usarse en pantallas táctiles y, originalmente, para dispositivos de doble pantalla.

El primero error de Microsoft ha sido crear este sistema operativo como una versión OEM, imposible de instalar a mano en cualquier PC. Desde su anuncio, los usuarios han buscado la forma de probarlo e instalarlo en sus ordenadores, pero solo se han encontrado con problemas e impedimentos. Lo mismo que ocurre con Chrome OS. Otro impedimento que se han encontrado los usuarios que lo han probado ha sido que, a pesar de que parecía muy bonito, la funcionalidad dejaba mucho que desear. Windows 10X venía a ser una versión capada de Windows 10, sin muchas funciones y solo compatible con algunas aplicaciones universales, nada de Win32. La informática aún no está disponible para acabar con las apps Win32, aunque va camino de ello.

Microsoft debería haber enfocado el desarrollo de este sistema operativo a una especie de Windows 10 Lite, una versión ligera de Windows 10, compatible solo con aplicaciones UWP, que cualquiera pudiera bajar e instalar 10X en cualquier ordenador desde su correspondiente imagen ISO. Una versión del Modo S de Windows, pero mejorada, mejor optimizada y más completa.

Lo que echaremos de menos de este SO

A pesar de todo, las ideas que implementaba Windows 10X no eran malas. Había más de una característica que a todos nos gustaría tener en nuestro Windows 10 normal. Por ejemplo, la barra de tareas centrada, al más puro estilo macOS, era muy elegante y útil. Además, este sistema contaba con una característica que nos permitía ocultar esta barra de tareas automáticamente en función de la pantalla del ordenador.

El menú inicio de este sistema también era muy elegante, una renovación por completo del menú de Windows 10 que no a todos termina de convencer. Sería muy buena noticia poder ver estas y otras características de 10X en la versión de escritorio de Windows 10. Sin embargo, la verdad es que está complicado. O bien Microsoft remota el desarrollo de Windows 10X en el futuro, o todas sus características desaparecerán con él.