El programa Insider de Windows no es tan fiable como para garantizar buenas actualizaciones

Windows 10 es uno de los principales productos del gigante del software, Microsoft, algo en lo que trabaja de manera constante. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, las actualizaciones del sistema operativo siguen siendo uno de los mayores quebraderos de cabeza para la firma.

De hecho en estos momentos, en pleno año 2020 y a la espera de la llegada de Windows 10 2004 o 20H1 esta primavera, estas actualizaciones 10 siguen siendo demasiado problemáticas. Son demasiadas veces las que estamos viendo cómo algunas de las nuevas actualizaciones que nos llegan de mano de los de Redmond, rompen más cosas de las que corrigen. Es por ello que en los últimos tiempos Windows 10 ha estado plagado de una alarmante cantidad de errores, como veremos más adelante.

Esta es una de las razones de los actuales problemas con las actualizaciones

Pero claro, estas malas noticias en gran medida tienen una explicación bastante convincente, algo que se ha podido comprobar con el paso del tiempo. Os decimos todo esto porque en base a las declaraciones de algunos antiguos empleados, Microsoft ha cambiado sustancialmente este proceso de pruebas. Es por ello, por estos cambios efectuados que se relacionan con Windows Update, por las que se están viviendo estas desastrosas situaciones.

Y es que tal y como señaló el ex ingeniero de software senior de Microsoft, la firma tenía todo un equipo dedicado a probar las actualizaciones de Windows. Este grupo de pruebas se dividía en una serie de subgrupos que se encargaban de apartados independientes tales como las actualizaciones de controladores o la interfaz del sistema. Pero eso no es todo, sino que además estos se reunían a diario para discutir acerca de los fallos localizados y así poder solucionarlos mejor. De este modo eran los propios ingenieros de Microsoft los que probaron las actualizaciones tanto de manera automatizada como manual, además en equipos reales en lugar de en máquinas virtuales.

Pero llegó un momento en el que el gigante del software despidió a este equipo de pruebas de Windows en el pasado año 2014. Esto se tradujo en que la empresa dejó de probar las actualizaciones en dispositivos reales, al menos en su mayor parte. Por tanto se dio prioridad al uso de máquinas virtuales, y como sabréis ahora Microsoft ahora confía en sus Insiders. Estos en realidad son un grupo de probadores formado en su mayoría por entusiastas y aficionados al sistema operativo.

Windows 10 Insider

Estos se afilian al programa para Insider con el fin de probar las nuevas características y reportar sus comentarios a la firma. La mayoría de estos son solicitudes de nuevas características, aunque algunos también reportan errores, pero al final son una minoría. Por tanto, como no es difícil imaginar, esta podría ser una de las principales razones de los constantes fallos en las actualizaciones de Windows 10.

Estos son los más recientes fallos encontrados en Windows 10

Se podría decir que lo más grave sucedido con estas actualizaciones de las que os hablamos, comenzó con la October 2018 Update. Como recordaréis, esta nos llegó con un error que eliminaba documentos, imágenes y otros archivos privados de los usuarios. Tras la que se podría considerar como la debacle de la October 2018, Microsoft tuvo mucho más cuidado con la actualización May 2019 Update. La medida tomada se centró en implementar lentamente la nueva versión para así evitar que se repitiera lo anterior.

Cierto es que en buena parte lo lograron, la cosa mejoró un poco, pero lo que no se pudo evitar fuero algunos errores menores de larga duración. Estos se solventaron más adelante mediante actualizaciones acumulativas, que en muchos casos se tradujeron en altos niveles de uso de la CPU, lo que supuso otro problema. Luego se vieron afectados otros elementos tales como el asistente Cortana, el menú de inicio, o incluso la barra de tareas. Además la conectividad a Internet en algunos equipos también falló. Todo ello fue poco a poco solucionado, hasta la llegada de la November 2019 Update.

Windows 10 actualizaciones

Esta se considera como una actualización de características menor con algunos pocos cambios, por lo que se esperaba que llegase libre de errores. Sin embargo los usuarios ya se han quejado de que la nueva versión en ocasiones daña el Explorador de archivos, algo que Microsoft no ha reconocido todavía. Y llegamos a estos momentos, rozando el fin de enero de 2020, donde la firma también ha tenido problemas con la primera actualización acumulativa del año. Aquí nos referimos a los habituales fallos en la instalación y mensajes de error que no nos aclaran nada.

Así debería mejorar Windows Update en Windows 10

Microsoft ha estado trabajando en múltiples cambios para mejorar la calidad de las actualizaciones de Windows 10. Sirva como ejemplo que el año pasado la firma dejó de forzar estas y ya no se instalan automáticamente cuando se buscan. En estos momentos se está trabajando en una nueva característica que eliminará automáticamente aquellas que no sean compatibles con la versión instalada del sistema operativo.

De este modo lo que se logrará es que la propia Microsoft elimine las actualizaciones problemáticas de un equipo en concreto sin necesitar de nuestra interacción. De manera parecida los de Redmond están añadiendo la opción Actualizaciones opcionales a Windows Update para ayudarnos a gestionar los controladores, tema un tanto problemático. Y es que el pasado año estas actualizaciones de controladores causaron un sinfín de problemas.

Windows Update

Pero no todo es lo que la empresa tiene planeado en este sentido, sino que hay otras muchas características que los usuarios llevan demandando desde hace tiempo para Windows Update. Por ejemplo deberíamos tener mucha más información acerca de la actualización como tal. Aquí entrarían en juego aspectos como el tamaño de lo que descargamos, su contenido detallado, para así tan solo instalar aquello que nos interese.

Además, como siempre se ha dicho, la interfaz que encontramos en Windows Update es demasiado confusa y poco informativa. No estaría de más disponer de una información detallada acerca de cada nueva versión o actualización acumulativa que nos llegase por esta vía.